Japón Monogatari

Descubran la historia de la guerra entre Clanes legendarios, guerreros unicos en medio de una tierra de criaturas mitologicas


    Quien persevera en las trincheras.

    Comparte
    avatar
    Kobayashi Tomoe

    Mensajes : 275
    Inscripción : 23/01/2016

    Quien persevera en las trincheras.

    Mensaje  Kobayashi Tomoe el Sáb Mar 26, 2016 4:42 pm

    El clan Hebi había comenzado a menguar su fuerza debido a la gran devastación que los enfrentamientos entre los clanes dejaban a su paso, sin contar la explotación que fuerzas de gobierno que presionaban al líder a tomar decisiones que muchas veces estaban en contra de los principios del camino samurai que según él defendía ante cualquiera, dicha fuese la verdad, la lealtad del líder Tsubaki había caído desde hacía un par de años en el bando que más recursos pudieran brindarle, y éstos a su vez le proporcionaran una vida cómoda, era como si ante sus ojos la vida de sufrimiento y dolor que es la senda del samurai ya no fuese tan atractiva.

    Pronto la que una vez fuese la orgullosa mansión base de operaciones del clan Hebi se redujo súbitamente a un mero refugió de los samuraís que se querían relajar y donde los nuevos reclutas aprendían su entrenamiento diario. Parte de la familia Kobayashi seguía viviendo en esa propiedad pero en su mayoría las personas del clan se encontraban en aquella construcción de aires occidentales que estaba cerca del puerto de Kawasaki desde donde los extranjeros afiliados al clan podían vigilar sus propiedades que llegaban por barco.

    Sin embargo, parte de la intención de conservar aquella gran propiedad en medio de la ciudad de Tokyo era para marcar el corazón del clan y sus raíces, era la forma en que Tsubaki podía expiar sus pecados en contra de sus tradiciones, y como parte de ellas, seguían celebrando cada festividad, ritual y reunión de antaño en esas paredes en lugar de la suntuosa residencia construida por ingleses.

    —Hoy es su última oportunidad de sacar lo mejor de ustedes —decía Yukita-sensei, el maestro de kendo que había preparado a más de 100 miembros del clan, de los cuales solo un minúsculo grupo lograba convertirse en un verdadero samurai, el resto eran lacayos que iban a ir a morir a manos del enemigo al tener un conocimiento pobre y limitado, la prole que no sería recordada ni honrada en caso de fallecer—. Si fallan —exclamó caminando por enfrente del grupo de 10 adolescentes, sus edades iban desde los 15 años hasta los 18, siendo el más grande un estudiante que repetía por tercera vez el examen de exhibición, si fracasaba nuevamente sería enviado a trabajar sin la oportunidad de seguir aprendiendo un estilo propio.

    Los estudiantes se encontraban sentados con la espalda muy recta y sus armas por enfrente de ellos.

    —Tsubaki-sama arribará pronto, si sienten deseos de no participar hagan el favor de largarse de aquí y no hacer perder el tiempo a líder y a los honorables jóvenes maestros —espetó ahora Shimada-sensei, él era el maestro de Kyudo que a diferencia de Yukita, Tanaka era un verdadero genio en su arma, se cruzó de brazos observando a sus alumnos, los muchachos habían tenido que estudiar sin descanso día tras día varias disciplinas—. Los honorables jóvenes maestros son personas excelsas por lo cual sólo lo mejor puede estar a su lado en las futuras batallas que se aproximan... —se detuvo frente a aquel niño de tiernas facciones que hubiese sido presionado durante una fiesta de tanabata por el líder a tomar un camino, de eso habían pasado ya cinco largos años, cinco largos años de una constante lucha y acoso, donde Shimada Kou había sido el verdugo personal del niño.

    Kou miró de forma directa a Sakuragi Hayato.

    —Si toman la prueban y hacen una demostración mediocre, mejor pidan el suicidio honorable, con gusto les cortaré la cabeza —espetó el mayor sin dejar de ver al que se sabía era el favorito del joven maestro y futuro líder, Tomoe-sama, y a la vez, el mejor amigo del joven maestro Kuma.

    —Estudiantes —espetó Yukita en voz alta y con tono enérgico—. Al patio —ordenó.

    El patio principal de la residencia Kobayashi había visto muchas veces ese examen y muchas fiestas, de hecho, había visto la pelea de dos hermanos que determinara que uno era sin duda mejor que el otro. Desde aquel entonces Kuma y Tomoe no se habían vuelto a dirigir la palabra, al menos no en términos amables, desde aquel entonces... Kuma había marcado a Tomoe como un enemigo al cual debía de quitar de su camino.

    —Es nostálgico estar acá... —suspiró de forma profunda Hiromi, ahora un hombre de 20 años, comprometido con una dulce chica de la ciudad, a su lado su hermana, que si bien había tenido muchas propuestas de matrimonio ella siempre las rechazó pues su vida y su voluntad estaban para y por el futuro líder que caminaba orgulloso en su hakama negra oficial del clan.

    —Estuvimos apenas ayer trayéndole comida a Haya-san —susurró Hiiro mirándolo de reojo—. ¿De verdad cree que esté listo, Tomoe-sama?

    —No lo sé... —murmuró el heredero deteniéndose a la entrada al patio viendo como le hacían reverencia al entrar, él caminó hasta donde debía sentarse para presenciar las demostraciones—. Supongo que sí, no seré quién juzgue eso... serán los generales —inquirió mirando de reojo a los aludidos—. Hiiro, si esto sale bien... aconsejaré a Haya-chan para que te pida ser su sensei ¿de acuerdo?

