Japón Monogatari

Descubran la historia de la guerra entre Clanes legendarios, guerreros unicos en medio de una tierra de criaturas mitologicas


    Kekkon ( priv. )

    Comparte
    avatar
    Jamal

    Mensajes : 2473
    Inscripción : 23/07/2010
    Localización : Tokio

    Kekkon ( priv. )

    Mensaje  Jamal el Vie Abr 08, 2016 4:47 pm

    Había pasado una semana desde la llegada de Vito a casa, traía consigo un pergamino que contenia los terminos y condiciones en los que había llegado con el Clan Hebí, desde ese día había mandado redoblar la seguridad de la casa principal, a Vito no había podido verlo pues al llegar de inmediato se había lanzado a un punto en el distrito rojo donde fueron atacados, había salido herido y por consiguiente indispuesto. Sabía perfectamente que su enfermedad era parte primordial que en cada pelea saliera mas herido de lo normal pues le impedia sentir el daño que recibia y no sabía cuando parar, sin embargo era listo y eso le gustaba. Por ello recibiria su tatuaje dentro de poco, el simbolo de un yakusa ya lo había diseñado pues había pasado horas dibujando algo que fuera de acuerdo con él.

    Este día, lo había elegido para presentar a Kamil con su futuro esposo, algo que francamente hizo que la sangre se le espesara, no había visto al chico pues había sido asislado del ala de la casa donde los gemelos estudiaban y paseaban, prefería que fuera así, los gemelos estaban en el ala norte y el invitado en el ala sur, Vito había mandado poner dos escoltas al Hebi su seguridad había sido parte del trato y lo entendia, había mandado también que estudiera Kendo y pelea cuerpo a cuerpo con los hijos de los demás yakusas, el kendo era una disiplina que le habían dicho dominaba ala perfección pero la pelea cuerpo a cuerpo era algo en Japón que se interpretaba de manera diferente, había demasiadas disiplinas propiamente japonesas, estaba el karate, el aikido por nombrar algunas pero la que ellos enseñaban era algo mas tosca y efectiva, se tenía la mentalidad de que "quien pega primero pega dos veces " el karate era defensa, algo que  se les enseñaba también, el aikido era  una tecnica que usaba la fuerza del contrario algo muy efectivo todas juntas hacían a alguien lo bastante eficas para defenderse sin un arma. Además de que estar ocupado lo entretendría, estar con chicos de su edad lo pondría en confianza, había sido claro en decír que no quería que nadie se metiera con él, era un invitado y se le tenía que respetar como si fuera un hijo mas del lider.

    Jamal se paseo por esa ala de la casa desde muy temprano, había elegido como vestimenta un sencillo pantalon negro y una camisa de lino blanca, sin guardias, quien lo viera y no lo conociera pensaría que era un mozo o un mensajero o alguien perdido, pero el lider para nada, se paseo por las campañas viendo cada una de las lecciones, estuvo odservando al pequeño niño que había sido elegido como esposo de su querida niña, la pregunta era ¿daria el ancho?, con las manos por detrás llego a donde le estaban dando la lección, el kendo era algo que a Jamal no le gustaba mucho, siempre se había valido de armas poco usuales para escapar pero no el kendo, apesar de que dominaba la tecnica enseñada por los Ookami no le gustaba mucho que digamos. Pero era algo necesario en algunas ocasiones.

    Se recargo en la pequeña barda puesta al aire libre para que entrenaran los chicos.
    avatar
    Yura Kotetsu

    Mensajes : 199
    Inscripción : 13/01/2016

    Re: Kekkon ( priv. )

    Mensaje  Yura Kotetsu el Vie Abr 08, 2016 5:14 pm

    Aunque había hecho un trato con Jamal de quedarse con los escorpiones, la verdad es que seguía viendo a los Ookami, era benéfico en todo caso que se supiera de aquel clan, eso sí, nada de información de la que obtenía en uno o el otro clan se la decía a ninguno de las dos personas ni a Jamal-baka, ni a Arick-sensei, le tenía apreció a su profesora, más de lo que debía, ella no le mentía, ella no lo abandonaba, ella no era como su madre. Así que variaba las temporadas entre estar con una persona y la otra. Sus hermanos lo odiaban, así que se mantenía al margen y poco tiempo en Nagoya para no tener que lidiar con el odio del par. Otro cuento era Vito, el otro hijo de Jamal que lo veía como si fuera la cosa más insignificante del mundo. A Kotetsu le valía poco en realidad.

    Había llegado la noche anterior a Nagoya pero a la casa llegó hasta la mañana escoltado por uno de los guardas que el propio Jamal le había impuesto, el cual no lo dejaba ni a sol ni a sombra, era como una lapa que lo vigilaba en todo, al menos mientras estaba en el territorio Yakuza porque en el territorio Ookami era más complicado, quizás también para eso iba con los lobos, para sentir libertad.

    -El jefe está en el ala sur, Yura-dono -dijo uno de los sirvientes de Jamal. A él lo seguían confundiendo con su madre, no le importaba así se saltaba cualquier tipo de problemas.

    Sin demora caminó por la casa y encontró a su ¿pareja?... a Jamal viendo el entrenamiento de los chicos de kendo. Se coló hasta su costado también con la mirada clavada en los que entrenaban.

    -Eres un enfermo, no te basta con corromper al hijo de tu esposa infiel sino que también espias a tus jóvenes guerreros -dijo con son burlón, mirándolo de reojo para sonreírle-. Estoy en casa, jefe... -comunicó pasándole el reporte de las últimas noticias en Kioto y una carta de Mayia donde se informaba ninguna novedad con el paradero de Ayami-. ¿Qué estamos viendo exactamente? -cuestionó recargándose del barandal de madera para ver de frente a Jamal. Seguía pensando que estaba idiota al gustarle semejante, después alzó la mano alcanzando un mechón de cabello negro que acomodó detrás de la oreja del hombre. Se quedó en silencio acompañando al líder.
    avatar
    Kobayashi Ryunosuke

    Mensajes : 116
    Inscripción : 02/04/2016

    Re: Kekkon ( priv. )

    Mensaje  Kobayashi Ryunosuke el Vie Abr 08, 2016 5:30 pm

    Los estudiantes yakuza la tenían difícil al tener que aprender el mismo estilo de pelea, era un sistema diferente al cual había tenido que adecuarse. Todos entrenaban a la vez, sin importar el rango que tuvieran y además, practicaban una extraña combinación de combate cuerpoxcuerpo lo cual hacía que los días para Ryunosuke fueran eternos. Los primeros tres días había apestado, pero después, como solía ser él, había cogido el ritmo sin problema, como si desde siempre hubiera nacido en la cuna de escorpiones. Integrándose y tratando de no sobresalir de mala forma. El primero, segundo, tercer combate se dejó ganar, pero en el cuarto, quinto y los siguientes, ganó sin dudarlo. Era una estrategia: ganarse la confianza y después el respeto. Así es como Tomoe-dono lo había hecho en su juventud y parecía funcionar.

    El viaje a Nagoya había sido interesante, logró ver cosas más allá de Tokio, era la primera vez que iba a Nagoya y si no fuera porque iría a conocer a su prometida, hubiera estado sumamente excitado. Por otro lado, el clan de los yakuza no era para nada feo, más bien era grande, muy vigilado como el de su tío Tomoe; ambos clanes eran verdaderas obras de arte. Aunque doliera reconocer agradecía que le colocaran escoltas puesto que los hombres ahí -tatuados de cabo a rabo- daban mucho más miedo que las escoltas de su hogar.

    No había niños, todos entrenaban, y sino trabajaban.

    Ni luces de su prometida o del líder.

    Para el segundo día envió una carta a su clan, para informar a su tío y a su Haha -la pareja de su tío- que estaba bien, que lo estaban tratando con respeto y que todo estaba perfecto. La carta obviamente fue leída y enviada. No esperaba una respuesta pues lo había solicitado en su propia redacción, por nada del mundo pondría en riesgo el clan al cual pertenecía su prometida. La idea la había asimilado bastante bien y gracias a los entrenamientos duros y constantes no había podido dar muchas vueltas al asunto. Eso sí, un día se detuvo en el recibidor, regresaba de practicar tiro con arco, ahí había un enorme cuadro de una preciosa mujer de cabellos níveos y un hombre muy atractivo de cabello negro, eran como el ying y el yang, ella tenía unos ojos serenos y rojizos, mientras que él tenía una expresión indómita. Se preguntaba si serían el señor y la señora del clan.

    —Es madre y líder —dijo uno de sus compañeros de la practica.

    —¿Y por qué no los vemos por los pasillos? —para él era cotidiano ver a Tomoe-sama andar por ahí, comiendo fruta con los niños del clan o hablando con Hayato sentados debajo del árbol de manzano o compartiendo entrenamiento con los otros miembros, pero en Nagoya todo era diferente.

