Japón Monogatari

Descubran la historia de la guerra entre Clanes legendarios, guerreros unicos en medio de una tierra de criaturas mitologicas


    Quien pelea con colmillos llenos de veneno.

    Comparte
    avatar
    Kobayashi Tomoe

    Mensajes : 275
    Inscripción : 23/01/2016

    Quien pelea con colmillos llenos de veneno.

    Mensaje  Kobayashi Tomoe el Vie Abr 08, 2016 6:33 pm

    Después de que la comitiva con el segundo líder del clan Yakuza y su sobrino partió. Tomoe suspiró, cansado. Todo el asunto le había generado un malestar general en todo su cuerpo, hasta su cabello le dolía, o al menos podía asegurar eso. Acomodó algunos mechones, detrás de su oreja, podía escuchar llorar desconsoladamente a Yoritomo, su pequeño hijo de 7 años que se había enterado que su primo -e idolo- se había ido por un tiempo. Los senseis del clan trataron de calmarlo pues sino lo hacía se corría el riesgo que el líder explotara y le gritara más, entonces Hayato iba a volver a explotar y todo iba a ser el infierno.

    Pero contra pronosticos. Tomoe no hizo acto de presencia para intentar callar a gritos a su hijo, por el contrario, deshizo la cola alta de su cabello, masajeó su cuero cabelludo y se incorporó. Pidió sake y Hiromi lo sirvió, dio varios tragos hasta que acabó el alcohol. Caminó lentamente, escuchaba aún el escandalo que estaba haciendo Hayato. Takumi lo miró con ojos grandes pues los preciosos ojos azules del Kobayashi mayor, no lucían ni felices, ni triste, ni arrepentido.

    Estaba furioso.

    Takumi hizo una reverencia al honorable líder y se apartó del lugar que custodiaba con recelo. Hiromi se quedó detrás de él.

    El líder de las serpientes abrió de golpe la puerta de Hayato y lo miró.

    —¡¿En qué mierda piensas, Sakurai?! ¿Qué fue toda esa mierda sentimental? ¿A caso querías quedarte con Ryunosuke para ti? Está cumpliendo con una obligación y tú no eres nadie para haber entrado de ese modo a una negociación —escupió furioso mientras miraba fijamente al otro samurai—. ¿Qué querías? ¿Qué agachara la cabeza y le dijera que siempre no? ¿Sabes cómo quedé frente a los ojos de esos yakuza? Como el líder enclenque que se deja manipular por un par de... —señaló al menor.

    Cubrió su rostro gruñendo y caminando por la pieza.

    —No pudiste quedarte callado y tuviste que ir a meter las armas por el idiota de Ryu —volvió a reclamar y se giró para señalarlo—. A veces me pregunto qué clase de aliado eres, si eres realmente mi aliado o el de ese mocoso que sólo quiere verme morir —vociferó, los ojos azules ardían en furia.

    Invitado
    Invitado

    Re: Quien pelea con colmillos llenos de veneno.

    Mensaje  Invitado el Vie Abr 08, 2016 7:12 pm

    Como este personaje ya no tiene propósito, tampoco veo el por qué lo que una vez escribí con él deba seguir aquí.


    Última edición por Sakurai Hayato el Sáb Feb 11, 2017 7:26 pm, editado 1 vez
    avatar
    Kobayashi Tomoe

    Mensajes : 275
    Inscripción : 23/01/2016

    Re: Quien pelea con colmillos llenos de veneno.

    Mensaje  Kobayashi Tomoe el Vie Abr 08, 2016 7:32 pm

    Tomoe estaba preparado para todo, incluso no fue sorpresa cuando lo taclearon y su espalda dio de lleno contra el piso, jadeó arqueando la misma antes de gritarle a Hayato que también le gritaba, sostuvo la mano y se alistó para recibir el golpe pero nada pasó. Sus ojos azules estaban llenos de ira, de cólera, de verdad había quedado como un jodido débil al cual cualquiera podía gritarle e interrumpir una ruenión de esa manera. Lo que vino después, el hombre no se lo esperó.

    Sus ojos se abrieron y se incorporó lentamente.

