Japón Monogatari

Descubran la historia de la guerra entre Clanes legendarios, guerreros unicos en medio de una tierra de criaturas mitologicas


    Quien entrena hasta desfallecer

    Comparte

    Invitado
    Invitado

    Re: Quien entrena hasta desfallecer

    Mensaje  Invitado el Dom Abr 17, 2016 4:20 pm

    Hayato ni siquiera reparó en la presencia de aquella mujer que tuvo la desgracia de quedar atrapada en medio de su reclamo. El menor no retrocedió ni titubeó, le vio directo a los ojos de manera acusadora y esperó por la respuesta que había ido a buscar. Sí se llevó una sorpresa con sus palabras, ya que no había tenido tiempo de pensar en nada. Era cierto que él no recordaba haberlo hecho, pero si esa mujer se lo había dicho debía de ser verdad. Pensando en ello terminó por ceder a la petición del otro y se fue calmando, su agitado pecho se relajó y agachó sus ojitos buscando las palabras en el suelo del jardín.

    Sin embargo, el niño se volvió a enfadar. Dejó que se le acercara, dejó que lo tomara del brazo, pero con su mano libre empuñada le dio un golpe en el pecho al mayor que no buscaba herirlo. Sus labios comenzaron a temblar y antes de darse cuenta ya se había abrazado a él, rompiendo en llanto. Pero no tuvo la fuerza para seguir de pie, fue cayendo hacia abajo hasta que quedó arrodillado y seguía abrazado a las piernas contrarias.

    —No fue su culpa, Tomoe-sama… —le rebatió con sinceridad—. Usted no lanzó esa flecha… Es culpa mía, soy débil. Si yo fuera como usted, fuerte, seguramente no habría sucedido nada… Lamento ser un mal guerrero y una burla de hombre… Yo…, yo no quería matarlo. Créame, por favor, créame… Yo no quería matarlo… —sollozó con fuerza, las palabras le salían con dificultad porque le escocía la garganta, la voz rota se la había astillado. Las gruesas lágrimas caían sin descanso y su pecho no podía evitar que el dolor saliera. No lloraba así desde que era un pequeño niño al que su madre había castigado en el invierno.
    avatar
    Kobayashi Tomoe

    Mensajes : 275
    Inscripción : 23/01/2016

    Re: Quien entrena hasta desfallecer

    Mensaje  Kobayashi Tomoe el Lun Abr 18, 2016 5:41 am

    Tomoe suspiró con una sonrisa suave al ver al menor ahí, no porque le diera felicidad verlo roto, sino porque en ese acto declaraba su necesidad hacia él, era algo mutuo que siempre había existido aunque el menor no lo creyera. Era difícil hacerle creer de verdad que lo necesitaba. Se flexionó acariciando con ternura el cabello, después lo tomó del rostro y besó la frente, recogió con sus dedos pulgares las lagrimas que furiosas seguían corriendo peligrosas por el rostro que tanto amaba. Besó los surcos y después los labios, fue un suave pero duradero toque, cargado de cariño. Lo estrechó contra sí. La mujer que estaba en una orilla de la habitación se llevó sus propias manos a su boca para cubrirse de impresión.

    Era la primera vez que veía a dos hombres mostrarse sus afectos, sin contar que había escuchado que el joven amo de esa compañía de samuráis tenía el gusto especifico por un sólo hombre. Tomoe acunó, ignorante de la presencia de la mujer, el rostro del pequeño herrero para alzar el rostro el besar el cuello con ternura tratando que las caricias con sus labios calmaran los espasmos que había sentido en el cuerpo ajeno. Después sólo lo abrazó fuerte contra sí.

    —Sé que no fue tu intención, vida... no tienes porque sentirte miserable ni mucho menos... —susurró al oído—. Así que olvida eso... olvida que te dijeron eso... olvida todo... sólo calma, amor... —lo concilió con palabras muy tenues suaves acomodándolo entre sus piernas aún abrazándolo, alzó la mirada con un rápido movimiento al escuchar un ruido al otro lado de la habitación encontrándose con la mujer que salía. Tomoe entrecerró la mirada y ella comprendió enseguida que debía de desaparecer del patio.