    —Porque perdimos a madre y el líder la está recuperando —contestó fríamente otro compañero más.

    La idea le pareció totalmente espeluznante a Ryunosuke. Imaginó la situación, sí Hayato-dono se perdiera, seguro Tomoe-sama haría lo mismo, buscarlo por cielo, mar y tierra.

    Aquella mañana en particular estaban practicando kendo. La clase favorita de Ryunosuke, no se percató que estaba siendo observado, sin embargo en ese momento comenzaron los duelos individuales. El Hebi arrasó con sus compañeros, era un pequeño petulante de mierda que no por nada era el mejor estudiante del propio líder de su clan.

    —¿Alguien más quiere probar suerte? —cuestionó Ryu a lo que los estudiantes se quejaron y se tiraron sobre él. El maestro estaba sorprendido de lo rápido que había hecho lazos con sus estudiantes, sin embargo, en el fondo sólo era una estrategia, una que estaba funcionando. Contaba los días para largarse de ahí.

    -----
    :3
    avatar
    Jamal

    Mensajes : 2473
    Inscripción : 23/07/2010
    Localización : Tokio

    Re: Kekkon ( priv. )

    Mensaje  Jamal el Vie Abr 08, 2016 5:42 pm

    Se había recargado completamente recaargando la barbillan el barandal poniendo a contra peso sus brazos, así qeu cuando llego Kotetsu lo miro desde ahí sin decir nada, solo le dirigio una mirada envenenada mientras dirigia otra vez la vista a los chicos.

    -Tengo razónes para ver a los niños, tu te fuiste, comienzo a pensar que debo atarte.


    Dijo riendo, mientras se levantaba lo miro de arriba abajo como buscando muestras de que hubiera estado con alguien más, al no verlas se aceerco y le revolvio el cabello.

    -Estabamos viendo al futuro esposo de Kamil-chan.

    Había dejado que su voz mas amarga le anunciara eso, no le gustaba para nada, su niña, su preciosa niña estaría comprometida con un renacuajo como ese, era demasiado pequeño, demasiado debil, no creía que podría proteger a su hija de nadie,. Entonces el sensei anuncio  que harían un combate, el sensei había notado que el lider estaba presente así que había razón de peso para esa demostración, el sensei eligio al chico Hebi y a otro chico de su estatura. Todos los días había sido informado de los avances del chico, había incluso pedido que se le dieran clases de arte como a todos los demás, así que cuando estuvo presente de su habilidad.

    Jamal se levanto movido por la curiosidad de como se desarrollaria el chico en el campo de batalla, era obvio que todos peleaban como si estuvieran en una pelea real, por ello los otros clanes los miraban de mal modo, no usaban proteccíón de ningún tipo además de que se les entrenaba para matar, el moreno se cruzo de brazos y no pudo evitar dibujar una sonrisa amplia en sus carnosos labios, el chico era bueno, realmente bueno en el kendo, Jamal miro a Kotetsu y luego ledio una palmada en la espalda.

    -Vas tu, Bichitan.

    avatar
    Yura Kotetsu

    Mensajes : 199
    Inscripción : 13/01/2016

    Re: Kekkon ( priv. )

    Mensaje  Yura Kotetsu el Vie Abr 08, 2016 6:51 pm

    -¿Ah? -enarcó la ceja y miró por sobre su hombro-. ¿El prometido de mi neechan? -cuestionó riendo viendo los celos de Jamal en sus palabras. Pero sus ojos dejaron de observar a los chicos y se dedicaron de ver a su "jefe", lo último que se esperaba era esa noticia, después rió divertido-... ¿También vas a buscar una esposa para mí, Líder? -bromeó, le gustaba cucar al mayor. Aunque suspiró y peinó sus cabellos hacia atrás.

    Se estiró, justo iba anunciar que se retiraba a descansar por el viaje, pero pronto le llegó la orden.

    Enarcó la ceja y rió entredientes.

    -¿De verdad quieres que vaya a pelear con él? -cuestionó y bufó-. Bueno... me voy a contener porque será un niichan -siguió caldeando a Jamal-. Sensei... -movió la mano Kotetsu sacando los guantes de piel de por detrás de su hakama, ahí los llevaba siempre-. Líder pidió que peleara con... -miró a los chicos, y el más estiradito, presuntuoso, seguro ese era la serpiente-...con el nuevo.

    Kotetsu llevaba un tiempo entrenando con Mayia, por fin se había decidido enseñarle el estilo de la "Flor de dios", el mismo tipo de kendo por el cual su madre había sido letal guerrera. Los estudiantes se hicieron a un lado, y el mayor acomodo sus dos katanas en su cintura.

    -Te daré ventaja, lagartija... -riñó Kotetsu torciendo la sonrisa. Se lamió los labios, lanzó una mirada lasciva hacia Jamal y después frunció el ceño, no estaba dispuesto a dejar que siguiera burlándose del clan Yakuza, del clan de su amado Jamal.
    avatar
    Kobayashi Ryunosuke

    Mensajes : 116
    Inscripción : 02/04/2016

    Re: Kekkon ( priv. )

    Mensaje  Kobayashi Ryunosuke el Vie Abr 08, 2016 7:04 pm

    Estaba cansado, celebrando su última victoria cuando de pronto una persona extraña llegó. Era muy parecida a la que había visto en el retrato, peor aún, las mejillas de Ryunosuke se sonrojaron de forma terrible al ver que lo veía a él de frente y de manera tan intensa. Se sintió confundido cuando de pronto lo señalaron como que él sería su siguiente contrincante. Por lo cual accedió, vencería a cualquiera.

    Pero, ¿acaso esa persona era una chica? Sería como su madre. Por el contrario, cuando habló, descubrió que era un chico, un hombre, con voz varonil y decidida. Ryu ´sonrió de medio lado, lo haría morder el polvo.

    —Espero que sepas lo que haces... —gruñó Ryu preparándose con su katana.

    Cuando el sensei dio la orden pegó carrera hacia donde el chico estaba empezando a atacar sin cuartel ni duda, era feroz sus movimientos, y hasta estocadas a las piernas. Lo iba a hacer trizas, era digno representante de los Hebi y lo iba a demostrar. Sus sentidos bien abiertos al entorno, nada lo iba a sorprender.
    avatar
    Yura Kotetsu

    Mensajes : 199
    Inscripción : 13/01/2016

    Re: Kekkon ( priv. )

    Mensaje  Yura Kotetsu el Vie Abr 08, 2016 7:13 pm

    "¿Ah?"

    Coño, sí que era bueno ese niño, sin embargo, era nada comparado con el extenuante entrenamiento al que Arick-sensei y Mayia-sensei lo sometían. Día y noche cuando no estaba en el clan Yakuza. Le había prometido a Jamal que lo protegería en cuánto creciera, y necesitaba cumplir esa promesa para hacerle saber que no lo dejaría solo jamás.

    Esquivaba cada golpe, y ni siquiera había sacado su katana, sin embargo, en una barrida tuvo que saltar y sacar por fin su arma, chocándola con fuerza y empujándola. Kotetsu era más grande que el niño, y por lo tanto,t enía más fuerza, lo hizo retroceder en el forcejeo de los metales y tuvo el descaro de lamer el filo de su propia arma mientras seguía empujándolo. Por fin lo pateó y ahora fue turno de Kotetsu de atacar.

    Fuerte y duro.

    Se le estaba pegando lo perverso y descarado de Jamal, pues él solía acompañar al yakuza cuando se encontraba en Nagoya y lo veía hacer negocios, fingía ser su "guardaespaldas" así como Ren y Yukari lo eran para Vito. Por eso es que se había aferrado en aprender y perfeccionar su estilo de kendo. El estilo de Yura Ayami. Se giró para atacar por el lateral, pero sólo era una finta, un paso que a ella le salía precioso a Kotetsu aún le faltaba pulir pero aún así lo ejecutaba. El sensi sintió una punzada en el estomago, ver pelear a Kotetsu era como ver pelear a madre, a Yura Ayami, ese niño en manos de Jamal se iba a volver peligroso, los ojos del sensei se clavaron serios en el líder.
    avatar
    Kamil Sakuragi

    Mensajes : 98
    Inscripción : 02/04/2016
    Edad : 24

    Re: Kekkon ( priv. )

    Mensaje  Kamil Sakuragi el Vie Abr 08, 2016 7:33 pm

    “No se puede decir que alguien sea de verdad brillante si no sobrepasa con mucho a lo que encontramos de ordinario. Una mujer ha de tener un conocimiento completo de la música, del canto, del dibujo, del baile y de los idiomas modernos para merecer ese calificativo; y junto a todo eso, ha de poseer un algo indefinible en el semblante y en la manera de andar; así como en el tono de voz, la elocución y la manera de expresarse, porque, de lo contrario, sólo merecerá a medias ese elogio”
    Caroline Bingley - ORGULLO Y PREJUICIO

    El viento movía sus cabellos de un lado al otro bajo la sombra de la visera que ocultaba sus ojos curiosos a la vista, y sus piernas cuan largas eran se balanceaban de un lado al otro, desde los más de dos metros de altura, se extendía ente su visión el patio de entrenamiento del ala sur. Para Kamil la palabra imprudencia tenía un significado claro, había leído montones de diccionarios y conocía tanto su estructura gramatical como su entonación en varios idiomas, incluso podría nombrarlos uno detrás del otro sin tener que consultarlo. También conocía el termino impulsividad prácticamente desde su nacimiento, ella y su amado gemelo en más de una ocasión habían sido aleccionados al respecto.