    —Como ordene, Tomoe-sama.

    El joven maestro era un hombre de 19 años de edad que se pasaba las tardes enteras viendo entrenar a los jóvenes reclutas y de vez en cuanto amablemente les brindaba consejo, había temporadas en las que se iba y no se le veía en la ciudad por semanas, incluso meses, todo era por cuestión de trabajo y entrenamiento, actualmente, había terminado un riguroso entrenamiento en Kyoto, y recién volvía después de cuatro meses de ausencia. Cuando eso pasaba, es decir, cuando se iba por mucho tiempo, Tomoe-sama enviaba cartas y presentes al objeto de su devoción, pero en esa ocasión particular.

    —Hiromi, Hiiro... ¿estaba enojado ayer cuando los vio? —susurró discretamente el hijo del líder.

    —Se puso contento, aunque apuesto a que a ti te va a reñir... —murmuró Hiromi divertido.

    —Hmp... es su culpa, Tomoe-sama, irse cuatro meses sin avisar ni enviarle carta... seguro estará furioso... —indicó divertida Hiiro.

    El hijo del líder puso los ojos en blanco y se concentró en la pronta entrada de los estudiantes. Estaba nervioso por los resultados de ese entrenamiento-condición que el líder había puesto para que Hayato pudiera seguir siendo amigo de la familia.

    Invitado
    Invitado

    Re: Quien persevera en las trincheras.

    Mensaje  Invitado el Sáb Mar 26, 2016 5:34 pm

    Como este personaje ya no tiene propósito, tampoco veo el por qué lo que una vez escribí con él deba seguir aquí.


    Última edición por Sakurai Hayato el Sáb Feb 11, 2017 7:33 pm, editado 1 vez
    avatar
    Kobayashi Tomoe

    Mensajes : 275
    Inscripción : 23/01/2016

    Re: Quien persevera en las trincheras.

    Mensaje  Kobayashi Tomoe el Sáb Mar 26, 2016 6:07 pm

    Se hicieron las presentaciones adecuadas antes de iniciar con la demostración: Tsubaki, sus generales y sus tres hijos se encontraban ahí, incluyendo al heredero del titulo como jefe, éste se encontraba a un lado de su padre, más atrás sus asistentes que veían ansiosos al pequeño Hayato que sobresalía entre el resto de estudiantes, era el más adorable.

    —A veces me dan ganas de morderle una mejilla —anunció divertido Hiromi a su hermana que sólo alcanzó a darle un codazo haciendo que el hombre se doblara del dolor.

    No hubo expresión alguna por parte de algún integrante de la familia Kobayashi cuando el nombre de Hayato sonó en la voz de Kou, sin embargo, los generales susurraron entre ellos, conocían al pequeño Hayato, sería el primer samurai de la familia del magnifico herrero que era Tooru, todos tenían sus armas encargadas en manos de ese hombre, aunque también se susurró sobre el uso de arma del pequeño.

    —Es una buena elección para su tipo de cuerpo —dijo Kuma tomando un poco de sake.

    —Hayato es fuerte, con arco o katana —comentó ahora Tomoe con expresión seria.

    Las palabras de ambos hijos menores de Tsubaki se reafirmaron cuando el menor dio en el centro sin problema. Hubo una exclamación pues parecía ser el primero en lograrlo. Siguieron pasando y cuando se terminó, los generales estuvieron raudos a emitir sus juicios, sin embargo, el viejo Tsubaki alzó la mano, estaba en flor de loto, había dejado de lado el sake que él mismo tomaba. Tomoe miró serio a su padre, Kuma bufó no le gustaba nada cuando su padre hablaba y Hayato estaba cerca.

    —Maestro Shimada, maestro Yukita... —habló fuerte y claro el hombre haciendo que la atención cayera en él. Recargó en una de sus piernas uno de sus brazos señalando con la mano libre hacia los estudiantes—. Tengo un capricho —sonrió el hombre—. Resulta que uno de sus estudiantes será el futuro Wakka del futuro líder.

    —Oi... padre —murmuró Tomoe sonrojado, esa información era un secreto que todos conocían pero era casi clasificado, que el líder lo dijera era sinceramente un problema, algunas miradas desaprobatorias cayeron sobre todos sabían era el favorito del clan.

    "Sabía que es el amante de Tomoe-sama"
    "Por eso e sun presumido"
    "Debería darle verguenza"

    Susurraron.

    —¡A callar! —rugió Shimada, girando su atención a su líder se acercó—. Mi señor, desconocía tal información —comentó—. Sí es el caso, daremos la aprobación para que ese estudiante sea promovido de inmediato —hizo una reverencia el hombre de casi 25 años.

    —No, Shimada-sensei... me gustaría... me gustaría que Haya-chan nos hiciera una demostración con la katana... —las mejillas de Tsubaki estaban sonrojadas, había estado bebiendo, uno de los pasatiempos favoritos del líder en los últimos meses. Puro licor extranjero que combinado con el sake daban una peculiar personalidad alegre-agresiva—. Vamos, Haya-chan... coge una katana... coge la mía —se sacó su arma y la tiró hacia el patio para que el niño la tomara.

    —Líder... —murmuró Yukita.