    Shimada veía todo desde un umbral, se quedaría ahí para cuidar a la dupla por cualquier tipo de situación que se diera, no expondría la vida del joven maestro pero tampoco la estabilidad de Hayato.

    Invitado
    Invitado

    Re: Quien entrena hasta desfallecer

    Mensaje  Invitado el Lun Abr 18, 2016 4:57 pm

    Las caricias conciliadoras de Tomoe quemaron donde tocaron, eran como medicina para su dolor pero al mismo tiempo nuevas formas de hacerlo sufrir. Sentía que no merecía recibir consuelo cuando había cometido algo tan atroz. Sin embargo, pese al conflicto en su corazón, Hayato se aferró al que lo abrazaba con toda la fuerza que le quedaba, empujándolo al suelo con él, en donde siguió llorando. Él lo sabía, él siempre lo había sabido, que no quería dañar a nadie... y tampoco había dejado de creer en sus palabras o decisiones. El niño lloró más fuerte por haber sentido miedo de aquel hombre que siempre era dulce con él aún en su violencia con el resto del mundo y se sintió avergonzado y dolorido por haberle hecho daño.

    —Gracias…, gracias… —repitió entre más sollozos pese a que ya habían limpiado sus lágrimas y se quedó dormido abrazado a él.


    *



    Esa noche Hayato no tuvo pesadillas y al día siguiente tuvo una tarde calmada. No hubo entrenamiento pues seguía sopesando su decisión tal y como se lo había prometido al joven maestro. Sin embargo, cuando ya su cuerpo se encontraba mejor al igual que su ánimo, las pesadillas volvieron a atacar. Hayato soñó que mataba mucha gente inocente y decapitaba niños, que quemaba casas: que era uno de los zorros que daba muerte a su propio padre. Se removió queriendo espantar la pesadilla pero fue incapaz, luego el sueño se convirtió en la escena de Tomoe-sama mandando a matar a los 3 prisioneros, solo que esta vez él daba la orden y el cuarto prisionero era su querido Tomoe.

    Esa noche volvieron a escucharse gritos terribles en aquella casa enorme. Eran gritos que helaban la piel y que Hayato no pudo controlar. El niño había abandonado su alcoba corriendo por los pasillos sin poder evitar llorar: había comprendido una terrible verdad. Ni aquellos que él odiaba del clan de los Lobos que habían matado personas inocentes, ni Tomoe-sama que había hecho lo mismo, ni él, que también había arrebatado una vida, eran diferentes entre sí. En ese mundo de guerras todos eran asesinos despiadados y no había espacio para detenerse a pensar en la bondad o la moral de lo que hacían. Estaba dándose cuenta de que todos sus principios eran inútiles y que tenía que borrarlos y encontrar unos nuevos, pero que éstos debían ser sangrientos.

    ¿Estaba dispuesto a aceptarlo?

    Shimada fue el primero en llegar, Hayato volvía a estar fuera de sí pero esta vez gritaba de dolor cosas sin sentido. Gritaba que lo mataran, que ya no quería seguir viviendo. Los ojos mieles, llorosos, miraron a su maestro con la repulsión pintada en ellos: repulsión por sí mismo y por nadie más que por sí mismo.
    avatar
    Kobayashi Tomoe

    Mensajes : 275
    Inscripción : 23/01/2016

    Re: Quien entrena hasta desfallecer

    Mensaje  Kobayashi Tomoe el Mar Abr 19, 2016 5:38 pm

    Tomoe comenzaba a estresarse por la situación que se vivía de forma general, sobre todo porque la mayoría de sus hombres había cogido un virus y habían tenido que ser mandados a cuarentena, al parecer estaban recibiendo alimentos infectados y la enfermedad había podido ser detenida antes de que se siguiera propagando, una estrategia sensata si lo que esperaban era atacarlos por sorpresa, pero tanto era la suficiencia que sentía el líder que sabía que él sólo con ayuda de sus hombres podían acabar con un ejercito completo.