    Sin embargo, el conocimiento de una u otra palabra no habría podido alterar el curso de los acontecimientos, de hecho, no había poder en el mundo que hubiese podido hacerlo, ni Ha-chan, ni Vitto-nii, ni si quiera su adorado Tousama tenían el poder para detenerla cuando algo se alojaba en su pequeña cabeza. Pensó con tristeza que eso no era del todo cierto, si su madre no hubiese desaparecido, si hubiese sido capaz de salvar a su adorado padre de la locura con su propia fuerza, el asunto del compromiso seria uno que no se tocaría ni en sus más descabellados sueños.

    El chico en cuestión había llegado una semana atrás apenas, recordaba vagamente haber escuchado el ruido de las ruedas del vehículo al entrar en su hogar, las había escuchado también cuando su hermano mayor había partido, el acento estruendoso y musical de Katlella no se había hecho esperar, en realidad le había faltado tiempo para deshacerse en información, muy propio de su punto de vista occidental e indiscreto, de repente todo habían sido discusiones de kimonos nuevos, maquillaje y dios no le permitiera hablar del resto de enseñanzas que esa mujer consideraba apropiadas a su condición de joven comprometida.

    Sacudió el rostro lentamente y doblo las rodillas intentando borrar aquellas palabras de su mente, incluso ahora mientras veía al jovencito practicar kendo junto al resto de estudiantes se decía que debía ser una broma, no era posible que alguien como su amado padre hubiese decidido entregar su mano como si fuese un contrato comercial… como de hecho era, ¿No había marcado eso su propia historia?, La chica lo dejo pasar, en los últimos años no había caso  en buscar significados ocultos en las acciones de su Tousama, mismas que lo habían orillado a tenerla recluida durante la última semana en el ala norte, situación que Kamil no aceptaría ni un segundo más.

    Esa misma mañana había enviado lejos a Kata, con el claro fin de escaparse del resto de doncellas que poco o nada tenían que hacer ante sus habilidades de escape, sonrío de manera ladina al recordar que le había pedido buscar un “Damasare” turquesa para combinar con el Kimono amarillo que pretendía usar esa tarde, mientras se preguntaba cuanto tardarían las jóvenes costureras en decirle que había sido engañada. Pero ya se preocuparía por eso después, de momento lo más importante era observar a ese joven que decían seria su prometido, para Kamil eso aún era una tontería sin pies ni cabeza.

    Observo sus rápidos movimientos de aquel joven, era rápido y había algo en su forma de moverse que le recordaba a la de una serpiente, Kamil no dudo de que si, estuviese peleando enserio podría haber matado a ese joven estudiante, al que en el contexto actual solo había dejado completamente derrotado. Para la joven de ojos chocolate siempre había resultado todo un misterio el modo en el que la camaradería masculina se mostraba, lo había visto en su propio hermano, pero sin embargo aun así no comprendía, como después de un feroz combate venia el sereno entendimiento de los guerreros. Cuando el movimiento frenético de la lucha se detuvo observo con atención a aquel muchacho parecía frágil y delicado, con sus cabellos oscuros y su piel pálida.

    Colocó entonces la mano derecha, en la que se apoyaba contra la dura corteza del árbol, bajo su barbilla en un gesto de concentración y observo el gesto petulante del chico, sin duda estaba orgulloso de aquellas habilidades suyas, Kamil tenía que admitir muy a pesar suya, que en esos brazos había potencial, no el potencial de un amante claro, no veía a Darci, Romeo o el rey Kong, pero algún día sería un guerrero letal como cualquiera de los suyos, aunque quizá mucho más recto y formal, en ese aspecto le recordaba a los viejos pergaminos con dibujos de samuráis. – Un amor épico…. ¿Eh? - dejo escapar un suspiro suave que no delato su presencia desde aquella posición privilegiada.

    Justo en ese momento entro aquel joven albino en su presencia y su corazón se estremeció de dolor al recordar un rostro tan parecido a aquel que no había abandonado sus sueños ni un solo momento, lejano, inalcanzable, indómito y doloroso como los primeros años de su infancia. Era la sombra de su madre la que ahora se batía en duelo contra el joven de los hebi, ella sabía que era imposible y sin embargo ahí estaba, moviéndose con más gracia que cualquiera de las sosas bailarinas de ballet danzando al compás de las espadas. Extendió su mano hacia aquel fantasma y entonces… entonces el cielo cambio de posición con el suelo mientras ella sentía la suave tierra bajo su cuerpo, produciéndose un leve escozor en la zona de los brazos, quizá producto de las ramas- ¡Que dolor! - murmuro mientras se acariciaba la piel herida.
    avatar
    Kobayashi Ryunosuke

    Mensajes : 116
    Inscripción : 02/04/2016

    Re: Kekkon ( priv. )

    Mensaje  Kobayashi Ryunosuke el Vie Abr 08, 2016 7:53 pm

    Ese maldito albino era bueno. No podía sencillamente ignorar un sólo detalle porque ocupaba su cuerpo completo. Estaba al frente, atrás, izquierda, derecha. Arriba. Abajo. Sus ojos debían estar en los carmín para saber en que posición debía de moverse. Pero cuando llegó el verdadero duelo de fuerzas.

    Ryunosuke empezó a perder.

    Chasqueó la lengua, y el espeso sudor se hizo presente en toda su piel. Hasta ese momento, ese albino era el que más había durado en combate y de pronto, parpadeó totalmente confundido cuando hubo pasado su lengua por el metal. Por primera vez se sentía en autentico peligro. En sus ojos brilló la determinación, recordando fugazmente que había mencionado la palabra "Jefe", quizás, sólo quizás, el líder lo estaba observando y el pelear contra ese extraño albino era parte de la prueba que tenía que librar. Estaba listo y mentalizado a lanzar el contrataque cuando notó de reojo como un bulto caía desde lo alto de un árbol.

    —¿Eh? —parpadeó, había sido una caída muy fuerte.

    Ese movimiento, le costó una herida superficial en el hombro.

    —Mierda —jadeó alejándose. Mientras veía la sangre que lentamente se acentuaba en su yukata de entrenamiento. Se armó un poco de conmoción pues sensei había dejado de atender el encuentro para ir a ver a la persona que había descendido del cielo como los ángeles. El chico se incorporó y miró con odio al albino, necesitaba desatar su furia, así que dio zancadas hasta aquel árbol, y empujó a todos, aún llevaba su katana en la mano. Vio al chico tirado en el suelo y sin miramientos, lo cogió de la camisa occidental para ponerlo de pie, se quejó por el ardor en la herida recién abierta pero su ira era más. Lo golpeó contra el árbol.

    —¡¿Qué crees que estás haciendo?! —preguntó iracundo. Sus ojos azules escudriñaron coléricos a los oscuros del otro chico que, a su ver, era bastante delgado y de finas facciones, pero el físico no lo iba a traicionar, el albino con el que había peleado parecía una chica y había resultado ser letal. Quizás ese afeminado que mantenía contra el tronco del árbol también era un crítico peleador. No se iba dejar llevar tan fácilmente. Soltó el arma y se dispuso a darle un par de golpes, el sensei abrió mucho los ojos sin saber que hacer.

    Pues había un pequeño detalle. Sensei buscó con con mirada urgente al líder, alguien necesitaba intervenir.
    avatar
    Jamal

    Mensajes : 2473
    Inscripción : 23/07/2010
    Localización : Tokio

    Re: Kekkon ( priv. )

    Mensaje  Jamal el Vie Abr 08, 2016 8:10 pm

    Había visto con sumo interes, de hecho hasta le sorprendio el avance de ambos en el campo de batalla tanto en el chico serpiente como en kotetsu incluso le parecio demasiado exitante la forma en que lamio el acero, mentalmente sus vocecillas vociferaron lo mucho que les gustaria jugar con el chico para probar que tan bueno era, si lo mataban en el intento quería decir que no era tan bueno, tal vez se mantuvo en su platica mental un par de minutos, tal vez uno mas, por lo que no vio exactamente cuando la pequeña bribona trapo hasta llegar ahí, sin contar que debio de engañar a sus damas para poder escapar que no era la primera vez claro estaba.

