Japón Monogatari

Descubran la historia de la guerra entre Clanes legendarios, guerreros unicos en medio de una tierra de criaturas mitologicas


    Quien no es un dios y sangra.

    Comparte
    avatar
    Kobayashi Tomoe

    Mensajes : 275
    Inscripción : 23/01/2016

    Quien no es un dios y sangra.

    Mensaje  Kobayashi Tomoe el Vie Abr 01, 2016 2:57 pm

    La semana en el aislamiento fueron una verdadera tortura para el hijo de Tsubaki, después de todo la falta que había cometido normalmente costaba una pena mayor como castigo infringido en físico, pero ahora sólo fue un encierro. Momento que tuvo el mayor para meditar sobre sí mismo, para acunar el odio que empezaba a nacer por su padre. En el quinto día la puerta se abrió. Hiiro le sonrió con debilidad e hizo una reverencia, Hiromi le mostró una pequeña bolsita que supo Tomoe contenía opio.

    —Te ves cansado, dobe —señaló su guardaespaldas.

    Tomoe sonrió divertido y negó incorporándose. Hizo una reverencia a la sala vacía y salió por fin, la luz del medio día le lastimaron los ojos, bostezó y movió su cuerpo.

    —Hubiera cortado la cabeza del maldito viejo de mierda para que hubiera valido la pena estar ahí —gruñó Tomoe caminando hacia su pieza personal—. ¿Qué me dicen?

    —Haya-san ha venido todos los días para ver cómo estás —contó Hiromi.

    —Hay movilizaciones en el norte por parte de los Ookami, están desplazándose de Kyoto —expresó Hiiro entregándole unas cartas que tenían su nombre al frente. El hombre lo abrió, enarcó la ceja miró a su acompañante pidiendo una explicación muda—. Es de los informantes... al parecer... los kitzunes secuestraron a la esposa del líder Yakuza y se han enfrascado en una guerra.

    —Malditos... —leyó Tomoe caminando aún por los pasillos, la gente y miembros que encontraban hacían reverencia el futuro líder—. Hiromi, Hiiro, a partir de hoy me haré cargo de la educación de Hayato, como van las cosas necesitara saber dominar bien un arma, si estalla una guerra no seré capaz de estar tranquilo si al menos no sabe defenderse —contó guardando las cartas con información, las leería más tarde. Estaba serio, algo había pasado en ese aislamiento—. Llamen a Hayato y hagan queKokkai* vaya, deberemos de comenzar esto rápido.

    Peinó hacia atrás su cabello, estaba hecho un gran alboroto. Entró a su habitación, sólo para cambiarse la yukata, aún llevaba la misma que la de la noche de la fiesta. Se puso una yukata azul con motivos del monte fuji. Acomodó su juego de katanas y caminó hacia el salón de té.

    Para cuando Tomoe llegó ahí se encontraban Shimada Kou, el guardian oficial de Kokkai, la primer arma que se le otorgo a Tomoe cuando recién había sido promovido a Samurai, esas a diferencia de todas sus armas no había sido forjada por el padre de Hayato, Kokkai había pertenecido a su sensei, y antes de su sensei a su sensei, Kokkai eran un par de katanas gemelas de un extraño metal color negro, resistentes y filosas. Hiiro se sentó a un costado. Poco después llegó Yasuchika Mitsuhime que hizo una pronunciada reverencia el futuro líder y se sentó junto a Hiiro. Así, tres hombres más llegaron acomodándose. Todos serios en espera de que el nuevo integrante al circulo de "cercanos" al futuro líder llegara.

    Era el inicio de una nueva vida para Hayato.

    Invitado
    Invitado

    Re: Quien no es un dios y sangra.

    Mensaje  Invitado el Vie Abr 01, 2016 3:50 pm

    Como este personaje ya no tiene propósito, tampoco veo el por qué lo que una vez escribí con él deba seguir aquí.


    Última edición por Sakurai Hayato el Sáb Feb 11, 2017 7:29 pm, editado 1 vez
    avatar
    Kobayashi Tomoe

    Mensajes : 275
    Inscripción : 23/01/2016

    Re: Quien no es un dios y sangra.

    Mensaje  Kobayashi Tomoe el Vie Abr 01, 2016 4:46 pm

    Cuando el menor entró por fin todos se cuadraron al ver al adolescente que formaría pronto al grupo cerrado y hermético de aquellos que se proyectaban como los generales del futuro líder. Tomoe había empezado a fumar de su pipa para matar el tiempo, pero pronto la dejó de lado. Observando que su Hayato estaba bien, sin embargo no sonrió, sólo le dio autorización para hablar y sospeso la situación.

    —Está bien, sólo toma en consideración que habrá momentos en los que tengamos que salir de la ciudad y no regresar por largos periodos de tiempo, presenta mis honores a tu padre —respondió y después esperó hasta que Hiiro se acomodó a su lado. La chica miró con intensidad al menor que parecía ser juzgado por el resto de sus compañeros. Le pidió el futuro líder que se acercara al medio del salón.

    Una vez el menor estuvo justo donde el futuro líder le había indicado, lanzó una mirada a Mitsuhime, un hombre mayor que el propio Tomoe pero aún no alcanzaba las canas en su cabello castaño. Sin previo aviso saco su katana y golpeó de lleno las pantorrillas del menor.

    —¿Cuál es el nombre de tu líder? —preguntó la ronca voz del hombre, Tomoe estaba de brazos cruzados sin moverse—. ¡Te hable! —gimió Mitsuhime mientras pateaba el costado del menor agachándose para tomarlo del cabello—. ¿Me escuchaste? ¿Cuál es el nombre de tu líder? —volvió a preguntar.