    Por otro lado, estaba la situación con Hayato, todo parecía mejorar, o eso creyó hasta que Hiiro entró de golpe, por algún motivo comenzaba a acostumbrarse a ese tipo de entradas dramaticas donde el tema principal era alguna ocurrencia de su futuro Wakka. Lo leyó en el rostro de Hiiro y se incorporó andando serio. Cuando llegó a la habitación del pequeño sus ojos se abrieron de par a par.

    Realmente había sido un globo de papel los últimos días pero aquello le supero. Mojó sus labios, Shimada trataba de consolarlo pero no veía la forma. Tomoe lo tocó del brazo para que Kou saliera.

    —Dame tu arma, Hiiro —susurró Tomoe. Hiiro no comprendió pero entregó su katana.

    —Oe... Tomoe —llamó Shimada con el ceño fruncido.

    —Sí quiere morir... que lo haga como hombre —el futuro líder desenfundó el arma y la dejó a los pies del menor—. Pero antes me mata a mí... —pidió con seriedad—. Porque yo no sé vivir una vida donde no esté Hayato, y si realmente no quiere está vida... yo tampoco... pero si quiere vivir... yo estaré feliz de seguir protegiéndolo y apoyándolo, si quiere ser herrero y dejar el camino del samurái, si quiere volverse campesino, o si quiere volverse emperador... yo seguiré a Hayato en la vida y en la muerte —hizo una inclinación—. Pero por favor Hayato... no tomé decisiones sólo basadas en sus deseos y tomé en consideración los míos... yo iré a donde usted vaya... no necesito un clan si no tengo un tesoro al cual cuidar... así que si no quiere vivir... mateme primero y Hiiro después lo matará a usted, Hayato-dono.

    Hiiro y Shimada se hincaron como forma respetuosa de reforzar lo que su futuro líder decía.

    Invitado
    Invitado

    Re: Quien entrena hasta desfallecer

    Mensaje  Invitado el Miér Abr 20, 2016 2:02 pm

    Como este personaje ya no tiene propósito, tampoco veo el por qué lo que una vez escribí con él deba seguir aquí.


    Última edición por Sakurai Hayato el Sáb Feb 11, 2017 7:14 pm, editado 1 vez
    avatar
    Kobayashi Tomoe

    Mensajes : 275
    Inscripción : 23/01/2016

    Re: Quien entrena hasta desfallecer

    Mensaje  Kobayashi Tomoe el Miér Abr 20, 2016 7:35 pm

    Cuando Tomoe llegó aquella tarde al patio para seguir con el entrenamiento de Hayato lo encontró ya ahí. Semisonrió, el chico había aprendido quien que llega primero es el que tiene la ventaja de sorpresa, pues la desconfianza en cada paso que daba Tomoe se sintió, después de todo no estaba seguro si iba a ser atacado o si había trampas, una enseñanza básica para un Hebi: el que ataca primero al menor indicio de peligro es el que sobrevive más tiempo en el campo de batalla. Su instinto siseo y sus colmillos comenzaron a acumular el veneno, no atacaría.

    Se sentó frente al menor y frente a las shinais. Lo miró a los ojos sin moverse, sin pestañear siquiera en largo tiempo, hasta que no pudo aguantar más y pestañeó, pero incluso en ese punto, no despegó la mirada del menor. Era un duelo totalmente diferente al que habían estado enzarzados días anteriores. Sus manos se encontraban sobre sus rodillas. Su espalda completamente recta y su barbilla parecía flotar. Sus labios eran una línea recta que no emitirían sonido alguno, o al menos esa impresión daba.

    Aunque hubo mejoras en el estado de ánimo de Hayato, para Tomoe las cosas seguían igual de complicadas. Pasaron largos minutos, y la propia inestabilidad emocional que sufría el líder de la misión iba hacerlo ceder pero recuperó la compostura en cuestión de segundos, no iba a ceder en ese ni en ningún tipo de combate, mucho menos iba a perder contra Hayato pues su misión era volverlo lo suficiente fuerte como para que aguantará los duros entrenamientos de aquella pequeña y peculiar mujer.