    —No sé... se me apetece un combate... sí —canturreó el líder—. Venga, Hiiro... ven aquí —ordenó y la guardaespaldas de su hijo tuvo que acceder, Tomoe tragó saliva. La chica se hincó frente a su líder—. Pelea con Haya-chan... tira a matar... y Haya-chan... imagina que Tomoe-kun va a morir si pierdes...

    —Pa... —iba a hablar el aludido pero Ryu, el hermano mayor, le dejó una mano sobre el hombro que le pedía "cállate".

    —Haganlo —ordenó nuevamente el líder pero esta vez más serio, no estaba jugando.

    Hiiro caminó hasta el centro seria. No podía desobedecer las ordenes, pero tampoco quería lastimar al niño.

    —Sakurai —habló duro Shimada.

    Invitado
    Invitado

    Re: Quien persevera en las trincheras.

    Mensaje  Invitado el Sáb Mar 26, 2016 6:39 pm

    Como este personaje ya no tiene propósito, tampoco veo el por qué lo que una vez escribí con él deba seguir aquí.


    Última edición por Sakurai Hayato el Sáb Feb 11, 2017 7:33 pm, editado 1 vez
    avatar
    Kobayashi Tomoe

    Mensajes : 275
    Inscripción : 23/01/2016

    Re: Quien persevera en las trincheras.

    Mensaje  Kobayashi Tomoe el Sáb Mar 26, 2016 6:58 pm

    ¿Qué sí aquel combate era oficial? Lo era sólo porque el ebrio líder así lo había decidido. Un capricho nacido de su ansiedad de ver como el menor fallaba, sólo por mero sadismo y placer, el crujir de su arma contra otra, era un espectaculo. Cerró los ojos idos por los jadeos y los pasos apresurados. Hiromi sabía lo disgustada que estaba su gemela, lo podía ver en la forma en que estaba peleando, pero era algo que no podía dejar de hacer sí quería conservar su lugar a lado del joven maestro. Además... Hiromi miró a Tomoe que no podía despegar la mirada del combate, aunque sus ojos estaban ahí pegados a los que danzaban con desesperación, la cabeza de Tomoe estaba totalmente en otro lado.

    —¡Vamos Hayato! —jadeó Kuma, ciertamente, la noticia de que Hayato tenía intenciones de volverse el wakka de su hermano le dolió, no podía hacer nada, ni siquiera reclamarle o "luchar por él", si Hayato moría en ese encuentro a manos de Hiiro.

    Tsubaki rió al escuchar a su hijo desesperado por darle ánimos al estudiante. Mientras Shimada giraba su rostro hacia donde Tomoe se incorporaba jalando su katana para salir por la puerta lateral. Hiromi, siguió con la mirada a Tomoe, y después decidió seguirlo.

    —Quédate... —pidió en voz baja el futuro líder volviendo a caminar hacia el interior de la residencia. Sus pasos se alejaron lo más rápido que pudo, entró a la primer sala lejana que encontró, donde no se oyeran más el choque del metal, y ahí recargó su espalda contra un pilar, cerró los ojos y llevó sus manos al rostro.

    —Dios... ¿por qué? —musitó.

    El espectáculo había sido demasiado para él. No podía seguir viendo aquello sin poder hacer nada, si se quedaba un sólo segundo más ahí, juraba que se iba a lanzar a defender a Hayato de las garras de Hiiro.

    Invitado
    Invitado

    Re: Quien persevera en las trincheras.

    Mensaje  Invitado el Sáb Mar 26, 2016 7:21 pm

    Como este personaje ya no tiene propósito, tampoco veo el por qué lo que una vez escribí con él deba seguir aquí.


    Última edición por Sakurai Hayato el Sáb Feb 11, 2017 7:33 pm, editado 1 vez
    avatar
    Kobayashi Tomoe

    Mensajes : 275
    Inscripción : 23/01/2016

    Re: Quien persevera en las trincheras.

    Mensaje  Kobayashi Tomoe el Dom Mar 27, 2016 7:20 am

    Shimada Kou, Kobayashi Tsubaki e incluso los hijos de este no creyeron lo que había ocurrido en ese campo mientras que Hiiro mostraba sus manos aún en el suelo para que corroboraran que efectivamente estaba desarmada, había perdido y por consiguiente el pequeño Hayato era el vencedor.

    Tsubaki no se esperaba aquel resultado, pero ahí lo tenía no había ninguna excusa para aceptar a Hayato en el clan. Estaba seguro que los verdaderos miembros se encargarían de hacerle saber que su lugar era como sirviente y no como un Wakka del líder. De momento sólo le bastó tragar saliva y afirmar.

    -Felicidades, Hayato-kun -hizo una seña para que todos se pusieran de pie-. Ahora puedes seguir con tu entrenamiento para convertirte en samurái me siento tranquilo que la vida de mi hijo podrá ser salvafa por alguien como tú... Hiiro... Me desilucionas... Makoto-san, dé los nombres de los otros estudiantes para la selección... De momento que Hayato se retire a descansar -ordenó y todos afirmaron al mismo tiempo que Hiiro se ponía de pie.

    -Bien hecho, Haya-san -sonrió la chica recogiendo su arma y enfundandola-. Vamos...lo acompaño a refrescarse -la mujer hizo reverencia hacia líder y guió a Hayato lejos de la acción-. Estoy segura que Tomoe estará feliz...¿se quedará al festejo que habrá más tarde o se irá de inmediato a casa? -cuestionó la chica caminando a lado del menor-.¿ya pensó a quien va a pedir ser su maestro, Haya-san?