    Hayato aguardó silencioso y expectante. Y se aguantó el quejido cuando sintió el golpe, si bien su expresión demostró que le dolió y, sobre todo. Que lo había tomafo por sorpresa. No entendía nada. Se dejó golpear sin quejarse aunque quería hacerlo y cerró sus ojos cuando tiraron de su cabello. ¡No entendía qué debía hacer! ¿Se suponía que de esa manera juraba su lealtad? El muchacho lo pensó mucho antes de que lo golpearan más fuerte, y pensando que esperaban su respuesta para detener los golpes, dejó escapar el nombre de Tsubaki-sama de sus labios.

    Como respuesta Mitsuhime le proporcionó un golpe directo en el rostro haciendo que el tatami se manchara ante los ojos del futuro líder.

    —¿Por qué dices Tsubaki-sam? ¿Quieres que lo asesinen pequeño traidor? —se puso en cuclillas alzándolo del cabello para dejarlo caer otra vez—. ¿Quién es ese hombre que ésta ahí? —señaló a Tomoe que parecía que veía cualquier cosa, no se había movido ni un poco de su postura inicial.

    Hayato sintió el ardor en su rostro, apreció la sangre del tatami, y medio alcanzó a limpiarse la comisura de los labios antes de que Mitsuhime-san atacara de nuevo. Cuando le dejaron caer y se volvió a incorporar, el menor miró fijamente a Tomoe-sama, silencioso. Sus ojos de a poco brillaron con el entendimiento, y comprendió su error. Entonces cerró sus ojos y negó. Guardaría silencio, no sería un traidor.

    Hubo uno y otro y otro y otro golpe más. Pronto hubo más sangre en el tatami hasta que Hayato no fue capaz de alzar la mirada siquiera. En ese instante. Tomoe aclaró la garganta.

    —Hayato —lo llamó con voz seria y lejana, casi como si fuera cualquier otro de sus sirvientes—. Sirveme sake —la botella y la copa estaban a su lado junto a la pipa de tabaco—. Después sirvele a Mitsuhime-san y agradécele.

    Parte de la humillación que hacía pasar a sus alumnos era para que precisamente sintieran en carne propia lo que era la humillación y pensaran dos veces antes de volverse samurais soberbios y orgullosos que aplastaran la voluntad de personas más débiles, por medio de la enseñanza aprendida estaba seguro que no iba a ocurrir lo mismo, era cierto que otros clanes no hacían lo mismo, pero los Hebi eran conocidos por ser de los clanes más crueles junto a los Yakuza y los Zorros. Esperó paciente a que el menor se moviera, tomó su pipa y dio una calada cerrando los ojos calmado.

    —Mitsuhime, te quedarás aquí en el clan con Kou, Yamato y Kirito irán para ver que están haciendo los kitzunes... confirmen la información. Hiiro, Hiromi, irán conmigo al Norte sólo para corroborar que todo ésta bien. Hayato te quedarás aquí y cuidarás ese manzano... —señaló al exterior un manzano que se encontraba en pleno brote de frutas—. Quiero que me escribas un reporte sobre los cambios que tenga el manzano de aquí hasta que yo regresé... y que lo protejas... Mitsuhime, tu misión es derribar ese árbol. Kou, ayuda a Hayato.

    —Sí, maestro —dijeron al unisono el grupo sin hacer gesto alguno. Todos tomaban enserio sus misiones. Sin embargo, Mitsuhime observó a Hayato: "Vas a morir", le dedicó en esa mirada.

    Invitado
    Invitado

    Re: Quien no es un dios y sangra.

    Mensaje  Invitado el Vie Abr 01, 2016 5:21 pm

    Como este personaje ya no tiene propósito, tampoco veo el por qué lo que una vez escribí con él deba seguir aquí.


    Última edición por Sakurai Hayato el Sáb Feb 11, 2017 7:29 pm, editado 1 vez
    avatar
    Kobayashi Tomoe

    Mensajes : 275
    Inscripción : 23/01/2016

    Re: Quien no es un dios y sangra.

    Mensaje  Kobayashi Tomoe el Vie Abr 01, 2016 5:56 pm

    —Te estás poniendo paranoico, Hayato-kun —vociferó Mitsuhime mientras lanzaba flechas hacia donde ellos estaban. Kou se movió para que la mala puntería del hombre no lo rozara, sin embargo se había movido demasiado y ahora había dejado a Hayato a merced de la serpiente más rápida del clan. Sin embargo Kou se tiró sobre Mitsuhime para contenerlo, pero en esa ocasión no hubo tregua y Kou acabo disparado al piso sin poderse mover por la falta de aire resultado de un golpe directo al estomago, el problema con los arqueros es que cuando llegaba el combate de cuerpo a cuerpo no eran tan eficaces.

    —¿Listo para morder el polvo, niño? —preguntó Mitsuhime mientras sacaba su katana y tiraba a matar contra el menor. Empezó a lanzar ataque tras ataque con el fin de acertar un golpe, sin embargo en algún punto perdió el arma gracias a los rápidos movimientos del menor y terminaron en un combate cuerpo a cuerpo. Mitsuhime haciendo gala de todo el temple que tenía y la experiencia, pero lo que no se esperó fue que Kou se recuperara tan rápido.

    —¡Hay que amarrarlo! —gimió Kou mientras lograba mantener quieto y sometido a Mitsuhime contra el piso usando todo su cuerpo, y experiencia, para vencer a su amigo—. Amarra sus pies y después sus manos.

    —¡Maldito! —gritó Mitsuhime moviéndose violentamente.

    —Si contenemos al demonio no tendremos que preocuparnos de emboscadas, usa la maldita cabeza, Sakurai —explicó en gritos Kou aún peleando contra su compañero en el suelo.

    Invitado
    Invitado

    Re: Quien no es un dios y sangra.

    Mensaje  Invitado el Sáb Abr 02, 2016 4:20 am

    Como este personaje ya no tiene propósito, tampoco veo el por qué lo que una vez escribí con él deba seguir aquí.