    Pero igual sonrió al ver la herida del chico Hebí incluso le irguio para hacer señas al sensei que era todo, hasta que el niño se lanzo furioso a donde ella había caido, claro que Jamal en ese momento no se había dado cuenta que ella estaba ahí hasta que la vio, el pequeño cuerpo, el sedoso cabello, el moreno iba dispuesto a reñirla por haber desobedecido no quería que ella y el pequeño insecto se vieran hasta que el lo aprobara, simplemente no quería contacto entre ellos. Pero no conto con la estupides del pequeño, se había lanzado contra ella y cuando la levanto para golpearla contra el tronco sintió como toda la sangre se le fue ala cabeza, dos hombres lo siguieron ala carrera pues el lider había llegado como alma que lleva el diablo hasta donde el chico, el sensei apenas si lo había mirado para pedir ayuda cuando Jamal ya lo había tomado por el cuello de la hakama y lanzado lejos en un solo y limpio movimiento lo arranco del espacio personal de su adorada hija.

    -Lider...recuerde...este es el joven maestro Hebi...

    Los dos hombres que lo siguieron le bloquearon el paso para que no arremetiera contra el invitado, simplemente Jamal estaba fuera de si, levanto la mano y con una mirada furica les grito. -Apartence¡¡

    Los dos hombres tragaron saliva, ellos habian sido encomendados por Vito-dono para la protección del joven maestro.

    El moreno arremetio contra ellos haciendo despliege de sus conocimientos en pelea cuerpo a cuerpo, mientras se lanzo corriendo sobre ellos los golpeo con el ante brazo en el cuello dejando a los dos hombres inabilitados, quedaron tendidos en el suelo sin aliento, pero su carrera no paro, se lanzo contra el pequeño crió que había osado levantar la mano a su princesa, al arremeter contra él este cayo de espaldas al suelo.

    avatar
    Kamil Sakuragi

    Mensajes : 98
    Inscripción : 02/04/2016
    Edad : 24

    Re: Kekkon ( priv. )

    Mensaje  Kamil Sakuragi el Vie Abr 08, 2016 8:38 pm

    Ni siquiera se había recuperado de la conmoción provocada por la caída cuando noto a todas las personas a su alrededor mirándola, bajo el rostro y se acomodo el gorro lo mejor que pudo intentando ocultar su identidad, sin embargo era plenamente consciente de que todos los estudiantes y el sensei estaban familiarizados con esa vestimenta peculiar, y en realidad no lograría engañarlos. Sin embargo demostró estar equivocada cuando sintio la mano de aquel joven levantarla como si se tratara de un costal lleno de ropa, en ese momento todos los presentes pudieron ver su rostro y ella... ella simplemente se enfrento a un par de fríos ojos azules y una frase de molestia. Las manos del muchacho de los hebi demostraron ser mas fuertes de lo que pensaba o quizá simplemente se estaba dejando por la conmoción de todos los eventos que la hacían sentir su corazón palpitar con rapidez.

    Iba a contestar, una replica aguda se había formado en sus labios, una del tipo "¿Que clase de guerrero culpa a otros de su falta de consciencia?", pero no tuvo ocasión de expresarla, pues su campo visual fue abierto de manera repentina una vez mas, pendo que aquel chico lo tenia bien merecido e incluso que era a ella a quien correspondía haberse hecho cargo de la situación, después de todo había sido ella la principal ofendida. No obstante los pasos de su adorado Tousama seguían un paso furibundo en pos de su joven prometido y sintio lastima por el chico, después de todo el no lo sabia. Los Dos protectores del hebi intentaron detener a su padre, pero no era sensato enfrentar a un escorpión decidido a matar.

    Tomo aire entonces en sus pulmones y apretó los puños, ese comportamiento no era el adecuado para un hombre de la altura de su padre, en realidad ese comportamiento ponía en peligro a toda su familia y aunque era en esencia culpa suya, no iba a dejar que el asunto pasara a mayores - es suficiente ¡Tousama!- dejo escapar todo el aire en un grito firme mientras se dirija hacia el corriendo y lo tomaba de la mano derecha con ambas manos, la carrera y el soplo de aire había arrojado hacia atrás el gorro con el que se cubría, liberando los largos cabellos negros como la tinta - ha sido culpa mía- sintio vergüenza y pena por los hombres que habían sido encomendados al cuidado del chico, mas que por el mismo, ellos no tenían la culpa del desarrollo de los acontecimientos- ¿Puedes perdonar... a Hebi-dono? -bajo la vista arrepentida.


    Última edición por Kamil Sakuragi el Vie Abr 08, 2016 9:52 pm, editado 1 vez
    avatar
    Kobayashi Ryunosuke

    Mensajes : 116
    Inscripción : 02/04/2016

    Re: Kekkon ( priv. )

    Mensaje  Kobayashi Ryunosuke el Vie Abr 08, 2016 8:56 pm

    Sólo fue consciente que caía de espaldas por el golpe de un enfurecido hombre que desconoció totalmente. Sus ojos se abrieron en desmedidas al no comprender ni medias lo que sucedía. Primero estaban peleando, después un tipo cayó del árbol, luego él quería golpear al tipo pero ahora él estaba siendo golpeado. ¿Había cometido una falla? Aunque sus cabellos se pusieron de punta cuando observó que realmente aquel sujeto le iba a dar.

    Los yakuzas eran seres extraños, sintió miedo y tuvo el impulso de arrastrarse para huir, pero nada honorable habría de ello. Por el contrario, sólo tuvo que esperar medio minuto más para que su salvación apareciera delante de él.

    ¡Y qué salvación!

    Alguna vez Shimada-sensei le había contado que conoció a su esposa cuando ella lloraba y él la rescato, tendría 14 años justo como él ene se momento. Y en ese instante supo que esa niña que lloraba sería su esposa. A Ryunosuke se le hizo patética la historia, patética e improbable, la basura como el amor a primera vista no ocurría, además, el amor y el querer sólo era una distracción ante las cosas que realmente valían la pena como entrenar y enfocarse en ser el mejor en lo que se hiciera. Pero, para el instante en que la gorra permitió que la melena negra cayera sobre ese perfecto rostro delgado y fino, la vida tuvo sentido para Ryunosuke.

    Ni siquiera el hecho de estar a punto de morir le importo. Parpadeó como idiota un par de veces y negó. Las palabras que llegaban a sus oídos tenían pero no tenían sentido.

    —Tousama... —susurró.

    Se dio cuenta de su falla.

    —Tousama... Líder... Hime... —había sido un completo idiota, por lo cual se incorporó mientras dejaba caer una pierna al piso junto con un puño, bajó el rostro—. Líder-sama, le suplico me perdone, Princesa... yo... —no encontraba las palabras para pedir perdón, se atrevió a alzar un poco la mirada observando otra vez a la chica y bajando el rostro. Jamás se había puesto a pensar seriamente que sí se casaba iba a ser con una mujer, es decir, jamás estuvo dentro de sus posibilidades que la chica fuese una chica... tan ¿linda? Estaba confundido.

    —Le pido acepte por favor mis disculpas. Desconocía a la princesa... puede castigar mis acciones como mejor le parezcan —insistió tragando saliva aspirando por la nariz. Volvió a alzar la mirada observando a la princesa.
    avatar
    Yura Kotetsu

    Mensajes : 199
    Inscripción : 13/01/2016

    Re: Kekkon ( priv. )

    Mensaje  Yura Kotetsu el Vie Abr 08, 2016 9:09 pm

    Yura observó todo en silencio. Divertido, por supuesto. El mocoso le había logrado hacer un corte en el rostro y ahora sangraba un poco, sacó de entre su ropa un pañuelo y limpió la sangre que escurría. No le causó ningún tipo de sorpresa que Jamal corriera para socorrer a su hija, ni que arremetiera de forma furiosa. Kotetsu se dedicó a limpiar su katana y después guardarla en su funda. Caminó hacia donde la acción se estaba realizando y se quedó al margen.

    -Sensei... será mejor que lleve a sus alumnos dentro -pidió el chico, a lo que el hombre hizo que los estudiantes se fueran.

    Tocó el hombro de su hermana sólo para que se moviera y en cambio él, se colocó entre el Hebi y Jamal. Le tomó el rostro al líder y le sonrió con dulzura, se acercó a besar los labios y pegar su frente con la del mayor.