    Invitado
    Invitado

    Re: Quien persevera en las trincheras.

    Mensaje  Invitado el Dom Mar 27, 2016 8:15 am

    Como este personaje ya no tiene propósito, tampoco veo el por qué lo que una vez escribí con él deba seguir aquí.


    Última edición por Sakurai Hayato el Sáb Feb 11, 2017 7:33 pm, editado 1 vez
    avatar
    Kobayashi Tomoe

    Mensajes : 275
    Inscripción : 23/01/2016

    Re: Quien persevera en las trincheras.

    Mensaje  Kobayashi Tomoe el Dom Mar 27, 2016 11:46 am

    Hiiro se detuvo de golpe mientras se flexionaba para deshacer la hakama del menor y revisaba la herida, abrió sus labios para exclamar y sus ojos se posaron en los color miel. Apretó los labios en cuanto vino la extraña petición por parte del objeto de adoración de su amo y frunció el ceño sacó un pañuelo de su propia yukata para colocarlo por dentro del yukata del menor para que hiciera presión a la herida.

    —Debo llamar a un médico para que revise eso porque puede ser grave —señaló seria para observar otra vez la herida—. Así que... vamos... —dijo mientras que lo ayudaba a caminar—. Veremos si podemos llegar a su casa y ahí llamaré a una amiga que es...

    Escuchó un alboroto y ella jaló a Hayato hacia una zona por donde la gente que pasaba no los viera, sería problemático que alguien más viera la condición del joven estudiante porque otras personas si iban a hacer escándalo y entonces pasaría aquello que el menor no quería que pasara. Pero con lo que no encontraba es que al girar para seguir caminando hacia una salida lateral se encontraron con Hiromi y Tomoe que al parecer iban de salida.

    —¿Haya-chan? —susurró el mayor mirando a Hiiro y después al pequeño estudiante. Buscaba una explicación con los ojos bien abiertos.

    —Lo lamento —comenzó la chica—. Sin querer ocasioné una herida en el cuerpo de Hayato-chan.

    Tomoe abrió mucho más sus ojos y se acercó para empujar con cuidado al niño contra la pared para revisar con mayor atención.

    —Llamen al médico —ordenó serio.

    —Llamar al médico implicaría un escándalo que el joven Hayato no quiere, maestro —inquirió Hiiro.

    —...¿Las geishas ya llegaron para la fiesta de esta noche?

    —Sí, señor —respondió Hiromi mirando fijamente a su amo.

    —Llamen a Nanami-san, ella tiene conocimientos médicos, ella nos va a ayudar... llamenla a mi habitación —ordenó mientras se flexionaba para cargar al otro. Ya no pesaba lo mismo que cuando eran niños, pero seguía pesando menos que cualquier hombre de la edad que tenía. Lo pegó contra su pecho y comenzó a caminar, le sonrió con cariño al menor—. Estarás bien... es una herida leve... no pasará nada —comentó besando la frente ajena. Él estaba nervioso por esa herida y comenzó a caminar por pasillos y escaleras alternas para no toparse con nadie.

    Al llegar a la habitación lo dejó en el futón que el joven maestro usualmente usaba para dormir en esa casa y cerró la puerta, regresó para empezar a desnudarlo.

    —Supe que ganaste... —murmuró mientras dejaba de lado el yukata, y presionaba un pedazo de tela contra la herida—. No sabía que mi padre iba a hacer todo esto... —dijo frustrado de no haber podido ayudarlo más—. Lo lamento... —inquirió con tono suave y dolido.

    Invitado
    Invitado

    Re: Quien persevera en las trincheras.

    Mensaje  Invitado el Dom Mar 27, 2016 12:15 pm

    Como este personaje ya no tiene propósito, tampoco veo el por qué lo que una vez escribí con él deba seguir aquí.


    Última edición por Sakurai Hayato el Sáb Feb 11, 2017 7:33 pm, editado 1 vez
    avatar
    Kobayashi Tomoe

    Mensajes : 275
    Inscripción : 23/01/2016

    Re: Quien persevera en las trincheras.

    Mensaje  Kobayashi Tomoe el Dom Mar 27, 2016 12:29 pm

    El mayor siguió tratando la herida del menor mientras que los gemelos regresaban a su habitación con la geisha que iba asistir al pequeño Hayato, sin embargo, vio la mano que se acomodaba sobre las propias. El rostro del futuro líder se alzó hasta el estudiante. Su semblante era preocupado. Tragó saliva y desvió la mirada sin apartar la mano, por el contrario, giró la mano para poder sostener la del contrario.

    —No tuve oportunidad de escribirte, Haya-chan... —expresó en voz baja con arrepentimiento genuino—. Han ocurrido muchas cosas... y no tuve oportunidad de dormir en muchas noches, con esto no quiero decir que escribir una carta para ti sea menos importante que dormir... por el contrario, dormir es un lujo que me doy cuando escribir para ti es una necesidad que tengo...—comentó alzando el rostro al menor, sus ojos azules chocaron con los color miel al tanto su corazón latía fuerte—. Me sentí enfermo al verte pelear contra Hiiro... no quiero que lo vuelvas a hacer, aunque te obliguen... te designaré un guardaespaldas... no, tres —comentó con el corazón aún desbocado, pero éste pareció calmarse cuando la mano ajena lo acarició cerró sus ojos dejando caer un poco su rostro contra esa mano que lo acariciaba con ternura.