    Última edición por Sakurai Hayato el Sáb Feb 11, 2017 7:29 pm, editado 1 vez
    avatar
    Kobayashi Tomoe

    Mensajes : 275
    Inscripción : 23/01/2016

    Re: Quien no es un dios y sangra.

    Mensaje  Kobayashi Tomoe el Sáb Abr 02, 2016 6:26 am

    Por la madrugada Mitsuhime se había quedado dormido, Shimada aprovechó para ir por algo decente de comer y regresó corroborando las amarras de las manos del arrestado estuvieran aún firmes, el hombre era un tipo bastante escurridizo y sabía que podía fingir estar durmiendo o en su defecto fingir estar amarrado para después desatarse y hacer de las suyas. Al comprobar que todo estaba bien se acercó a Hayato y lo movió con el pie.

    —Sakuria, es tiempo de que comas —dijo volviendo a moverlo para después sentarse a su lado, le pasó un plato con comida, arroz y caballa frita que estaban haciendo las cocineras para el clan. De pasó dejó agua en una contenedor de barro, él se sentó a su lado sin dejar de ver a Mitsuhime era la primera vez que lo lograba derrotar. Uno de los motivos por los cuales Shimada estaba a cargo de los nuevos reclutas era porque aún no podía vencer a Mitsuhime además de que para Tomoe era conveniente tener ojos y oídos en el clan mientras él y los otros estaba fuera, no confiaba del todo en todos los miembros del clan ni mucho menos en las decisiones que su padre tomaba.

    Acarició su cuello, Shimada tenía cierta culpa en el arduo entrenamiento que Sakurai tenía pero no iba a disculparse, después de todo cualquier otro de los guerreros hubiera terminado por abusar en más de una forma del pequeño afeminando, como era conocido. Lo miraba y observaba todo lo que se esforzaba y se preguntaba si realmente llegaría el día en que se pudiera parar a lado de Tomoe-sama.

    —Tomoe siempre fue muy testarudo —habló Kou mirando al frente, el cielo tenía un mar de estrellas pero en el horizonte había un poco de luminosidad—. Cuando tuvo cinco años tuvo que empezar con las lecciones de kendo y a los diez ya estaba tomando el camino que tú estás tomando hoy —expresó, era quizás la primera vez que hablaba con Sakurai más allá de una lección—. El estilo de los dragones gemelos no está hecha para alguien como tú, le dijo el sensei a Tomoe, pero a Tomoe no le importó-

    —Durante un año completo Tomoe-sama insistió que Yakumo-sensei lo adiestrara en el estilo de los dragones gemelos... siendo que tenía a su disposición cualquier otro estilo, incluso el de la casa Kobayashi, pero él no quería otro que no fuera ese en elq ue se necesitaba un corazón puro... Yakumo-sensei siempre pensó que había mucha oscuridad y odio en el corazón de Tomoe, yo también pienso que el joven maestro es una persona que tiene negro el corazón que es de naturaleza cruel... (por algo somos tan buenos amigos) se supone que el estilo del Dragón gemelo es para atacar al mismo tiempo que proteges, pero si no tienes nada que quieras proteger no hay caso que aprendas el estilo, sin embargo... —sonrió Kou de medio lado casi con burla—. El bastardo tenía algo escondido de todos, un secreto muy profundo. Una chispa de luz en su envenenado ser... nacer en la casa Kobayashi te da un boleto seguro al infierno, durante generaciones han hecho el poder en base a la muerte y destrucción absoluta de sus enemigos, y Tomoe no es la excepción, Yakumo-sensei al aceptarlo lo apaleó tanto que muchos pensamos que no iba a sobrevivir, que iba a desistir pero... aguanto todo... había ocasiones en que no podía levantarse por horas y pensabamos que efectivamente estaba muerto pero... él se incorporaba y volvía a ponerse en guardia.

    —Yakumo-sensei le enseñó a cuidar a aquello que el joven maestro ama pero también nuevas formas de ser cruel... —rió sin ganas Kou—. Todos perdimos ante Tomoe, incluso el líder... incluso tú... —le lanzó una mirada divertida—. Perdiste la oportunidad de una vida tranquila y normal por el hecho de enamorarte del joven maestro... ahora asume las consecuencias... —acarició su propia nuca, suspiró y comenzó a comer.

    —Por cierto... de esta misión... debes aprender que a veces es mejor atacar antes en vez de proteger... si atacas y acabas con la amenaza no tendrás que desgastarte tanto como estás ahora, Sakurai idiota —comió con más ánimos—. Aunque reconozco que fue divertido... —sonrió—. Come bien y prepárate porque el futuro líder llega hoy...

    Y justo como el arquero dijo. La llegada del futuro líder sonó por toda la casa. Sin embargo, no se dejó ver en el manzano sino hasta pasado el medio día. Lucia un corte en su mejilla pero en general se veía bien. Observó la situación y después a Hayato.

    —¿La bitácora de los cambios, Sakurai? —pidió seriamente extendiendo la mano—. Hiciste un buen trabajo. Debes prepararte porque en dos días salimos de viaje hacia la provincia del este... —externo serio—. Así que ve a casa cubre tu día en tu entrenamiento como forjador y descansa, en tu casa encontraras a las Kokkai... es hora de que las empieces a usar y ver si eres digno de tenerlas contigo... —se retiró seguido de Hiiro y Hiromi, ambos gemelos estaban estupefactos al estado de Hayato pero solo pudieron hacer una reverencia y caminar detrás de Tomoe, tenía trabajo que hacer el futuro líder.

    Invitado
    Invitado

    Re: Quien no es un dios y sangra.

    Mensaje  Invitado el Sáb Abr 02, 2016 11:00 am

    Como este personaje ya no tiene propósito, tampoco veo el por qué lo que una vez escribí con él deba seguir aquí.


    Última edición por Sakurai Hayato el Sáb Feb 11, 2017 7:29 pm, editado 1 vez
    avatar
    Kobayashi Tomoe

    Mensajes : 275
    Inscripción : 23/01/2016

    Re: Quien no es un dios y sangra.