    No supo, en realidad que fue lo que le hizo cabrearse más el saber que Hayato pensaba que los había humillado, que de verdad creía que no lo había defendido frente a la escoria de los yakuzas o que creía que no era diferente. Era todo, Tomoe se paró de golpe y lo jaló del brazo para tirarlo con fuerza contra la pared solida que había a un costado y una de sus manos apretó el frágil cuello del menor, haciendo más y más presión. Sacó su O-tanto para clavarlo contra la viga de madera que quedaba justo a un costado del rostro de Hayato.

    —Me... me convertí en líder por ti... —exclamó ya fuera de sí, Hiromi, normalmente no se metía, pero la cosa se estaba poniendo fea ahí—. Aplaste a mis hermanos por ti... —escupió suavemente con esa creciente rabia contenida, sus orbes se empezaban a volver agua, aspiró por la boca y sacó el O-tanto de la madera para acariciar el rostro del otro hebi con la punta afilada del arma. Sus labios temblaron y su frustración escurrió por su mejilla—...te hubieras quedado con Kuma... y así no hubieras tenido que volverte todo eso que odias... ahora... haré volver el maldito carruaje para que te quedes con el niñato de Ryu y así no tengas que estar con la nueva versión de Tsubaki... —iba a besar a Hayato pero se detuvo—. Siempre tiene que haber alguien más en tu corazón... ¿no, Sakurai?

    Lo empujó y se alejó, sólo para mover el o-tanto y apresurarse con serias intensiones de hacer daño a Hayato, sin embargo, Hiromi se movió más rápido.

    —Líder... por favor pare, bebió mucho allá... —suplicó Hiromi interponiéndose entre Hayato y el filo del o-tanto.

    —También te pones de su maldito lado... ¡¿A todos les abres las putas piernas que te aman, Hayato?! ¿Qué mierda nos haces? —jadeó dejando caer el o-tanto frustrado, flexionándose—...¿por qué me estoy convirtiendo en Tsubaki? —sollozó ocultando su rostro.

    Confundido, enojado, celoso... no sabía que sentía el líder.

    Invitado
    Invitado

    Re: Quien pelea con colmillos llenos de veneno.

    Mensaje  Invitado el Sáb Abr 09, 2016 5:13 am

    Como este personaje ya no tiene propósito, tampoco veo el por qué lo que una vez escribí con él deba seguir aquí.


    Última edición por Sakurai Hayato el Sáb Feb 11, 2017 7:26 pm, editado 1 vez
    avatar
    Kobayashi Tomoe

    Mensajes : 275
    Inscripción : 23/01/2016

    Re: Quien pelea con colmillos llenos de veneno.

    Mensaje  Kobayashi Tomoe el Sáb Abr 09, 2016 1:55 pm

    Era curiosa la forma en que los pensamientos humanos funcionaban, pues mientras el filo del O-tanto rompía la bella seda del yukata brocado verde, el lino marrón debajo de ésta, la carne pálida del cuerpo de Hayato y su propia promesa de cuidarlo de por vida recordó a su abuelo, el Gran Kobayashi Toyoashihara no Hebi; él había muerto en batalla tras luchas quince días. Muchos declaraban que inclusive cuando su conciencia estuvo perdida y ya su alma estaba en el yami, Toyashihara seguía peleando para defender que ningún enemigo del clan Hota entrara a la última fortaleza de los Hebi en el Sur del monte Fuji. Así de temible había sido. Esa leyenda había motivado a Tomoe durante absolutamente toda su vida. No lo había conocido pues su propio padre, Tsubaki, era pequeño cuando aquellos acontecimientos ocurrieron pero durante su infancia Tomoe había imaginado que tras cada entrenamiento pesado y victoria difícil Toyoashihara esperaba por él en el salón de loto -el salón de meditación- con Kuri Hoka traído desde la prefectura de Kumamoto especialmente para él, como recompensa, pues según los ancianos más ancianos de todo el clan le hubieran contado que era la forma en que Toyashihara premiaba a Tsubaki.