    -Calma... Kamil-hime está bien... ya la escuchaste... ella no desea que lastimes a Ryunosuke-dono. Si haces eso... los Hebi vendrán por nosotros... no encontraremos a tu esposa -hace mucho tiempo había dejado de llamar "madre" a Ayami. Volvió a sonreírle a Jamal-. Venga... -insistió con voz suave antes de mirar de reojo al pobre mocoso. Semejante lío en el que se había metido por sí sólo. Se hizo a un lado para que Jamal pudiera decididr pero atento a intervenir si se requería, no permitiría que Jamal cometiera una imprudencia y menos frente a Kamil, a la cual miró de reojo sonriendo y haciendo una reverencia suave con la cabeza.
    avatar
    Jamal

    Mensajes : 2473
    Inscripción : 23/07/2010
    Localización : Tokio

    Re: Kekkon ( priv. )

    Mensaje  Jamal el Sáb Abr 09, 2016 8:21 am

    Estaba por comenzar a golpear el chico pudo sentir como sus puños se tensaron jalando los nervios y los ligamentos del brazo para soltar un buen golpe, sus piernas, así como todo su cuerpo estaban listos para darle su merecido al chiquillo tonto, había levantado ambos puños con el fin de golpearlo, golpear el pecho del chiquillo y desbaratarlo, mínimo sacarle los intestinos por el trasero.

    Sus voces internas vociferaban unísonas MATALO, MATALO, MATALO …

    Escucho la voz de Kamil, como si estuviera demasiado lejos fue cuando sintió sus manos sobre sus puños que él se detuvo, parpadeo varias veces, le sonrió, tuvo que tragar saliva mientras retrocedía dos pasos, su pecho inflado por el aire contenido comenzó a sacarlo despacio, miro a su hija que con la mirada furiosa parecía que sus ojos ardían, luego hecho una mirada envenenada al pequeño niño, lo vio, vio como miraba a su niña….como se había arrodillado pidiendo perdón, ah un nueva mirada a su niña…

    Apretó la quijada a tal grado que sus dientes chirriaron, trago saliva despacio estuvo a punto de avanzar de nuevo pero apareció Kotetsu...Bajo la mirada ante el rose de labios y soltó todo el aire que aun retenía dentro, seguido aparto al samurái para ver a su hija entonces lo entendió, desde muy pequeña había usado la misma artimaña, vestir de chico, se acercó a ella para levantarle la barbilla y depositar un beso en su mejilla.

    Se quedó de pie frente al invitado Hebi.

    -Acepto tus disculpas Ryu-chan.


    Se inclinó lo suficiente como para quedar a la altura de su rostro con una pierna el suelo y la otra usándola para apoyar su mano y verlo desde ahí.

    -Eh así que tú eres el pequeño polluelo de los Hebi, eres un renacuajo aun… Está bien vas a comer con nosotros niño, entonces sabrás tu castigo.


    Algunos mirones después de ver como se había relajado el Líder optaron por seguir con sus labores pues todos habían detenido sus tareas debido al gran revuelo que se había armado, muchos de ellos seguían comentando que el niño había tenido mucha suerte. Jamal por su parte se giro ahora para encarar ala pequeña bribona.

    -¿Y bien ? quisiera saber por que estas aquí.

    Después de verla para asegurarse que estuviera bien, se giro para verla aun con la rodilla en el suelo, le tomo un mechon de cabello que le cruzaba la cara para a comodarlo detrás de su oreja. Le sonrió complice mientras se acercaba para en plan de confidente.

    -¿que te parece el pequeño pichón? diría que el marcador esta a tu favor princesa. vamos a comer.

    si había algo que adoraba mas que nada en el mundo eran sus hijos, y entre ellos Kamil era la favorita, n podía evitarlo tenía lo mejor de ambos padres, tenía la gracia y la bellesa, la destresa y la simpatia. " Demasiado sentimental para ser el lider yakusa no Jamal ? " sus voces que involuntariamente lanzaban comentarios agrios cada que podían.



    avatar
    Vito Bennett

    Mensajes : 158
    Inscripción : 03/01/2012

    Re: Kekkon ( priv. )

    Mensaje  Vito Bennett el Sáb Abr 09, 2016 8:54 am

    Esa mañana me había levantado demasiado tarde, habían incluso empezado los preparativos para servir la merienda a lo que salude con un gran bostezo para desperesarme, tenía que hablar con padre antes de que se hicieran las presentaciones correspondientes, no creía adecuado que Kamil siguiera mas días sin conocer a su futuro marido y viceversa. El chico por lo que nos comentaban parecía estar acoplandose bastante bien, se había adaptado a los entrenamientos junto con los hijos de los demás yakusa, sus guardias aunque eran mayores solian informar todo lo que hacía, nada reelevante ni molesto, se conportaba como un buen Hebi.

    Claro hasta lo de esta mañana, me encontraba hablando con Ren y su nueva novia hacerca de los preparativos de la dote, las mujeres estaban haciendo mil cosas para enviarlas como regalo al Lider Hebi, por su puesto me habían informado que no hacía mucho había llegado el renacuajo de Kotetsu, razón para que fuera a ver que demonios hacía en el campo de entrenamiento hasta que lo ví, junto con mi padre, baje la mirada molesto pues no me hacía la idea ya le urgia por que encontraran a madre y ella impusiera orden.

    Se mantuvo en el lumbral que conectaba la casa con los campos de entrenamiento, así que pudo ver todo desde donde estaba, había intentado correr para ayudar ala pequeña lagartija que había caido del árbol, pero decidio quedarse donde estaba, no quería ser un hermano sobre protector después de todo ella se lo había buscado, claro todo hiba reverendamente bien hata que el chico decidio meter la pata.

    Bufe molesto pero al ver que mi padre se había lanzado al ataque contra el chico hebi preferi no intervinir, lo deje pasar esperaría mi momento para ajustar cuentas con el chiquillo.
    avatar
    Kamil Sakuragi

    Mensajes : 98
    Inscripción : 02/04/2016
    Edad : 24

    Re: Kekkon ( priv. )

    Mensaje  Kamil Sakuragi el Sáb Abr 09, 2016 9:39 am

    Con la vista gacha no había reparado en la mirada de Ryunosuke-dono, pero había escuchado sus palabras de arrepentimiento, confirmando que su imagen general de el era acertada en términos generales, formal y serio, un poco arrogante respecto a su fuerza, estaba a la vez impresionada y no lo estaba, después de todo el debía estar avergonzado pero no por haberla enfrentado sino por haber haber perdido un combate por una distracción como esa. Debía admitir que esa clase de personalidad no era a la que estaba acostumbrada, aunque cualquier persona del interior del clan podría atestiguarlo, al menos en lo referente a la familia principal de la cual formaba parte.

    Kamil sintio finalmente que el aire escapaba sus pulmones, el incendio esperando a ocurrir que era su adorado padre. El primer cubetazo de agua habían sido sus manos aferrando aquel puño, el segundo, la intervención de aquel joven de cabellos pálidos que siempre lograba confundir sus sentimientos mas profundos. Incluso en ese momento, cuando se aparto con delicadeza hacia un lado, no pudo evitar sentir que algo dentro de ella temblaba. No medito al respecto de aquellos sentimientos en esos momentos, era demasiado doloroso abrir el cierre de aquella herida que compartía con cada miembro de su familia. Así que lo dejo pasar, pero aun cuando lo había dejado pasar no pudo evitar desviar la mirada e inflar las mejillas al ver el contacto entre los labios de ambos, la imagen era demasiado evocadora, demasiado dolorosa.

    Fue su adorado Tousama quien la trajo de regreso al momento actual mientras le levantaba la barbilla y depositaba un beso en su mejilla, aunque quiso no pudo evitar sonreír e incluso habría reído abiertamente al ver el rostro del joven Hebi, si no hubiese sido por que sabia que ella misma estaba en problemas por haber desobedecido. De hecho su padre recalco aquel punto al preguntar abiertamente el motivo por el que estaba ahí, la joven le sonrió por toda respuesta y arqueo una de sus cejas, idénticas a las de el. No había modo de que no lo supiera, ella siempre había sido tan impulsiva como su propio padre, la sonrisa del líder no se hizo esperar, Kamil sabia que eso no significaba que no se hubiese molestado con ella, solo que le comprendía y le amaba como ella le amaba a el.