    Shimada se había acercado para sentarse en el pasillo y disfrutar del duelo. Estaba en silencio, le agradaba ver ese tipo de enfrentamientos, en lo personal él siempre había sido muy malo para eso todo el tiempo, pero el resto, sobre todo Tomoe era muy bueno en eso. También sabía que nadie entre los más jóvenes podía tener mayor convicción y concentración que Hayato, tanto por su entrenamiento como herrero y su deseo de permanecer a lado del líder, así que ese duelo era interesante de presenciar. Eran los espíritus de dos fuertes guerreros luchando entorno a los ojos.

    Había guerras que sólo se ganaban con una mirada.

    Invitado
    Invitado

    Re: Quien entrena hasta desfallecer

    Mensaje  Invitado el Vie Abr 22, 2016 9:05 am

    Como este personaje ya no tiene propósito, tampoco veo el por qué lo que una vez escribí con él deba seguir aquí.


    Última edición por Sakurai Hayato el Sáb Feb 11, 2017 7:14 pm, editado 1 vez
    avatar
    Kobayashi Tomoe

    Mensajes : 275
    Inscripción : 23/01/2016

    Re: Quien entrena hasta desfallecer

    Mensaje  Kobayashi Tomoe el Vie Abr 22, 2016 4:38 pm

    La batalla de las miradas siguió largo rato... hasta que Shimada soltó el primer ronquido. Una comisura del labio del mayor se alzó pero siguió en general serio, no despegó la mirada de Hayato, hasta que éste rompió en carcajadas. Tomoe bajó el rostro y rió divertido también. Shimada apenas se removió dándoles la espalda, ya se había acostado contra el piso de madera. Kobayashi miró de reojo a su amigo y supo que no habría poder humano que lo despertara. Suspiró al movimiento de Hayato y afiló la mirada, pero lo dejó avanzar. Observó como le cogían las manos y como eran besadas. Tomoe aspiró por la nariz y afirmó suavemente.

    Cuando le fue ofrecido el shinai, no sólo aceptó el arma, también aceptó volver a Hayato el hombre más fuerte que hubiese entrenado.

    Los combates volvieron a ser cada día peores, más temibles, pero era de ese modo pues Hayato comenzaba a acostumbrarse a recibir golpes y a darlos, no le temblaba ya el pulso -o casi no lo hacía ya- cuando encontraba la oportunidad de contra-atacar. En una ocasión hasta hizo sangrar la nariz de Tomoe, pero no tuvo tiempo de pedir disculpas pues él quedó bocabajo inconsciente. Sólo era cuestión de que reaccionara para volverse a tirar como fiera al mayor. Estaba adquiriendo la habilidad que gozaban la serpientes de estar alerta a todo.

    Dos meses pasaron sin que se dieran cuenta y Hayato no sólo luchaba contra Tomoe sino contra otros miembros, por ejemplo ese día en particular luchaba ya con katana doble, era la primera vez que lo hacía con unas reales por lo cual el peso era totalmente diferente, y lo hacía contra Hiiro y Hiromi a la vez. Estaba teniendo problemas pero iba muy bien, el choque, la postura, la tensión y la forma maestra en que se movía tenían a Tomoe cautivado. El corazón le latía con fuerza, amaba con desesperación a ese guerrero.

    Invitado
    Invitado

    Re: Quien entrena hasta desfallecer

    Mensaje  Invitado el Sáb Abr 23, 2016 6:49 pm

    Como este personaje ya no tiene propósito, tampoco veo el por qué lo que una vez escribí con él deba seguir aquí.