    Mensaje  Kobayashi Tomoe el Sáb Abr 02, 2016 12:59 pm

    Hiiro y Hiromi iban a los costados de Tomoe como siempre, éste usaba su ropa de viaje y muy dentro de él había una indigna alegría por saber que Hayato iba detrás de él en compañía de Kou y Mitsuhime, los seis iban a territorio enemigo, por eso es que iba el grupo casi completo, los otros dos se habían quedado en el clan para controlar cualquier tipo de situación.

    —Si es cierto que los Kitzunes se están movilizando tendremos problemas —inquirió Tomoe después de un rato de avanzar a paso rápido por las calles de la ciudad, ya estaban a las afueras del sitio, ahora se encontraban en el camino largo a Chubu.

    —Sería molesto si de pronto nos encontramos con los Kitzunes... —comunicó Hiiro con voz suave.

    —Molesto y peligroso —murmuró el líder mirando por sobre su hombro a Hayato—. ¿Problemas con el caballo Sakurai? —cuestionó en voz alta—. En una o dos horas llegaremos al camino en el interior del bosque, será complicado si empiezas a flaquear ahora —comentó con intenciones de presionar.

    —Bien hecho, Sakira, hiciste enojar al líder en la primer hora de viaje —dijo Kou sólo por molestar a Hayato.

    El resto rió a excepción de Tomoe que apretó el paso para avanzar más rápida.

    —Debemos llegar a la Villa antes del anochecer o nos tocará dormir al aire libre —informó Tomoe golpeando el muslo de su equino y acelerar aún más. El grupo lo imitó, pero Hiiro se quedó detrás esperando a que Hayato los siguiera. Sin embargo, gracias a la torpeza de Sakurai no alcanzaron a llegar a la villa, por lo cual el grupo acabo acampando en una cueva.

    Hiromi fue por leña, Mitsuhime fue a cazar junto a Shimada y Hiiro cuidaba a los caballos dándoles de comer.

    —Vamos, Sakurai... —ordenó Tomoe internándose al bosque en sentido contrario a donde el otro dúo fue a cazar. Cuando estuvieron lo suficiente alejado, el mayor se giró sólo para jalar la mano de Hayato estrechándolo con fuerza contra él. Su boca buscó con desesperación la ajena y besó furiosamente al menor. Jadeó cuando el aire se fue y volvió a cubrir el cuerpo del aprendiz.

    —...¿Estás bien? —era el primer contacto real e intimo que tenían desde la noche del festival.

    Invitado
    Invitado

    Re: Quien no es un dios y sangra.

    Mensaje  Invitado el Sáb Abr 02, 2016 2:08 pm

    Como este personaje ya no tiene propósito, tampoco veo el por qué lo que una vez escribí con él deba seguir aquí.


    Última edición por Sakurai Hayato el Sáb Feb 11, 2017 7:29 pm, editado 1 vez
    avatar
    Kobayashi Tomoe

    Mensajes : 275
    Inscripción : 23/01/2016

    Re: Quien no es un dios y sangra.

    Mensaje  Kobayashi Tomoe el Sáb Abr 02, 2016 6:01 pm

    Tomoe sólo abrazó más fuerte a Hayato y después buscó besarlo con más calma, se alejó únicamente para tomarle el rostro haciéndole que le viera de forma directa, le sonrió y acarició las mejillas con sus pulgares, su frente tibia se pegó a la ajena. Cerró los parpados.

    —No tienes que discularte por absolutamente nada, Hayato... Lo único que debes hacer es esforzarte pero conociéndote sé que lograrás salir de ésto sin problema alguno... eres el chico más fuerte y perseverante que hay en todo Japón, y estoy orgulloso de todo lo que estás haciendo, Haya-chan... me sentiré orgulloso por cada paso que des... y no quiero que jamás olvides que estaré ahí para ti... —buscó nuevamente los labios y lo abrazó fuerte contra él. Recargó su mentón en la cabeza ajena, Hayato era más bajo de estatura que él, y era una ventaja, sobre todo cuando le quería mostrar que estaba siendo protegido por él.

    —Creciste un poco... —anunció riendo.

    Después de estar un rato abrazados, decidieron regresar. Para ese entonces un par de conejos estaban siendo asados al fuego de la fogata. Hiiro, Hiromi y el resto se encontraban alrededor de ésta hablando animadamente. Ofrecieron una botella de sake que habían llevado entre su equipaje a Tomoe que la aceptó tomar. Después ofrecieron igualmente a Hayato. Por cuestiones de rango, Hayato no se podía sentar junto a Tomoe, él estaba junto a Shimada.

    El arquero miró de reojo al herrero y sonrió de forma perversa.

    —No deberías coquetear en medio de una misión, Sakurai —aprovechó que nadie estaba poniéndoles atención para hacer la broma—. Es incomodo cuando te pillan los enemigos teniendo sexo en medio del bosque... —volvió a bromear era divertido meterse con el inocente adolescente.

    —Hayato, Hiromi ustedes harán la primera guardia, Hiiro y yo haremos la segunda. Shimada y el joven maestro descansaran —anunció Mitsuhime sobre su plan, normalmente él se encargaba de hacer los planes. Tomoe aceptó la delegación de deberes.

    Invitado
    Invitado

    Re: Quien no es un dios y sangra.

    Mensaje  Invitado el Sáb Abr 02, 2016 8:11 pm

    Como este personaje ya no tiene propósito, tampoco veo el por qué lo que una vez escribí con él deba seguir aquí.


    Última edición por Sakurai Hayato el Sáb Feb 11, 2017 7:29 pm, editado 1 vez
    avatar
    Kobayashi Tomoe

    Mensajes : 275
    Inscripción : 23/01/2016

    Re: Quien no es un dios y sangra.