    -Usted lo ha dicho Tousama, es mas parecido a un pichón que a una serpiente- Kamil miro de reojo al chico esperando que este se pusiera de pie para seguirlos al comedor, de su brazo goteaba un hilo de sangre, ¿Se había herido durante la pelea con su medio hermano?, sintio un pinchazo de culpabilidad, pero se cuido de no demostrarlo mientras alzaba el rostro con dignidad - ¿No seria mas apropiado que se encargara de eso primero?, no se ve como una herida profunda pero viendo su estatura podría desangrarse si no la trata con rapidez... - entonces miro el rostro de su medio hermano con ese rasguño que volvía a gotear sangre, las heridas en el rostro solían sangrar mucho mas que ningunas otras - .... También tu deberías limpiar eso Kotetsu... san -

    No era la primera vez que Kamil intervenía de ese modo para obligar prácticamente a cualquier miembro del clan a tratar de sus heridas y cuidar de si mismos, era parte de su personalidad, incluso podría llamarse un instinto maternal desarrollado en el tiempo que había pasado alejada de su familia, aunque todos los miembros del clan eran hombres duros y fuertes, siempre hacia falta alguien que los cuidase como ella lo hacia.


    avatar
    Kobayashi Ryunosuke

    Mensajes : 116
    Inscripción : 02/04/2016

    Re: Kekkon ( priv. )

    Mensaje  Kobayashi Ryunosuke el Sáb Abr 09, 2016 3:31 pm

    Encaró el peligro como el hombrecito que su líder había estado educando. Si moría sólo esperaba que Hayato-dono rezará por su alma. Sin embargo, fue la intervención de la princesa junto con la del samurái que antes apareciera la que lo había salvado de una segura masacre. Conocía los rumores acerca de lo volubles que eran la mayoría de los yakuza, sobre todo el líder. Eran alacranes que a la menor provocación soltaban el veneno, a diferencia de las víboras, ellos esperaban con cautela y sólo mordían si se veían en verdaderos problemas. Aunque a ese punto, a pesar que estaba en peligro, la pequeña serpiente se había tragado el veneno salivado.

    No pudo evitar reparar en el íntimo contacto entre el albino y el moreno, era como en casa con Tomoe-sama y Hayato-dono, eran pareja, se preguntaba si el albino ese era el Wakka de líder-sama. Otro detalle de ese par que le llamó la atención es que el albino parecía de su edad, igual de jóvenes, ¿estaría con él por responsabilidad o por autentico amor como Haya-dono y Tomoe-sama? Negó en sus pensamientos, después reflexionaría sobre eso. Ahora lo importante es que le debía su vida a la princesa y al otro adolescente.

    —Sí, señor líder. Soy Kobayashi Ryunosuke, hijo del clan Hebi —respondió con voz suave pero firme, lo miró al rostro sin retroceder o titubear. Por el contrario, se atrevió a esbozar una suave sonrisa asertiva—. Aceptaré mi castigo con responsabilidad, Señor líder.

    Poco después se incorporó y sacudió su hakama, miró al rededor notando como había más gente viéndolos. Observó con cierto resentimiento al albino. Había sido humillado doblemente vez por esa hermosa entidad. Cuando escuchó otra vez la voz de la princesa alzó la mirada con seriedad y recato. Aunque el gusto de la preciosa hija del clan cayó ante los ojos del "renacuajo hebi" cuando siguió hablando, enarcó la ceja totalmente como un tic nervioso.

    —...—"¿Enana? Tú pequeña travestida, mimada, mocosa escorpión, ponzoñosa y venenosa, no soy enano". Pensó, bajó el rostro e hizo una reverencia dejando su mano en el pecho y bajando el rostro, una reverencia inglesa—. Gracias por su preocupación, hime, trataré de inmediato mi apariencia para que no sea molesto a sus ojos, lamento lo ocurrido, hime... —comunicó y se giró para ver al líder, su gesto volvió a ser serio—. Si me permite, señor líder, en un momento me uno con ustedes en el comedor... —indicó de forma respetuosa después fue guiado a su pieza donde efectivamente, trataron la herida y se hubo aseado, después trasladado al comedor.

    El clan Hebi se caracterizaba por dar abrigo político y social a extranjeros, por lo cual no era extraño a Ryunosuke tener que usar trajes de corte occidental o ser participe de costumbres occidentales; su tío lo había educado de aquel modo, por lo cual según había escuchado -y ahora visto- el líder prefería la ropa occidental, así que ahí iba, con un pantalón de vestir negro y una camisa blanca, chaleco del mismo color del pantalón y corbata azul. El cabello lo llevaba amarrado para que no cayera sobre su rostro. Odiaba vestirse así pero en su expresión de indiferencia no se notaba la inconformidad de esa ropa.

    —Se ve bien, Ryunosuke-sama —había dicho uno de los mozos que le asistía en las labores de aseo personal y que le había acompañado de camino al comedor, por fin veía más de aquella impresionante casa, su confinamiento al parecer había terminado.

    —Gracias —respondió sincero el muchacho antes de abrir las puertas al comedor y entrar, haciendo una reverencia a los presentes espero que le señalaran cual era el sitio que debía ocupar.
    avatar
    Yura Kotetsu

    Mensajes : 199
    Inscripción : 13/01/2016

    Re: Kekkon ( priv. )

    Mensaje  Yura Kotetsu el Sáb Abr 09, 2016 3:42 pm

    Kotetsu sólo se hizo a un lado cuando vio que Jamal estaba otra vez en sí. De cualquier forma hubiera tenido que actuar derribando al propio líder de ser necesario, aunque no fue el caso. Escuchó como se desenvolvió la situación y estuvo tranquilo apenas dándose cuenta que había vuelto sangrar porque la hija de Jamal se lo señaló. Parpadeó confundido cuando ella le habló y sonrió de forma suave a la menor.

    -Lo haré de inmediato, Hime-sama -respondió bajando el rostro como respuesta.

    Paciente dejó que todos avanzaran y junto con otro guardia que había llegado para someter a quien fuera necesario, Kotetsu hizo una remarcada reverencia. Vio marchar a la familia principal. No había pasado por alto las miradas que le había enviado el mocoso serpiente, seguramente iba a querer revancha, con gusto se las daría. Miró a Hitaka, el hombre que Jamal le había impuesto a él como vigilancia y rio.

    -¿No te pareció divertido. Hika-san? -preguntó Kotetsu caminando a su propia recamara.

    -Fue un poco inapropiado, Yura-sama.

    -Lo sé, lo sé... Jamal-dono ha estado más tranquilo eso sí... otro poco y estuviéramos enterrando el cuerpo sin vida de ese niño... -volvió a presionar su mejilla. Cuando llegó a su pieza jaló un pedazo de papel y escribió un:

    "Comeré en mi alcoba, nos vemos más tarde. Suerte con el renacuajo, Jamal-dono".

    -Entrega ésto a Jamal, vi al idiota de Vito-san, no quiero tener que lidiar con él otra vez -indicó el albino mirando hacia la pared-. Estaré descansando.

    -Sí, Yura-sama.

    El adolescente miró salir a su guardaespaldas y se empezó a quitar la ropa, tomaría un largo baño y dormiría, el viaje y el combate lo habían dejado apaleado.

    ---
    Fin de mi participación :V seguiré leyendo de todos modos!
    avatar
    Vito Bennett

    Mensajes : 158
    Inscripción : 03/01/2012

    Re: Kekkon ( priv. )

    Mensaje  Vito Bennett el Sáb Abr 09, 2016 3:59 pm

    ¬_¬ Tu dedazo de lombriz,...
    _____________________________________________________________________________________

    Había hecho una reverencia a padre y Kamil-chan en cuanto se acercaron.

    -Están esperando para servir, Padre, Kamil-chan, Hayato esta indispuesto por el momento ah dicho que desea algo de espacio para calmar su espíritu.


    No era broma, el gemelo varón no se había tomado tan bien la noticia del compromiso de su gemela, había pasado casi toda la semana oculto en su pieza sin decir palabra solo las esporádicas apareiciones que hacía en mi alcoba o en la de padre era lo que nos decía que su humor estaba menguando, no podría decir que algún día lo aceptaría pero esperaba que lo hiciera pronto, era doloroso verlos separados.

    -Quiero preguntar que diablos haces en este lado de la casa, pero supongo que Padre ya te ah dado su aprobación ¿verdad pequeña lagartija?

    Me había acercado a Kamil quedando atrás de Padre y mientras le decía aquello le había tomado de las mejillas para jalárselas, no me culpen es que era realmente adorable molestarla, ante su cara le mostré lo que a nadie fuera de aquí hacía, le sonreí con alegría al acto la atraje amí mientras le revolvía el cabello largo y negro haciendo que este se le crispara y tomara mas volumen.

    Suspire mientras la dejaba atrás y caminaba alado de padre había visto de reojo la figura del Girino bufe mostrando una mirada asesina, odíaba verlo cerca de Jamal y odíaba mas que se pareciera tanto a ella, odíaba que tuviera los mismos ojos pero lo que más odiaba era que tuviera un lugar en el corazón de Padre, estaba usurpando el lugar de Madre... No, ese girino no duraría mucho mas en el Clan.

    avatar
    Jamal

    Mensajes : 2473
    Inscripción : 23/07/2010
    Localización : Tokio

    Re: Kekkon ( priv. )

    Mensaje  Jamal el Dom Abr 10, 2016 7:43 am

    Mientras todos caminaban hacía le entrada saludo a Vito con una sonrisa paso deltante de Kamil y Vito para ir a ver s Hayato quien seguia indispuesto, sabía que su lazo con su hermana era demasiado fuerte por ello el más que todos resentia el acuerdo de matrimonio, no importaba lo mucho que lo vitistara se negaba a salir o las bromas que le hacía referente a conseguirle varías esposas bonitas, el niño era debil lo sabía desde siempre había sido el menor y de espiritu pequeño, llegar a Japón con la promesa de reencontrarse con su madre le había llenado de valentia ante la vida, pero sin embargo no podía lidiar con cosas que para él eran sencillas. Tal vez siempre le hizo falta su madre.