    Pero la realidad es que jamás recibió un sólo cumplido de su padre, sólo los que le daba en publico cuando el momento lo meritaba, de los miembros del clan por cuestión de protocolo y formalidad, y de su hermano mayor por mero capricho de encubrimiento a un recelo latente. Tomoe desde muy joven había aprendido que en su existencia como samurái y Hebi el amor era un mero comodín. Susuki-hime, la madre de Tomoe, se había casado con Tsubaki por cuestión de trato. Ella era una de las segundas del emperador y doncella en el templo de Ise, no hubo florecido el amor entre ambos padres jamás. Incluso Susuki-hime, la mujer que lo había parido lo veía mal pues ella concluía que por su culpa Kuma había traicionado al clan, desde la partida de Kuma Susuki-hime no le había dirigido la palabra al punto que había cambiado su residencia a Ise donde hasta la fecha se encontraba resguardada. Sin contar que ella siempre lo trató con mano dura y estricta, de los tres retoños que había parido Tomoe era el que más se parecía a la familia imperial la prueba de que ella era hija de su madre (y no de un amante como siempre se le dijo) por lo cual siempre trataba que Tomoe luciera lo más recto y perfecto posible con sus rasgos finos pero marcados serios y elegantes, y su brillante cabello negro como la tinta bien cuidado. Había colocado más disciplina al hijo del medio que le había echado a perder el corazón.

    Kobayashi Tomoe tenía podrido el corazón y lo veía ahora que el precioso yukata de su pareja se había manchado de rojo.

    —¡HIROMI! —vocifero intentando apartar la mano. Había vuelto a la realidad dejando de lado los fantasmas de su cabeza, el de su abuelo, el de madre, el de su padre, el de sus hermanos, ahora sólo estaba él matando a su puerto seguro, a su rayo de esperanza—. ¡¡HIROMI!! —volvió a gritar al punto que la garganta dolió—. Idiota, idiota... idiota... —hizo fuerza de voluntad para arrancar el O-tanto y gruesas lagrimas surcaron sus mejillas, él también jadeó al ver su arma manchada por la sangre de su amante, tiró lejos el arma y sacó de su propia yukata un pañuelo blanco el cual presionó contra la herida mientras acercaba a Hayato contra sí—. Perdón, perdón, perdón —repitió mil veces mientras que temblaba aterrado.

    "Las armas dañan a las personas... y si portas un arma debes ser capaz de admitir que vas a morir por una causa, Haya-chan"

    —No... no quiero, no quiero dañarte... —sollozó más fuerte abrazando férrea el cuerpo del segundo.

    Hiromi entró de golpe se había alejado y pensaba que los gritos eran por berrinche de su líder pero se petrifico al encontrar la escena, ver el O-tanto con sangre y a Tomoe aferrado al cuerpo de Hayato. Sus ojos se abrieron y su corazón se congeló del miedo.

    —¡Guardias! ¡Guardias! ¡El segundo está herido! ¡El segundo está herido! —llamó a gritos el escolta principal a los guardias que entraron de inmediato. Pero ni entre tres hombres podían hacer que el Líder soltara al segundo. Hasta que Hiromi se vio en la necesidad de usar la fuerza. El segundo fue llevado de emergencia hasta su alcoba donde el médico no tardo en actuar sobre el cuerpo, había sido un corte profundo pero su vida no iba a peligrar.

    Mientras atendían al segundo, Yori lloraba más fuerte sobre el convaleciente. Tomoe se encontraba en la misma habitación de confinamiento y Hiromi lo acompañaba. Estaban solos.

    —¿Crees que me estoy volviendo como Tsubaki, Hiromi? —susurró viendo a la nada.

    —Creo que sería bueno que trajeras a Suzuki-hime acá y dejaras que ella liderara por un tiempo, tú deberías tomarte un respiro y darle un respiro a Hayato-dono, Tomoe.

    Los ojos azules, dolidos, observaron la mirada severa y disgustada de Hiromi.

    —Sí... —expresó bajito el mayor cubriéndose el rostro.

    Había destruido su felicidad.

    Invitado
    Invitado

    Re: Quien pelea con colmillos llenos de veneno.

    Mensaje  Invitado el Sáb Abr 09, 2016 4:34 pm

    Como este personaje ya no tiene propósito, tampoco veo el por qué lo que una vez escribí con él deba seguir aquí.


    Última edición por Sakurai Hayato el Sáb Feb 11, 2017 7:26 pm, editado 1 vez
    avatar
    Kobayashi Tomoe

    Mensajes : 275
    Inscripción : 23/01/2016

    Re: Quien pelea con colmillos llenos de veneno.