    Mensaje  Kobayashi Tomoe el Dom Abr 03, 2016 5:34 pm

    La noche fue bastante larga en los pensamientos de Mitsuhime, además de que estaba cansado, quería dormir y Hayato no era precisamente el tipo de compañía que quería. Por lo menos con Shimada podía tontear, manosearse un poco en son de juego y hacer bromas idiotas, pero Hayato se le hacía un niño caprichoso que sólo buscaba atención innecesaria. Estaba seguro que sí no fuera por Kou el mocoso hubiera reprobado rotundamente.

    Rumbo al final de su guarda, el hombre bostezó y sacó un poco de sake para mantenerse atento.

    —Iré a orinar, quédate con los ojos abiertos niño —pidió serio caminando hacia una zona de arbusto, sabía que el mocos y Tomoe eran pareja, a Tomoe lo respetaba y perder dignidad contra él no sería ninguna deshonra, pero él perder dignidad frente a un don-nadie como Hayato sería vergüenza para toda su familia.

    Él odiaba a los amanerados, no era partidario del Wakashudo y no comprendía porque el futuro líder tenía que tener un amante hombre cuando podía tener muchas mujeres a sus pies. Sin embargo, la respuesta le llegó en forma de una aguja envenenada que lo hizo caer muerto de golpe justo cuando hacía del baño, la forma más vergonzosa de morir.

    —¡Bastardos largo! —fue el aviso para Hayato cuando una flecha tras otra cayó sobre él mientras que un grupo de siete bandidos aparecían gritando y gimiendo, el alboroto despertó de golpe a Tomoe y al resto que salieron con katanas en mano.

    —¡Sakurai! —gimió Shimada haciendo reaccionar al nene mientras que él usaba su propio arco y flecha para ayudar a sus amigos. Tomoe, con el cabello regado sobre sí parecía una mancha que se movía con fluidez entre dos enemigos que intentaban darles fin.

    —¡Hayato! ¡El líder! —gritó Hiiro al ver que un tercero llegaba para hacer frente a Tomoe. Lo habían empezaro a alejar del grupo entre los ataque sy el más cercano era Hayato.

    —¿A dónde vas pequeño? —dijo un hombre que superaba en grasa y altura al pequeño herrero, manejaba con destreza un O-tanto y un sai oxidada. Atacó sin piedad. Mientras que Tomoe luchaba por no dejarse asesinar.

    Invitado
    Invitado

    Re: Quien no es un dios y sangra.

    Mensaje  Invitado el Dom Abr 03, 2016 6:01 pm

    Como este personaje ya no tiene propósito, tampoco veo el por qué lo que una vez escribí con él deba seguir aquí.


    Última edición por Sakurai Hayato el Sáb Feb 11, 2017 7:30 pm, editado 2 veces
    avatar
    Kobayashi Tomoe

    Mensajes : 275
    Inscripción : 23/01/2016

    Re: Quien no es un dios y sangra.

    Mensaje  Kobayashi Tomoe el Dom Abr 03, 2016 6:34 pm

    Matar o morir, a eso se reducía los estúpidos enfrentamientos en los que se veía involucrado.

    Cuando peleaba era como si su consciencia se fuera a dormir, de ese modo nada lo atormentaba por las noches, no había culpas o sentirse miserable por privar de la vida a un ser humano que como él luchaba por un ideal, es decir, el ideal de seguir con vida. Ya que en realidad jamás había creído en los principios del clan: "Pelear para ganar dinero y ganar dinero para seguir en la guerra". Era un principio muy triste pero que le daba razón de ser a muchos hombres. Hombres que se podrían catalogar como malos pero que al fin y al cabo eran felices.

    Por su lado, él entendía que era mejor estar en un clan rico que en uno donde pasaran hambres, muchas familias eran beneficiadas, por ejemplo la familia Sakurai eran los armeros principales del clan, tenían una vida noble y lejos de toda esa matanza, y como ellos muchas otras familias de Tokyo que vivían dentro del cuidado del clan Hebi, eso lo hacía sentir bien.

    Uno, dos, tres choques de katanas. Sus gemelas eran furiosas enemigas que no dejarían que nada le pasara, las oraciones del padre de Hayato estaban en el metal que envuelto en el coraje de su amo repelía los ataques. Hasta que escuchó el alboroto, y tragó saliva, con tres sería una derrota total.

    Por otro lado, sólo fue consciente que pronto todos habían caído, y él había terminado a dos.

    Miró a sus hombres, enseguida buscó a Hayato, y negó sacando su katana del cuerpo sin vida de una mujer, una mujer había sido su contrincante.

    —Hiiro, Hayato busquen a Mitsuhime sí está muerto incineren su cuerpo. Hiromi, Kou, preparen los caballos, nos tenemos que mover antes de que los amigos de estos se enteren que fallaron con asesinarnos.

    —Son Yakuza, maestro —mostró Hiiro un pergamino que uno de los difuntos llevaba, era la clase de pergaminos que se dejaban tras un asesinato, en él se rezaba quién había sido y por cual causa.

    La causa que estaba descrita en el papel dictaba una venganza contra los los Hebi.

    Tomoe arrugó el papel.

    —Escribe uno, y cortale la cabeza a ese —señaló al que había atacado a Hayato—. Dejas el mensaje en su boca para que el resto de los asquerosos escorpiones sepan que fuimos nosotros y que el futuro líder no será tan fácil de matar —pateó el rostro de uno de los cadáveres—. ¡Andando! —gritó furioso, él se internó al bosque hacia donde habían salido aquellos hombres. Encontró a Mitsuhide y chasqueó la boca—. ¡Hayato! ¡Hiiro! Aquí está Chika... —acarició la cabeza de su amigo—. Idiota... moriste como viviste... con el pene en la mano... —le sacó las katanas. Selas entregaría a su familia, se internó más en la espesura del bosque. Él vigilaba mientras sus chicos hacían las misiones encomendadas.