    El comedor estaba en una de las habítaciones mas espaciosas del lugar todo estaba ambientado al estilo occidental era uno de los lugares preferidos de la familia, que aunque por toda la casa había habitaciones puramente occidentales como esta había otras de puro estilo japones, la mesa alta de forma rectangular estaba contruida a base de madera de cedro pintada con un color ocuro y laqueada, tenía por decoración pequeños relieves eran simplemente una obra de arte, las sillas a semejansa de la mesa estaban forradas con terciopelo rojo y con algunos detalles en jasmin, los cubiertos así como la loza que se usaba era traida de Paris. La pieza estaba pintada con un tono arena y las vestiduras aspi cmo los cuadros que decoraban todo el lugar, estaban a juego con el.

    Cuando regreso al comedor este ya estaba dispuesto con los puestos ya acomodados Jamal se sentó justo en la cabecera, Vito a su derecha, seguido de Kamil, a su izquierda estaba el invitado que a su gusto llevaba puesto un traje occidental, corbata y toda la casa, el moreno sonrió complacido el chcio debía estar esforzandose por quedar bien con los yakusa de lo contrario le valdría un nabo y la mitad de otro, por su parte el moreno se abrio los primeros dos botones de su camisa se hecho hacía atrás mientras miraba un puesto vacio, entre cerro la mirada con cierta molestia y luego le dirigio una mirada agria sus hijos, sin duda Vito estaba siendo descortes, con Kotetsu ya lo hablaría con él después.

    Uno de los mozos entrego un pequeño recado que después de leerlo bufo, todo el mundo parecía que quería hacerlo lo que se le pegaba la gana, en fin era suficiente con el teatrito de hace un momento como para hacer otro. Una doncella se acerco.

    -Jamal-Sama, desea que sirva la entrada? - La chica recibio como contestación un asentmiento de cabeza.

    -También asegurate que Hayato coma bien, el intrucctor de musica debe darle su clase en su habitación. - El moreno había hablado bajito esperando que en cualquier momento todos se sentaran.

    Si, Señor en este momento. - La doncella se retiro sin darle la espalda, acto seguido dispuso de alguien para que se encargara de hayato y Kotetsu.




    avatar
    Kamil Sakuragi

    Mensajes : 98
    Inscripción : 02/04/2016
    Edad : 24

    Re: Kekkon ( priv. )

    Mensaje  Kamil Sakuragi el Dom Abr 10, 2016 12:34 pm

    La joven no fue apenas consciente de que tanto el joven del clan hebi, como su medio hermano se alejaban en dirección a sus respectivos aposentos mientras se encaminaba a la entrada, eso se debía especialmente al joven que les hacia una reverencia educada de saludo. No habia visto a Vitto nii apenas en toda la semana puesto que se encontraba algo mal de salud, así que se alegro internamente al verlo ahí en apariencia tan recuperado y abría corrido a sus brazos como cuando era una niña, sin embargo eso no era propio de su edad actual así que se contuvo.

    Cerro los ojos unos segundos mientras pensaba en su gemelo, si bien la noticia del compromiso había sido como un balde de agua helada para ella, su pequeño Ha-chan había sufrido mucho mas que cualquier otra persona, incluso había llegado a decirle que lo dejaría como la madre de ambos había hecho. Sin embargo no tubo tiempo de deprimirse pues su hermano mayor se encargaba en ese momento de tirar de sus mejillas como acostumbraba hacer. Por un momento inflo las mejillas fingiendo una molestia antes de soltar una carcajada alegre y finalmente ceder al impulso de abrazarlo, de algún modo se las arreglaba para regresarle la alegría incluso en una situación como esa.

    Finalmente los observo mientras se alejaban en dirección al comedor antes de dirigirse ella misma a sus aposentos con el fin de vestirse de manera apropiada para la comida consciente de que ya había avergonzado a su familia lo suficiente con ese comportamiento. Al llegar sus damas la esperaban con una expresión de molestia sincera en el rostro, que ella simplemente correspondió con una sonrisa apenada, pero no había tiempo para discusiones, en realidad el tiempo era apenas el suficiente para que se enfundara en su vestido azul lleno de lazos y dejara a las jóvenes mujeres encargarse de su cabello enmarañado, era una suerte que Kata aun no hubiese regresado, pues sabia lo que le esperara cuando lo hiciera.

    Una vez que estuvo lista y luciendo, como era de esperar de alguien en su posición, acudió a la mesa para ocupar su lugar a la izquierda de su hermano mayor. Dejo que su vista vagara mientras su padre hablaba con las doncellas para proceder con la comida sin prestar mucha atención, estaba acostumbrada a aquellos procedimientos, sin embargo a lo que no estaba acostumbrada era a aquellos ojos azules que se inmiscuyeron en su campo de visión.

    No era que Kamil se hubiese olvidado del chico, después de todo el era la razón de todo el alboroto que estaba sucediendo en su hogar, sin embargo no se esperaba verlo tan... ¿atractivo?... vestido a la manera occidental parecía mas un hombre que un muchacho. Se apresuro a desviar la mirada ocultando el leve sonrojo de sus mejillas para tomar un vaso lleno de agua y llevarlo hasta sus labios, y desde ese momento procuro no mirarlo, enfocándose en los alimentos que tenia ante sí.

    -Supongo que no esta... acostumbrado a esta clase de alimentos... Ryunosuke-dono pero esperamos que aun si le resultan complicados sean de su agrado- se reprendió mentalmente, ella no era de ese modo, sin embargo aun tenia en su mente grabado el trato humillante que había tenido ese renacuajo para con ella... el hecho de que una corbata le quedase estupendamente no iba a cambiarlo.
    avatar
    Kobayashi Ryunosuke

    Mensajes : 116
    Inscripción : 02/04/2016

    Re: Kekkon ( priv. )

    Mensaje  Kobayashi Ryunosuke el Dom Abr 10, 2016 6:59 pm

    Sentó su humanidad con toda la elegancia y educación posible en aquellas sillas occidentales. Era fácil mantener una postura recta, debía reconocerlo, sin embargo, le era particularmente divertido el tener que hacer todo sobre una mesa que le llegaba a su abdomen. Acarició la mesa, seguramente a Yori-chan le hubiera encantado ver el mueble. Su pequeño primo al cual quería como a un hermano le fascinaban los artículos extranjeros, sobre todo las mesas pues para su tierno pensamiento e inocentes juegos la mesa que había en casa similar a donde iba a comer, era un fuerte imaginario o una casa donde podían acampar para esperar a esos enemigos sólo existentes en sus juegos infantiles. Juegos que no iba a haber más. Aclaró su garganta tomando el vaso con agua y dio un pequeño sorbo para hidratarse la boca.

    Por una milésima de segundo su mirada se cruzo con la chocolate de la princesa y no pudo evitar sonreír divertido. Era como un juego de espías donde el que fuera descubierto por el otro perdía, en este caso ella había perdido pues él la había pillado. Sin embargo, el comentario, realmente hirió el orgullo del Hebi, lo hacía sentir como si ella los observara como un montón de campesinos aguerridos.

    Hablaba con el sobrino del hombre más poderoso monetariamente hablando, de todo Japón. Su enojo no podía ser evidente.

    —Ciertamente —respondió con educación y voz suave la serpiente de ojos azules—, la elegancia del clan y ahora sus alimentos me superan —contestó sonriendo a la pequeña dama que al parecer era sólo una bonita cara encubriendo una horrible personalidad engreída, le recordaban a su abuela, Suzuki-hime—. Sin embargo, desde que era más joven se me instruyo en el uso de utensilios occidentales puesto que en casa suele haber con regularidad fiestas de etiqueta en margen de las costumbres occidentales, en lo personal, mi gusto por la tradición japonesa es superior al fanatismo que algunos en mi clan tienen por los extranjeros —comentó mirando el plato con comida. Hubiera matado por unos dulces de judía roja en compañía de la dulce Sakura, la hija del general Shimada Kou, pero si su destino era estar junto a Kamil, la trataría aún mejor que a la propia hija del emperador—. Por ejemplo... —alzó la mirada para observar de forma directa a la hime del clan—, imagino que se vería igual o más hermosa usando un kimono... tengo entendido que su abuela fue una de las geishas más famosas de todo Japón, y que su madre fue una preciosa dama que hizo temblar a los hombres dentro y fuera del campo de batalla... —tomó los cubiertos y comenzó a partir la carne.
    avatar
    Vito Bennett

    Mensajes : 158
    Inscripción : 03/01/2012

    Re: Kekkon ( priv. )

    Mensaje  Vito Bennett el Dom Abr 10, 2016 7:42 pm

    Me tome la delicadesa de pasar por alto las miraditas indiscretas que se hacían mi hermana y el chico Hebi pro despues de un rato mire a Kamil y luego al Kobayashi los dos enclenques se estaban coqueteando frente a padre y su hermano mayor, ¿que creian que los dejaría así nada mas?, carraspe mientras tomaba la servilleta dispuesta en mi lugar dejandola caer en mis piernas y por debajo de la mesa le di un ligero golpesito para llamar la atención de Kamil, le dirijio una mirada de " calmate niña " que no pudo contener, después miro al chico y noto que de alguna manera los dos parecían haber ...OH NO ¡¡ no se permitiria el siquiera pensarlo era demasiado para él.