    Última edición por Sakurai Hayato el Sáb Feb 11, 2017 7:15 pm, editado 1 vez
    avatar
    Kobayashi Tomoe

    Mensajes : 275
    Inscripción : 23/01/2016

    Re: Quien entrena hasta desfallecer

    Mensaje  Kobayashi Tomoe el Lun Abr 25, 2016 4:06 pm

    Tomoe no pudo evitar reír ante el arranque de Hayato, y Hiromi tuvo que ponerse a andar pues su hermana se estaba llevando todo el crédito ante la paliza dada al futuro Wakka del joven maestro. A pesar del duro entrenamiento fueron días bastante divertidos. Cuando no entrenaba con Tomoe y era con los gemelos, por la noche el mayor se colaba en la pieza del menor para "felicitarlo" de forma especial. Revolviendo los cabellos o incluso los deseos del menor, dejando escapar su lengua a la lengua ajena mientras sus manos tocaban por sobre la yukata el esbelto cuerpo que comenzaba a coger aspectos más masculinos. Tomoe se calentaba al pensar que pronto el pequeño sería un hombre. Era difícil que de pronto volviera a estar con una mujer pues algo que le excitaba en sobre manera era detener su mano contra el firme pecho de Hayato y sentir la firme extensión de piel. Después se quedaba dormido a su lado, no había nada más de esos toqueteos relativamente leves.

    Los chicos al rededor de Hayato comenzaron a darle algunos consejos para ayudar a vencer a los gemelos, sobre todo para mejorar la técnica y pronto no sólo fueron Hiromi y Hiiro, sino más integrantes del clan se acercaron a pelear con Hayato, a veces eran combates de tres contra uno o incluso cuatro contra uno, siempre en medida para que Hayato aprendiera algo nuevo.

    El colmo fue un día que Shimada quiso intentar pelear pero terminó con una humillante derrota. Esa noche, decidieron hacer una fiesta. Beberían hasta acabar con todo el sake de Naha, y por poco lo logran, al menos Tomoe. Habían llevado a un par de geishas para amenizar el momento. Dos especiales que atendían en conjunto a sus maiko a la cuadrilla del joven líder.

    Kou fue por Hayato a su habitación para que se uniera a la fiesta, pero para esas alturas el líder ya estaba bastante pasado y reía a carcajada limpia, una de las geishas acariciaba el cabello y la otra le daba fruta en la boca. Otras dos dramatizaban una especie de comedia.

    Invitado
    Invitado

    Re: Quien entrena hasta desfallecer

    Mensaje  Invitado el Lun Abr 25, 2016 4:39 pm

    Como este personaje ya no tiene propósito, tampoco veo el por qué lo que una vez escribí con él deba seguir aquí.


    Última edición por Sakurai Hayato el Sáb Feb 11, 2017 7:15 pm, editado 1 vez
    avatar
    Kobayashi Tomoe

    Mensajes : 275
    Inscripción : 23/01/2016

    Re: Quien entrena hasta desfallecer

    Mensaje  Kobayashi Tomoe el Lun Abr 25, 2016 4:55 pm

    Tomoe estaba bien acostumbrado a ser tratado por las mujeres de las casas de té, después de todo uno de sus hobbies era ir al teatro e ir a aquellos lugares donde se guardaban los secretos prohibidos para cual ente masculino. Por el contrario, su cabello suelto pronto presentó una suave trenza que la mujer se divirtió adornándolo con hilos de oro y de plata llevados especialmente como agradecimiento a los fuertes Hebi, ellos de algún modo habían llevado un poco de estabilidad hasta Naha, habían logrado repeler a los zorros y estaban sinceramente agradecidos.

    Cuando la actuación terminó, Tomoe no había reparado en la presencia de Hayato, estaba seguro que no iría, por eso después de unas presentaciones más tenía en mente que iría a visitarlo. Por otro lado, aplaudió entusiasta con alguno de los generales mayores que había llegado de forma recién y brindó con su ochoko de madera. Bebiendo pero el pulso era malo y terminó por reír cuando notó que no atinó a su boca sino que terminó por regar un poco sobre sí y sobre la bella mujer a su lado. Ellas rieron, no importaban si el hombre rompía sus kimonos, después de todo era un joven maestro que podía pagar el costo de su travesura, no como los samuráis pobretones que sólo querían un precio mejor.