    Invitado
    Invitado

    Re: Quien no es un dios y sangra.

    Mensaje  Invitado el Dom Abr 03, 2016 6:55 pm

    Como este personaje ya no tiene propósito, tampoco veo el por qué lo que una vez escribí con él deba seguir aquí.


    Última edición por Sakurai Hayato el Sáb Feb 11, 2017 7:29 pm, editado 1 vez
    avatar
    Kobayashi Tomoe

    Mensajes : 275
    Inscripción : 23/01/2016

    Re: Quien no es un dios y sangra.

    Mensaje  Kobayashi Tomoe el Dom Abr 03, 2016 7:20 pm

    —Sakurai —Shimada le pasó un pequeño envoltorio, eran dulces. Bufó—. Son para que no te dé más mareo... —comunicó—. No queremos que nos volvamos a atrasar y otro más muera por tu culpa —dijo secamente. No lo culpaba, pero era una forma de hacerlo reaccionar.

    Tomoe iba callado al frente. Hiiro y Hiromi se habían quedado atrás de él.

    —No seas idiota, Kou —gruñó Hiiro—. No le hagas caso, igual nos hubieran atacado en la posada donde nos ibamos a quedar y lo más seguro es que más gente hubiera muerto, gente inocente —trataba de hacerlo sentir mejor.

    —Tomoe ¿quieres que llevé las katanas de Mitsuhime? —cuestionó Hiromi.

    Tomoe negó había amarrado su cabello de forma descuidada otra vez, por las prisas de recogerlo de su rostro, ahora parecía que limpiaba su rostro.

    —No... las llevaré yo —la voz del líder sonaba afectada.

    Hiiro miró a Hiromi y siguieron andando. Shimada aceleró el pasó para tratar de igualar el de Tomoe, pero el líder sólo hizo que el animal fuese más rápido.

    —Morir es normal en nuestra carrera, Haya-dono —susurró Hiromi viendo como Hiiro y Shimada imitaban a Tomoe—. Así que, no hay tiempo de llorar por los muertos... más tarde podría ser yo, Hiiro o Kou... incluso Tomoe... —explicó—. Sí eso ocurre... tendrás que recoger las katanas y entregarlas a su familia... eso es todo, no llanto, no ponerse loco... sólo seguir adelante con la misión.

    Le dio un par de palmadas e imitó al resto.

    El resto de la misión estuvo tranquila, llegaron hasta donde debían, recolectron la información, Tomoe le dio animos a sus hombres infiltrados. En todo el viaje, Tomoe habló directamente con Hayato, únicamente lo hacía para practicar un poco de kendo, pero cada enfrentamiento era peor que el anterior inclusive, Tomoe había roto la nariz del menor en una ocasión por tener la espalda torcida, estaban a medio día de llegar a Tokio, y habían decidido descansar.

    Ahora Hayato yacía en el suelo y Tomoe lo miraba erguido.

    —No me hagas perder mi tiempo, Sakurai —dijo fríamente—. Con esa postura sólo lograrás lastimarte más de lo que yo te voy a lastimar sí no la corriges —espetó—. Levántate y ponte en posición —ordenó. La nariz de Hayato ahora lucía chueca y había una gran mancha de sangre se veía presumida en el yukata sucio que llevaba el hijo del herrero.

    Shimada y el resto cenaban, trataban de ignorar el cruel entrenamiento.

    Invitado
    Invitado

    Re: Quien no es un dios y sangra.

    Mensaje  Invitado el Dom Abr 03, 2016 7:54 pm

    Como este personaje ya no tiene propósito, tampoco veo el por qué lo que una vez escribí con él deba seguir aquí.


    Última edición por Sakurai Hayato el Sáb Feb 11, 2017 7:29 pm, editado 1 vez
    avatar
    Kobayashi Tomoe

    Mensajes : 275
    Inscripción : 23/01/2016

    Re: Quien no es un dios y sangra.

    Mensaje  Kobayashi Tomoe el Dom Abr 03, 2016 8:12 pm

    Después de que él se cansó de estar mandando al piso al menor detuvo el entrenamiento, sin antes dar una mirada general al cuerpo ajeno y guardar una de sus dos katanas en su cintura, caminó hacia el fuego. No le dirigió la palabra a su alumno, no podría aunque quisiera, no sabría que decirle: "Buen trabajo", los dos sabían que Hayato había apestado. además. Cubrió su rostro mientras Hiromi le servía de comer. Él le había prometido a Hayato que lo iba a cuidar ahora y siempre. Rascó su nuca y empezó a comer lentamente.

    Hiiro se acercó a Hayato para ver el estado en el que se encontraba. Tomoe siempre había sido duro consigo mismo, pero de igual forma con el resto.

    —Déjame ver —sugirió antes de tomarle el rostro y dar un jalón para acomodar la nariz que parecía todo menos una nariz. El hermoso rostro de Hayato estaba mancillado. Sacó un pañuelo con el cuál empezó a limpiar el rostro, le sonrió acariciando aún las mejillas—. Tú puedes —murmuró antes de ponerse de pie y regresar a donde su maestro comía.

    —¿Vas a comer o te vas a quedar ahí tirado para siempre, Sakurai? —preguntó Kou.

    El viaje se reanudó al amanecer y Hiiro decidió ir junto a Hayato que parecía irse a desmayar en cualquier momento. Entraron a Tokyo sin ningún problema.

    —Hayato, ve a casa toma tu día como herrero y te espero en dos días en el clan —ordenó sin voltear a verlo, siguió avanzando hacia donde estaba la casa de los Kobayashi.

    —¿Te acompañó a casa? —susurró Kou—. Sólo lo preguntó por cortesía porque igual el maestro me pidió que te sguiera de todos modos... —dijo fastidiado empezando a arrearlo a que andara—. ¿Te sientes miserable? Eso es bueno... de otra manera morirías pronto... Los hombres con miedo viven más...