    -Ejem, Creo joven Kobayashi que debe saber que nuestros origenes son tanto japoneses como occidentales, nosotros apreciamos las dos culturas por igual, si en su debil mente esto no puede apreciarse, debo decirle con todo respeto que le falta mucho que ver.

    AJAJAJAJAJA por dentro me estaba destartalando de risa, el pequeño niño debía saber algo, dentro de nuestra familia no todo era lucha y sangre a lo tonto, no señor, era claro que teníamos fama de ser unos seres demasiado hostiles y algo salvajes, tambíen locos, pero no todo era eso. Claro que no voy a decir que todo eso no era verdad por que lo era, mientras JAmal subia al poder lo hizo matando a los demás jefes de otros grupos, corrio mucha sangre así gano poder, cuando madre lidero el Clan se dijo que atrapo a todos los traidores y soplones dentro del Clan y se los comio, así ganamos respeto y temor. Bufe molesto, no había remedio para esto mucho menos para las miraditas de estos dos.

    -Kamil-chan es hermosa por donde la veas pequeño señor y tal parece le agrada como se ve usted de corbata.

    Ah si, molestarla un poco para que dejara de verlo, al menos esperaba que funcionara
    avatar
    Jamal

    Mensajes : 2473
    Inscripción : 23/07/2010
    Localización : Tokio

    Re: Kekkon ( priv. )

    Mensaje  Jamal el Dom Abr 10, 2016 8:58 pm

    Habían servido la entrada...un plato de caldo amarillo con una ramita verde en el centro, el moreno levanto la ceja derecha a modo de pregunta ¿Qué diablos era eso? pero daba igual se lo comería, había pasado días y días sin comer y ahora todo le sabría a gloría pudo notar las miradas indiscretas por parte de su hija y el chico serpiente, giro los ojos hasta ponerlos en blanco, por mucho que le molestara el chico se estaba comportando ala altura, pero al notar las reacciones de Vitto supo que él no los dejaría, celos de hermano mayor pensó con cierta diversión para él. Lo que terminaba por alegrarle ya que si los dos chicos congeniaban no se sentiría tan culpable de haber dado la mano de su preciosa hija como lazo para una alianza, detestaba tener que seguir esos pasos cavernícolas pero en resumidas cuentas eso solo era un paso delante para aceptar la relación, el chico aun no pasaba sus pruebas para aceptarlo completamente.

    -Si bien joven kobayashi-kun, nuestra familia tiene lazos de sangre tanto japoneses como europeos, no es bueno en mi opinión pensar que esta lado es mejor que el otro- Lo miro detenidamente con una amplia sonrisa divertida en sus labios carnosos, daba una ligera impresión de que el grandioso líder yakusa era solo un hombre que había vivido desligado de cualquier cosa, se podía ver en su semblante un deje de libertad que no da el liderazgo, era algo parecido a la expresión que uno pode cuando hace lo que realmente le gusta.

    -Mi padre era un hombre ejemplar, japonés claro, de la gran familia Sakuragi mi madre era una hermosa mujer italiana, la madre de Vitto-kun también.

    Bajo la mirada para contemplar su plato mientras los cubiertos en sus manos temblaron ligeramente.

    -Si usted bloquea la cierta antipatía por esto- miro al rededor - dejaría de privarse de cientos de cosas que son espectaculares no digo que nuestras tradiciones japonesas no lo sean tratamos de ver la riqueza de los dos países.

    Después de llevar un bocado a su boca y haberlo masticado mientras miraba el chico, continuo.

    -¿Cuantos idiomas domina joven Hebi?

    avatar
    Kamil Sakuragi

    Mensajes : 98
    Inscripción : 02/04/2016
    Edad : 24

    Re: Kekkon ( priv. )

    Mensaje  Kamil Sakuragi el Lun Abr 11, 2016 7:16 pm

    Kamil sintió el golpe que su hermano le propinaba por debajo la mesa y estuvo a punto de soltar los cubiertos por la sorpresa, que era tanta que apenas y pudo disimular que no se había enterado de su mirada de advertencia, ¿es que su curiosidad por el joven frente a sí era tan evidente? Sin embargo, fue la voz de el mismo quien termino de sacudir la fachada que ella pensaba retrataba tranquilidad e indiferencia. Se comportaba de modo diplomático donde ella había fallado sus cortesías, pensó que Kata estaría horrorizada con su comportamiento infantil.

    La yakuza sabía que debía disculparse, dar a entender como era su verdadero yo, pero más que nada no quedar como una boba superficial y engreída. Pero cuando estaba a punto de hacerlo aquellas palabras la dejaron en seco, no era fanático de los extranjeros, es decir que ella le parecía desagradable, una extranjera sin modales ni sentido del honor que había deshonrado a sus propias raíces, apretó los puños por debajo de la mesa, era incapaz de huir de esa mirada azul que la estaba juzgando, con toda la sutileza de su lengua viperina.

    ¿Y ella había pensado que parecía maduro y agradable?, ¿Atractivo?, ¡Que va! Solo era un mocoso jugando a ser adulto con esa actitud tan seria que le hacía creerse superior, en el fondo solo era un chico engreído que jugaba a ser la victima de su situación, era a ella a la que le habían arrebatado la posibilidad de enamorarse normalmente, se dijo a sí misma que ella no se enamoraría jamás de un hombre tan frío y con una personalidad tan pobre, después de todo no es como si ese joven le hubiese inspirado pensamientos de amor para empezar.

    No tuvo la necesidad de contestar a las veladas acusaciones del joven sobre su vestimenta occidental, pues su padre y su hermano cumplieron con su rol de hombres sobre protectores quienes la amaban y a quienes ella adoraba, no como a Haya-chan… a nadie como a Haya-chan que era su otra mitad, la idea del cómo habría reaccionado ante semejantes comentarios la hizo sonreír… en verdad se sentía sola sin él, incluso rodeada de gente que amaba, ¿Por qué no podía entender que no era culpa de Kamil?

    Además, ella no tenía nada que explicar al respecto, si es que él era capaz de ganarse el respeto del clan quizá se viese obligada a invitarle a alguna ceremonia del té, solo quizá tuviese la oportunidad de ver los últimos 15 Kimonos de hilo de seda que los sastres habían hecho para ella, su favorito era el azul con el bordado de los peces koi que pensaba usar para el festival de verano, quizá ese pequeño samurai lo consideraría infantil... no era que le importase lo que el pensase de ellos mientras fueran del agrado de sí misma, ni quería ni necesitaba adulación de su parte, y sin embargo ¿Por qué seguía mirándolo?

    Antes de que pudiera contestarse a sí misma aquella pregunta, su querido hermano mayor señalo que el niño serpiente le parecía atractivo, la chica por poco se ahoga con los alimentos que consumía, eso era una mentira, una mentira boba de su estúpido hermano, allá lo tragara la tierra. Se sonrojo prácticamente hasta la raíz del cabello, sonrojo que solo se incrementó al descubrir los ojos del Hebi una vez más sobre ella, ¿El comentario lo había tomado tan desprevenido como a ella? ¿o es que se estaba burlando?.

    Desvió la mirada y se cubrió el rostro con la servilleta pretendiendo que se limpiaba la comisura de los labios, intentando recuperar la compostura. – V-Vitto- nii es tan sincero… d-después de todo los trajes occidentales son muy fáciles de vestir -Pateo a su hermano por debajo de la mesa para avisarle que se abstuviera de hacer esa clase de comentarios vergonzosos. Dejo escapar el aire de manera pausada e intento recuperar su sonrisa tranquila - y ese modelo le sienta estupendamente, aunque no sean las prendas habituales que suele usar.

    Contenido patrocinado

    Re: Kekkon ( priv. )

    Mensaje  Contenido patrocinado


      Fecha y hora actual: Vie Jul 21, 2017 11:41 am