    —Yo sé que duele como los diez mil demonios... lamento mucho que hayas tenido que pasar por todo esto y espero que... no te arrepientas de nada —informó mientras que se flexionaba para pegar su frente contra la ajena.

    —Hayato... —murmuró con ojos cerrados—. ¿Puedo ex... expresarte mis sentimientos? —preguntó de forma baja mientras que buscaba tomar la mano ajena, apretarla y entreabrir la mirada.

    —Tomoe, encontramos a Nanami-san —informó Hiromi abriendo de golpe la puerta, el futuro líder se alejó con el rostro rojo, aún sin soltar la mano del menor.

    —Bien hecho, Hiromi-kun —dijo Tomoe aún sonrojado.

    —¿Qué estabas haciendo, Tomoe-baka? —preguntó Hiromi asomándose a ver a Hayato, le sonrió al niño—. ¿Estás bien? —cuestionó el escolta al menor.

    Invitado
    Invitado

    Re: Quien persevera en las trincheras.

    Mensaje  Invitado el Dom Mar 27, 2016 12:55 pm

    Como este personaje ya no tiene propósito, tampoco veo el por qué lo que una vez escribí con él deba seguir aquí.


    Última edición por Sakurai Hayato el Sáb Feb 11, 2017 7:33 pm, editado 1 vez
    avatar
    Kobayashi Tomoe

    Mensajes : 275
    Inscripción : 23/01/2016

    Re: Quien persevera en las trincheras.

    Mensaje  Kobayashi Tomoe el Dom Mar 27, 2016 2:57 pm

    Nanami se sintió un poco confundida cuando entró a la habitación encontró a Tomoe-sama muy cercano al herido que debía de curar, aunque lo más impactante fue cuando observó que ese niño era parecido a ella, es más, se parecía mucho a su hermano menor. Bien podía ser su pequeño Shika. Sintió un terrible dolor en el pecho cuando el hijo del futuro líder ni siquiera le dedicó una mirada, sólo se alejó para darle paso a ella para que atendiera la herida del niño.

    Ella le sonrió con amor mientras que acariciaba el cabello, era un adolescente similar a los que iban a la casa de té, quizás era otro asistente del joven líder como lo eran Hiiro o Hiromi.

    Atendió con precisión y profesionalismo la herida, ella había sido criada por un médico al mismo tiempo que en una casa de té, y había sido seleccionada por el clan para servirle a ellos. Ella sentía afecto por el joven maestro Tomoe, normalmente era quien lo atendía cuando iba a la casa de té y siempre le tocaba acompañarlo, nunca habían tenido relaciones a pesar que ambos habían entrado a la edad hacía mucho tiempo y que había sido el propio Tomoe quien comprara la virginidad de ella. Pero aún así... nunca la había siquiera besado. Una vez terminó hizo una reverencia al herido y fue hasta donde Tomoe esperaba paciente. Se arrodilló delante de él e hizo una reverencia.

    —Ya está, amo. No quedará marca... no fue grave... —anunció con su voz tersa y suave.

    —Gracias, Nana, puedes retirarte... —pidió con un movimiento de cabeza caminando hacia donde Hayato descansaba.

    —Amo, ¿irá está noche? —cuestionó apretando los labios.

    —No sé... quizás —contestó.

    Ella siguió haciendo la reverencia hasta que se incorporó y caminó fuera de la habitación. Hiiro le pidió que siguiera caminando, y así los tres salieron de la habitación, la geisha no pudo evitar girar su rostro hacia la puerta cerrada detrás, y después a los acompañantes del joven líder. Sólo Hiiro le regresó la mirada: "No quieres saberlo", dijeron sus ojos oscuros de la samurai.

    Tomoe se sentó a lado de Hayato.

    —Pasarás acá la noche —anunció el futuro líder—. Iré más tarde a avisarle a tus padres e informarles sobre tu examen. Se cruzó de brazos—. ¿Ahora cuáles son tus planes? —cuestionó sonriendo al menor.

    Invitado
    Invitado

    Re: Quien persevera en las trincheras.

    Mensaje  Invitado el Dom Mar 27, 2016 3:20 pm

    Como este personaje ya no tiene propósito, tampoco veo el por qué lo que una vez escribí con él deba seguir aquí.


    Última edición por Sakurai Hayato el Sáb Feb 11, 2017 7:33 pm, editado 1 vez
    avatar
    Kobayashi Tomoe

    Mensajes : 275
    Inscripción : 23/01/2016

    Re: Quien persevera en las trincheras.

    Mensaje  Kobayashi Tomoe el Dom Mar 27, 2016 3:43 pm

    El mayor no pudo evitar dejar sus ojos clavados en la unión de las manos, él apretó éstas y se acercó para besarlas, sus ojos inusualmente azules fueron directo a los color miel, eran los ojos más bellos que jamás hubiera visto, mojó sus labios y su mejilla acarició las manos unidas. Se incorporó sólo para seguir mirando al menor.

    —No diré nada a tus padres acerca de tu herida ni de tu victoria... pero sí enviaré para avisar que pasarás aquí la noche —insistió—. De igual forma, en la fiesta que habrá más tarde tendrás que retirarte temprano no quiero que otra vez al líder se le ocurra ponerte a pelear, si eso ocurre tendré que intervenir y eventualmente causará más rumores que seguro te desagradarán... —expresó y se acercó más, acostándose con cuidado pero sobre las piernas del menor, cerró sus ojos.