    Invitado
    Invitado

    Re: Quien no es un dios y sangra.

    Mensaje  Invitado el Lun Abr 04, 2016 6:17 am

    Como este personaje ya no tiene propósito, tampoco veo el por qué lo que una vez escribí con él deba seguir aquí.


    Última edición por Sakurai Hayato el Sáb Feb 11, 2017 7:29 pm, editado 1 vez
    avatar
    Kobayashi Tomoe

    Mensajes : 275
    Inscripción : 23/01/2016

    Re: Quien no es un dios y sangra.

    Mensaje  Kobayashi Tomoe el Lun Abr 04, 2016 7:52 am

    La noche de su regreso su padre había mandado a llamar a Nanami, la geisha que estaba al servicio directo y bajo proyección de Tomoe, quien la recibió en su alcoba sólo por el mero capricho de su padre, pero no pasó nada puesto que Tomoe estaba lo suficientemente deprimido por lo ocurrido con Mitsuhime y con Hayato como para poder tener algún tipo de reacción, además que las suaves curvas femeninas le habían dejado de parecer interesantes hacía mucho tiempo.

    A la mañana siguiente descansó de sus obligaciones, fueron los servicios funerarios para Mitsuhime y fue a dar las condolencias a la familia de éste, había dejado una austera viuda que parecía triste pero no hizo ningún tipo de drama, sólo observó con resentimiento al líder del clan, se empezaba a generar un odio hacia Tsubaki en los corazones no sólo de su hijo sino de todos, que los Yakuza los estuvieran cazando era culpa de Tsubaki y sus amigos extranjeros.

    Por su parte, Tomoe se encargó de informar a la viuda y padres de su leal amigo que el clan absorbería los gastos que el hombre dejará atrás. Lo cual alivió mucho a la viuda, también prometió encontrarle un buen marido para que se volviera a casar y no quedará desamparada. Lo que le gustaba de las esposas del clan era que entendían las cuestiones socio-culturales.

    Mikoto era una mujer amable, silenciosa y bastante devota a su hogar, era hija de una familia samurai que había estado con los Hebi desde hacia mucho tiempo; Tomoe de verdad buscaría un buen esposo para la mujer, no quería que quedara sola a la deriva.

    Al día siguiente, los servicios funerarios fueron pero no asistió él, ya no tenía porque presentarse ahí. Por otro lado se encargo de ver las deudas de Mitsuhime, y cuando se enteró que Hayato había llegado lo fue a recibir. Para su sorpesa, el menor lo esperaba con un precioso presente.

    —Un O-tanto... —sonrió mientras lo tomaba, sacó el propio que siempre cargaba en el interior de su yukata y lo tiró como si fuera basura para meter el que Hayato había confeccionado—. Lo usaré para siempre —dijo tomoe ilusionado. Después lo arrastró consigo al patio para ponerlo a entrenar.

    La practica fue dura casi igual que todos los días, pero tuvieron que detenerla cuando Kuma llegó con información de Mikoto, la viuda de Mitsuhime que esperaba hablar con él en la sala de té. Además...

    —Oye Kuma, ¿traes tus katanas?

    —Siempre las traigo, Tomoe-sama —informó serio, no le gustaba ver a Hayato tan roto como estaba en ese momento, tirado tratando de respirar.

    —Kuma, quiero mostrarle a Hayato como es el giro para la primer "forma" del estilo —explicó Tomoe de buen humor.

    Kuma gruñó, bajó al patio sacando su katana y un sai, a diferencia de Tomoe, Kuma usaba una técnica combinación de corte largo y corto, mientras que Tomoe usaba las dos gemelas hechas por el padre de Hayato.

    —Fíjate en los pies de Kuma, y en mis pies, Hayato —pidió el mayor, antes de comenzar, a diferencia de aquella vez los ataques eran más suaves, y lentos, justamente para que Hayato pudiera captar todo con precisión.

    Era fluido, repetían el golpe.

    —Pero... si mueves tu pie para acá... —hizo la demostración el futuro líder a su alumno, Hiiro se había unido a observar la demostración amistosa—. Vas a perder tu katana —y así fue, por acomodar mal el pie, una de las katanas de Tomoe salió volando—. Aquí puedes sacar un arma corta, por eso siempre cargo un O-tanto —hizo frente al ataque con el arma en mano sustituyendo la katana.

    —¿Es nuevo, Tomoe-sama? —cuestionó Kuma.

    —La hizo Hayato para mí... —presumió sonriendo.

    Kuma parpadeó—. ¿Qué? —titubeó en el ataque.

    —Sí, Haya-chan hizo este O-tanto para mí, verdad que... es fuerte —inquirió volviendo a atacar.

    Sin embargo, todo pasó tan rápido que ni siquiera Hiiro alcanzó a reaccionar, sólo se vio como la liviana (y frágil) hoja de metal del O-tanto salió volando partida en dos por el poderoso filo de Hana (la katana de Kuma), y como el sai había lacerado el brazo de Tomoe haciendo que éste dejara caer las dos armas y se flexionara para sostenerse la herida.

    —¡¿Qué mierda haces?! —gritó Tomoe.

    Hiiro reaccionó y corrió a ver la herida del joven maestro. Kuma parpadeó viendo lo que había hecho y después observó con resentimiento puro a su mejor amigo. Un reclamo implícito de una promesa rota había ahí.

    Invitado
    Invitado

    Re: Quien no es un dios y sangra.

    Mensaje  Invitado el Lun Abr 04, 2016 8:15 am

    Como este personaje ya no tiene propósito, tampoco veo el por qué lo que una vez escribí con él deba seguir aquí.


    Última edición por Sakurai Hayato el Sáb Feb 11, 2017 7:29 pm, editado 1 vez
    avatar
    Kobayashi Tomoe

    Mensajes : 275
    Inscripción : 23/01/2016

    Re: Quien no es un dios y sangra.