    Mensaje  Kobayashi Tomoe el Sáb Abr 09, 2016 4:58 pm

    Cuando Hayato entró a la habitación Hiromi se hizo a un lado corroborando que ninguno de los dos estuviera armado, e intentó acercarse para alejarlo, había gente que trataba de llevarse a Hayato pero ahora abrazaba a Tomoe. No podían interrumpir el encuentro. El líder cerró los ojos dejándose abrazar por el chico. Sentía y había visto el vendaje así que supo que estaba bien, que había sido curado y el tenerlo junto a él era mejor muestra que no corría peligro. Aspiró por la boca.

    Hiromi se acercó a recoger el o-tanto del suelo, y salió de la habitación despachando a toda la multitud que trataban de defender a Hayato, sin embargo, el acompañante de líder no se separó de la puerta. La situación era caótica. Pronto sus ojos siguieron el sonido de un sollozo que no era el de Tomoe que seguía sin moverse de los brazos de Hayato, era Yoritomo que espiaba desde una esquina el área donde su Haha había corrido. Hiromi tuvo que sonreír para que el niño no rehuyera, a diferencia de Tomoe, Yori era del tipo tímido, casi como si de algún modo lo hubiera heredado de Hayato. Eso. Yori le recordaba a Hayato cuando estaba pequeño.

    Dio una mirada al halcón que mantenía acobijada a la serpiente, y se acercó a la cría de ambos.

    —Hey... joven maestro, ¿necesita algo? —se hincó a su altura. Notó que llevaba en sus manos una cuchilla de madera.

    —Vine... a ver porque Haha había corrido.

    —Hmp, ¿quieres mucho a Haha-dono, no? —le sonrió Hiromi peinando los cabellos negros y rebeldes del menor, éste asintió de forma enérgica—. Bueno, será mejor que me des ésto... —le quitó la cuchilla con la que normalmente entrenaba y la guardó en su obi—. Y... vamos por Haha... está con líder-sama.

    —Hiromi-san... ¿líder-sama fue quien lastimó a Haha? —preguntó tímidamente sin querer avanzar.

    El mayor parpadeó, mojó sus labios y negó.

    —Fue un tipo malo que llegó pero ya se fue...

    —Es que Kunetaka-san dijo que había sido Líder-sama...

    —No es cierto. Líder-sama jamás haría daño a Haha del joven maestro.

    El niño sonrió, tomó la mano de Hiromi. El escolta usaría una carta baja y sucia, pero necesaria. Llegó a la habitación donde Tomoe seguía recargado contra Hayato. Y aspiraba por la boca, no se sentía bien. De algún modo sus ganas de todo se habían ido lentamente conforme la hoja metálica del arma se enterraba en su cuerpo. Se sentía justamente igual que cuando era niño y no sabía que le faltaba Hayato. Nunca le había pegado intencionalmente a Hayato, le había gritado y discutido al punto que lo hubo tenido que derribar, pero jamás en la vida hubo atentado contra la vida del menor.

    —Líder, el joven maestro necesita hablar con el Segundo... —murmuró, Yori se asomó por detrás del hombre.

    —Haha... necesitas descansar... ven a descansar... —suplicó el niño ofreciendo su manito y haciendo un puchero—. Takumi y Sato están preocupados... y... —aspiró por la nariz evitaba llorar—. Doctor-san dijo que ibas a volver a sangrar sino vienes a descansar... Haha —insistió con voz ahogada.

    Tomoe cerró los ojos y apartó lentamente a Hayato. Sus manos temblaban. Tenía la mirada baja, no podía ver a los ojos al hombre que se había echado a perder por su culpa.

    Todo lo que tocaba la serpiente era envenenado. La serpiente existía para vivir en soledad y arrastrarse para sobrevivir.

    —Segundo... vaya con su hijo... —pidió Tomoe con voz baja—. Yo no estoy enojado... —resolvió mirando las rodillas del contrario.

    —Haha... —insistió asustado Yori, la atmósfera del lugar le decía que algo estaba pasando.

    Invitado
    Invitado

    Re: Quien pelea con colmillos llenos de veneno.

    Mensaje  Invitado el Sáb Abr 09, 2016 5:58 pm

    Como este personaje ya no tiene propósito, tampoco veo el por qué lo que una vez escribí con él deba seguir aquí.

    Contenido patrocinado

    Re: Quien pelea con colmillos llenos de veneno.

    Mensaje  Contenido patrocinado


      Fecha y hora actual: Dom Sep 24, 2017 2:59 am