    —Te he extrañado mucho —confesó bajito—. Te has convertido en un esplendido hombre y no dudo que tus enseñanzas sigan formándote para que te permitan estar a mi lado, Haya-chan...Jamás podría perder mi fe en ti, podría ver como el mundo cae a mi alrededor pero jamás pondré en duda tu convicción mi Hayato —abrió los ojos—. Mi katana se quebró en dos, vi de cerca la muerte, sentí el metal del enemigo blandido con odio contra mi piel... pero jamás dejé de pensar que tu amor estaba ahí protegiéndome —recitó un viejo poema que obligaban a todos los estudiantes a aprenderlo, era una especie de codificación que usaban entre los Hebi para avisar que la tropa había sucumbido al enemigo, sin embargo, era el favorito de Tomoe pues le hacía recordar su situación con el pequeño Hayato.

    —Hayato... —se incorporó—. ¿Esta vez... puedo expresar correctamente mis sentimientos por ti? —preguntó apretando los labios, con la cabeza baja—. Aunque antes de eso... quisiera hablarte de algo... de algo serio que quizás... no te agradé en lo absoluto... —susurró mordiéndose sus labios.

    Invitado
    Invitado

    Re: Quien persevera en las trincheras.

    Mensaje  Invitado el Dom Mar 27, 2016 4:13 pm

    Como este personaje ya no tiene propósito, tampoco veo el por qué lo que una vez escribí con él deba seguir aquí.


    Última edición por Sakurai Hayato el Sáb Feb 11, 2017 7:34 pm, editado 1 vez
    avatar
    Kobayashi Tomoe

    Mensajes : 275
    Inscripción : 23/01/2016

    Re: Quien persevera en las trincheras.

    Mensaje  Kobayashi Tomoe el Dom Mar 27, 2016 4:24 pm

    Los ojos de Tomoe se abrieron en sobremanera. Ahora su cabello seguía aún más largo que antes por el único motivo que cuando Hayato y él tenían ese tipo de encuentros en los que podía acostarse en las piernas ajenas al menor le gustaba acariciar sus cabellos. Los cuidaba con verdadero entusiasmo para dejarse acariciar con cariño, eran esos inocentes toques que le permitían seguir cuidándose para su pequeño especial.

    Aunque las palabras del menor le hicieron ponerse serio, el tema que iba a tratar quizás parecía no tan importante, pero para él que estaba al tanto de todos los sacrificios y la lucha constante del hijo del herrero contra un entrenamiento extenuante era un pecado pedirle lo que iba a pedir.

    Se acarició el cuello, se había incorporado para poder ver al menor al rostro.

    —Verás... como sabes has aprobado por palabra del líder... yo tenía pensado que le pidieras a Hiiro que se convirtiera en tu maestra para que te enseñara el estilo del "Dios serpiente", sin embargo... ahora que la has vencido sería idiota y quedarías en ridículo —se acarició las manos con un poco de ansiedad—. Se supone que Hiiro es un guerrero muy fuerte, y tienes que buscar a un guerrero igual o más fuerte que Hiiro pero cualquiera te va a hacer trizas... y... no quiero que te dañes haciendo ese entrenamiento —se restregó el rostro rompiendo esa serenidad que lo caracterizaba—. Además que no quiero que nadie esté contigo tanto tiempo a solas. ¡Me enferma pensar que irás de viaje con alguien que no sea yo! —vociferó. Todo su rostro se había puesto rojo.

    —Si te volvías alumno de Hiiro... ibas a poder viajar conmigo porque ella es mi acompañante... y... y tú te volverías también en mi acompañante... e ibamos a poder estar más tiempo junto... —se encogió aún escondiendo su rostro, estaba a dos segundos de soltarse a llorar como niño al que le dieron el kakegori de sabor equivocado.

    —Debes... debes elegir a otra persona...

    Invitado
    Invitado

    Re: Quien persevera en las trincheras.

    Mensaje  Invitado el Dom Mar 27, 2016 4:44 pm

    Como este personaje ya no tiene propósito, tampoco veo el por qué lo que una vez escribí con él deba seguir aquí.


    Última edición por Sakurai Hayato el Sáb Feb 11, 2017 7:34 pm, editado 1 vez
    avatar
    Kobayashi Tomoe

    Mensajes : 275
    Inscripción : 23/01/2016

    Re: Quien persevera en las trincheras.

    Mensaje  Kobayashi Tomoe el Dom Mar 27, 2016 5:01 pm

    —No creo que funcioné —dijo mientras que recuperaba un poco mejor su postura.

    —Si lo entreno yo... tendría que entrenarlo como si entrenara a cualquier otro estudiante —comentó en voz baja—. No creo que sea adecuado —insistió pensando esa posibilidad. Peinó su cabelo hacia atrás, algunos mechones se habían salido de su lugar y ahora caían sobre su rostro y al rededor de él. Decidió desamarrarlo para volver a amarrarlo de forma descuidada, ahora hablaba con Hayato de algo importante.

    —Aunque... si haces eso... si te acepto como mi estudiante, tendrías que salir de viaje con nosotros siempre... es decir, pasarías mucho tiempo lejos de aquí... lejos de tu casa y de tus amigos, ¿podrías aguantar eso, Hayachan? —preguntó con voz baja—...¿Crees que podrías aguantar todo el entrenamiento sin terminar odiándome en el proceso? —lo miró a los ojos mientras que apretaba la mano del menor.