    Mensaje  Kobayashi Tomoe el Lun Abr 04, 2016 8:40 am

    Tomoe le sonrió al menor al verlo llegar. Kuma se había ido con el corazón encogido hacia otra sección del clan. No tenía ganas de ver la demostración de afecto de su Hayato hacia su horrible hermano. Odiaba eso. Por su parte el mayor movió la mano para enseñarle que no había sido nada.

    —¿Ves? Sólo fue un pequeño rasguño... y sobre lo del O-tanto... —bufó tomando el que llevaba antes, lo volvió a guardar—. supongo que tendré que seguir usando este hasta que me hagas uno especial... —se incorporó—. ¿Entendiste la Forma? —preguntó serio—. Volvamos al entrenamiento... —le sonrió de forma torcida para mover el cuello. Fue a recoger us katana para reiniciar con su labor de enseñar a su joven alumno.

    Los días pasaron bastante tranquilos, el entrenamiento era duro para el adolescente, pero fue justo una noche en medio del descanso de los estudiantes y samurais que Hayato fue mandado a llamar por líder. En la sala estaba un Tomoe que miraba fijamente hacia el piso, Hiiro y Hiromi que estaban igual de serios. Tsubaki con su ya conocida sonrisa perversa y los acompañantes del líder. En medio del salón dos mujeres y un hombre.

    Tomoe alzó la mirada lentamente cuando Hayato entró a la sala. De hecho, todos lo miraron.

    —Hayato, ven aquí —pidió el líder—. Quiero que conozcas a Mikoto-san, es la viuda de Mitsuhime... eres un hombre de 17 años... así que, deseo que la tomes como tu esposa para que no quede desprotegida...

    El mayor desvió la mirada mordiendo sus labios, había rabia corriéndole por el cuerpo. Después Tsubaki rió divertido.

    —Estoy jugando... pero sí necesito que por favor, acompañes a Mikoto-san hasta Chubu... estamos en problemas y no podemos dejar que Mikoto-san viaje sola... Hiiro y Hiromi deben estar con Tomoe en una misión peligrosa donde sólo serías un estorbo... ¿serás capaz de proteger la vida de Mikoto-san, Hayato?

    Invitado
    Invitado

    Re: Quien no es un dios y sangra.

    Mensaje  Invitado el Lun Abr 04, 2016 10:12 am

    Como este personaje ya no tiene propósito, tampoco veo el por qué lo que una vez escribí con él deba seguir aquí.


    Última edición por Sakurai Hayato el Sáb Feb 11, 2017 7:29 pm, editado 2 veces
    avatar
    Kobayashi Tomoe

    Mensajes : 275
    Inscripción : 23/01/2016

    Re: Quien no es un dios y sangra.

    Mensaje  Kobayashi Tomoe el Lun Abr 04, 2016 12:02 pm

    Shimada Kou, hijo de la respetada familia Shimada, 24 años de edad, compañero de entrenamiento dle segundo hijo del líder del clan. Sobresaliente arquero del clan Hebi. Era soltero por decisión. Ahora era el hombre más feliz del mundo, estaba seguro que podía morir sin ningún tipo de problema ahí mismo. Estaba triste como todos ellos por la muerte de Mitsuhime, pero con su muerte, Mikoto quedaba relativamente soltera, y ahora podía hacer un viaje en conjunto.

    Cuando Tomoe acabó de torturar a Hayato, Kou se acercó para ayudarlo a llevarlo a su habitación, al dejarlo tirado en el umbral, no iba a ir a dejarlo hasta el futón, se flexionó cogiéndolo de la solapa de la sucia yukata.

    —Sí arruinas el viaje, haré que lo que te hizo Tomoe-sama parezca un juego de niños —advirtió antes de dejarlo ir. Después voló hasta su propia pieza.

    En la madrugada, Tomoe se había despertado a la misma hora de siempre, sólo que en vez de ir a meditar como siempre lo hacía, terminó por ver como Mikoto, sus acompañantes, Kou y Hayate se iban. Hiiro y Hiromi los despedían. La viuda iba en carruaje que recogería a más pasajeros del clan que se dirigían hacia Chubu mientras que los dos dispuestos a su protección montaban caballo.

    —Sakurai, veo que controlas mejor a Umi —decía refiriéndose al caballo, era el mismo que había montado la vez pasada, era blanco con las patas negras—. Procura que esta vez tu imprudencia no mate a nadie, ¿vale? —le sonrió divertido—. Por cierto... de regreso escoltaremos al maestro Kou y al joven maestro Ryunosuke... vienen viajando desde Oiita.

    Siguió avanzando.

    —Es extraño, todos vuelven a tener hijos, pronto el clan se volverá a llenar de niños que serán la siguiente generación a nosotros, aún recuerdo cuando tú corrías con Kuma-sama por los pasillos jugando, es increíble que él se haya convertido en un magnifico guerrero como sus hermanos mayores, y tú sigas igual de patetico —rió—. Mucha gente cree que con la llegada del joven maestro Ryunosuke el líder se verá presionado a regresarle su papel como heredero al liderazgo a Kou-sama —frunció el ceño—. Si eso ocurre Tomoe-sama será reducido a un general más y todo por lo que ha luchado habrá sido en vano... es increíble como un bebé puede hacer caer la balanza hacia un lado aunque ese lado no sea el adecuado —pensó en voz alta.

    —Y si preguntas... sí Ryunosuke-sama es hijo de Kyo —semisonrió de forma torcida—. Había estado hasta este momento en Oiita porque es hijo bastardo... a pesar que su madre es una esplendida guerrera, se les prohibió el matrimonio porque el clan se quedaría sin un samurai formidable —expresó—. Ahora ve allá y cuida el frente, yo cuidaré la retaguardia.

    Contenido patrocinado

    Re: Quien no es un dios y sangra.

    Mensaje  Contenido patrocinado


      Fecha y hora actual: Jue Jul 27, 2017 1:41 pm