    —Sí... sí tú lo deseas... yo podría enseñarte mi estilo de pelea... —sus mejillas se sonrojaron nuevamente—. Sólo... sólo que no soy tan bueno en el kyudo como Kou, así que tendrías que pedirle a Kou que siga siendo tu maestro... sería muy pesado considerando que también tienes que seguir con tu entrenamiento como herrero... ¿crees... crees conseguir todo? Es mucha exigencia para ti... —apretó más fuerte la mano.

    Invitado
    Invitado

    Re: Quien persevera en las trincheras.

    Mensaje  Invitado el Dom Mar 27, 2016 5:21 pm

    Como este personaje ya no tiene propósito, tampoco veo el por qué lo que una vez escribí con él deba seguir aquí.


    Última edición por Sakurai Hayato el Sáb Feb 11, 2017 7:34 pm, editado 1 vez
    avatar
    Kobayashi Tomoe

    Mensajes : 275
    Inscripción : 23/01/2016

    Re: Quien persevera en las trincheras.

    Mensaje  Kobayashi Tomoe el Mar Mar 29, 2016 10:04 am

    El de los ojos azules observó fijamente la expresión del menor que le indicaba que consideraría cada una de sus opciones, por un lado le fascinaba saber que podría tener a Hayato consigo 24/7, pero por otro lado estaba totalmente consciente que por una razón él no era popular entre los novatos, que él no tenía alumnos por ese oscuro motivo que todos los veteranos conocían. Su último pseudo-alumno terminó por dejar el camino de samurai y se dedicó a la agricultura.

    Tomoe Kobayashi era un demonio, y como tenía una reputación conocida no podía ser más flexible con su objeto de adoración.

    —Haré todo lo que esté en mis manos para que tengas esos dos días... sin embargo, pasado esos dos días te suplico que me hagas saber primero a mí tu respuesta y después se la haces saber al líder... —mojó sus labios y sonrió lo mejor que pudo—. Me enorgullece saber que ganaras... la mayoría se hubiera acobardado con el solo hecho de tener a Hiiro frente a ellos... hasta yo lo hago cuando practicamos, pero tú no sólo le diste frente sino que además la venciste... debe estar muy avergonzada y divertida... —comunicó bajando el rostro.

    No obstante, lo último que se esperaba en futuro líder era que el menor recordara el porqué se había puesto tan nervioso antes, y ahora una vez más. Sus mejillas se tornaron rojas y tragó saliva. Rió al ver que Hayato estaba igual de rojo al punto que se cubrió el rostro. Aclaró su garganta y lentamente le retiró las manos para acercar su rostro al ajeno y depositar un suave beso en los labios ajenos. Se alejó de golpe totalmente sonrojado.

    —Mierda... —gruñó—... quiero decir... quiero estar a tu lado... Sakurai Hayato —hizo una pronunciada reverencia al punto que su frente tocó el piso, su cara ardía y su cuerpo en general sufrió una severa elevación de temperatura.

    Invitado
    Invitado

    Re: Quien persevera en las trincheras.

    Mensaje  Invitado el Mar Mar 29, 2016 4:28 pm

    Como este personaje ya no tiene propósito, tampoco veo el por qué lo que una vez escribí con él deba seguir aquí.


    Última edición por Sakurai Hayato el Sáb Feb 11, 2017 7:34 pm, editado 1 vez
    avatar
    Kobayashi Tomoe

    Mensajes : 275
    Inscripción : 23/01/2016

    Re: Quien persevera en las trincheras.

    Mensaje  Kobayashi Tomoe el Miér Mar 30, 2016 5:35 am

    La confesión y el modo en que fue dicho hicieron que el corazón del futuro líder se detuvieran por un momento, alzó su rostro sólo para encontrar al pequeño Hayato haciendo una reverencia hacia él. Aspiró por la boca y volvió a bajar su postura, no es como si pudiera darle frente en ese momento al niño, sentía que sí lo seguía viendo iba a estallar, sus mejillas su cuerpo, su todo entero iba a desaparecer. Jamás había creído o imaginado lograr tener una felicidad como la que estaba experimentando en ese momento, quizás, sólo quizás cuando era niño y tuvo su primer arma forjada a su nombre, hecha precisamente por el padre de Hayato, fue quizás la primera vez que sintió una felicidad que amenazaba con romperlo.

    Dejó que su rostro fuera llevado hacia donde aquellas manos lo guiaban, en sus ojos sólo entraba Hayato y nadie más. Para ese segundo beso, fue más consciente que sus sentimientos eran correspondidos y por más extraño que pareciera al entendimiento que él tenía por pareja (mamá, papá e hijos) para él, en ese instante, el querer envejecer a lado de Hayato fue entonces lo más normal del mundo, fue como respirar aire fresco.

    Su corazón se aceleró una vez más y sonrió.

    —Hayato —masculló—... gracias... —musitó nuevamente mirando hacia el futón donde su chico se encontraba aún, sin poderse mover sus piernas o su persona de lugar, el ruido afuera dejó de tener importancia, sobre todo dejó de tener razón, sólo quería quedarse ahí clavado y ver a Hayato, había crecido tanto.

    Eso fue hasta que vino la pregunta sobre su cabello. Tragó saliva.

    —...¿Mi cabello? —parpadeó confundido, algo le habían dicho sus compañeros y hubo, incluso, una pequeña riña con su padre acerca de su cabello pero el el joven samurai había logrado sacarse la presión diciéndole que era una promesa, y básicamente así lo era, la promesa de siempre regresar con su Hayato, una promesa silenciosa que había tenido consigo mismo desde que Hayato hizo una observación cuando eran niños: "Tu cabello brilla con el sol", en ese momento el pequeño Hayato lo trataba de "Tú", apenas le enseñaban que ellos eran diferentes, que ese niño al que el cabello le brillaba con el sol sería un líder mientras que él, Hayato, sólo el hijo de un herrero y amigo de Kuma-sama. Sin embargo, estaba ahí, casi 15 años después declarándose su amor incondicional y el otro volviendo a hacer referencia sobre su cabello.

    Antes de que pudiera decir algo, sus hebras negras cayeron por sobre sus hombros y rostro. Cerró los ojos dejando que el menor lo tocara. Abrió sus parpados mirando de forma penetrante al menor.

    —No... no quedo perfecto... —susurró volviendo a desatarlo y entregando el cordón a Hayato—. ¿Podrías... podrías volver a amarrarlo por mí? —solicitó con voz suave y clavando sus ojos en otro lugar que no fuera el rostro de Hayato, estaba avergonzado de pedir algo así.

    —¿No te gusta... mi cabello así de largo? puedo cortarlo si es el caso —inquirió mientras que alzaba otra vez la mirada—. No me importaría cortarlo... lo juro.

    Invitado
    Invitado

    Re: Quien persevera en las trincheras.

    Mensaje  Invitado el Jue Mar 31, 2016 6:55 am

    Como este personaje ya no tiene propósito, tampoco veo el por qué lo que una vez escribí con él deba seguir aquí.


    Última edición por Sakurai Hayato el Sáb Feb 11, 2017 7:34 pm, editado 1 vez
    avatar
    Kobayashi Tomoe

    Mensajes : 275
    Inscripción : 23/01/2016

    Re: Quien persevera en las trincheras.

    Mensaje  Kobayashi Tomoe el Jue Mar 31, 2016 11:57 am

    Su corazón latía con fuerza mientras que se dejaba hacer por las manos ajenas. Lo sentía tocar su cabello, amaba esa sensación. "Él amaba su cabello". Agradeció haber dejarlo largo para disfrutar de esa bendición que eran los tratos de Hayato hacia su persona. Cerró sus ojos dejándose adorar por el niño. Él se volvería muy fuerte, un buen líder para poder tener para siempre a Hayato a su lado, que nadie se lo arrebatara. Estaba seguro que si Kuma ganaba poder lo primero que iba a hacer era quitarle a Hayato, y eso no lo iba a permitir jamás.

    Sería el mismo Satánas si era necesario.

    No le importaba invocar los más oscuros hechizos para lograr que Hayato sólo lo mirara a él, se obsesionara con él, lo amara a él.

    —Confío en que reharás eso... —murmuró. Abriendo sus ojos lentamente para posar la mirada azul en el jarrón que había más allá sobre una mesita de forma decorativa. Cada vez que estaba de esa forma con Hayato había flores presentes, por lo cual cada vez que salía de viaje y veía capullos romper en pétalos coloridos no podía dejar de pensar en esos momentos tan suyos. Sonrió.

    —La siguiente vez debemos ir a ver los cerezos, Haya-chan —murmuró con un hilo de voz, faltaba un tiempo para que las sakuras nacieran así que le gustaba hacer ese tipo de promesas de mucho tiempo para hacerle saber que iba a estar con él.

    No obstante se petrifico cuando sintió las acciones a sus espaldas. No se movió de su sitio, un impulso soberbio nació en su pecho, entre su hakama. Tragó saliva para apaciguar el calor que crecía a cada movimiento.

    —...—no pudo responder algo coherente porque estaba seguro que su voz iba a temblar, se iba a quebrar. Si Hayato declaraba que estaba a punto de morir, Tomoe estaba seguro que ya estaba muerto, estaba muerto y estaba en el Yami en una alucinación. Sus manos frías abandonaron sus rodillas para tomar las del menor que estaban sobre su pecho y abdomen, apretó una y otra más la acercó a sus labios para besar los dedos. No podía decir nada, de su boca no salía ni el más débil de murmullo.

    Después de un rato de mantener los dedos contra los labios, se atrevió a abrir la boca.

    —Así es como te has vuelto en el encantador de serpientes... pones a tus pies a la más peligrosas de ellas... —farfulló contra los delgados dedos de Hayato, antes de soltarlo y moverse bruscamente para derribarlo contra el futón, haciéndolo caer sin importar que iba a doler o que había una herida en el costado de éste, estaba seguro que el dolor iba a valer la pena al momento de tomar los labios ajenos y sorber de ellos el néctar prohíbido. El beso fue más profundo y dedicado que los otros. Atreviéndose a jugar con los labios y a introducir lentamente la lengua en la tibia cavidad. Cuando el aire faltó Tomoe se movió solo un poco pegando su frente a la ajena. Cerró los ojos.

    —¿Te lastimé? —preguntó sobre los labios ajenos—...Debes acostumbrarte... porque el camino que hemos decidido tomar... no es fácil, "Anata" —murmuró sonrojado, quería seguir besándolo, corriendo su boca al cuello que el yukata que usaba el menor, ya desacomodada, dejaba ver. Sorbiendo ahí para dejar una posesiva marca.

    Contenido patrocinado

    Re: Quien persevera en las trincheras.

    Mensaje  Contenido patrocinado


      Fecha y hora actual: Mar Sep 26, 2017 10:49 am