    Pero su visión captó el momento en que aquella mujer comenzaba a acariciar el cabello de su Hayato.

    —¡Oe! —gritó la ronca voz del sake hablando por Tomoe, quien empujó a las dos chicas—. ¡Quita tus asquerosas manos de mi wakka! —exigió y todos se giraron a ver tensos al líder que se tambaleaba hacia Hayato pero al dar los primeros dos pasos con Taka en mano ya desenfundado cayó abruptamente al tatami. El joven maestro comenzó a reír revolcándose en el piso. Se giró y desde ahí observó el techo—. Haya... Haya-chan —llamó al menor se incorporó lentamente hincándose—. Vamos... vamos a hacer una demostración... hagamos la forma gemela... —hipeó—. Tu Shu* quiere cruzar katanas contigo, Haya-chan...

    Shimada suspiró y rascó la nuca.

    —Iré a dejar al joven maestro a su habitación, amenos que quieras hacerle caso, Haya-dono —sonrió suave Shimada, después de todo Tomoe lo estaba llamando "Wakka", no era oficial pero sí debía de mostrar respeto. Tomoe se las había arreglado para ponerse de pie, esperaba a su acompañante.

    Invitado
    Invitado

    Re: Quien entrena hasta desfallecer

    Mensaje  Invitado el Lun Abr 25, 2016 5:17 pm

    Como este personaje ya no tiene propósito, tampoco veo el por qué lo que una vez escribí con él deba seguir aquí.


    Última edición por Sakurai Hayato el Sáb Feb 11, 2017 7:15 pm, editado 1 vez
    avatar
    Kobayashi Tomoe

    Mensajes : 275
    Inscripción : 23/01/2016

    Re: Quien entrena hasta desfallecer

    Mensaje  Kobayashi Tomoe el Lun Abr 25, 2016 5:45 pm

    Kou terminó por soltar una estruendosa carcajada al tiempo que Hayato se llevaba al líder y éste parecía aceptar. Tomoe soltó durante todo el camino improperios y quejas porque no quería el menor hacer la forma gemela, el sueño de Tomoe siempre había sido ese, ahora bajo el estado de ebridad podía soltar sus deseos sin temor a verse berrinchudo o caprichoso, aunque siempre parecía ser de aquella forma. Cuando llegaron a su habitación gateó hasta acomodarse a la cama. Empezó a pelear con el obi de su yukata, pero se venció cuando notó que se estaba apretando más la prenda y rió.

    Miró de reojo y se quejó cuando llegó el tirón. Apresó la mano de Hayato que le arrancaba los cabellos y la besó. Después la dejó sobre su rostro, lo miraba pero sus ojos parecían nublados, todo gracias al alcohol.

    —Haya... eres mi Wakka... soy tuyo... no me puedo coger a nadie que no seas tú... —soltó sin pensar mucho en lo que decía—. Quiero cogerte tan duro que... —rió divertido—...que bueno, no veas a nadie más... así que sino quieres que nadie toque a tu Shu... sólo debes decirlo —inquirió lamiendo uno de los dedos ajenos para después introducirlo completo a su boca y reír. Estaba demasiado ebrio como para ser seductor. Se quedó quieto mirando a Hayato.

    —¿Te gustó Haya?... ¿me amas? —preguntó directo—. ¿Más que a nadie? ¿Más que a Kuma?... ¿me amas Hayato? Me sacaré el corazón... el corazón si lo quieres...

    —Me da... me da miedo que no te guste, que éste imbécil no sea suficiente para ti y decidas irte... —apretó los labios y lagrimas inundaron sus ojos claros—. Yo amo a Hayato desde siempre... queiro a Hayato conmigo... no es justo... no quiero que te vayas... si te vas te voy a encerrar... —declaró como amenaza incorporándose para mirarlo serio con resentimiento—. ¡¿Te irás con ella verdad?! La iré a matar... —desdeñó incorporándose pero sólo logró trastabillar y rió, negó volviendo a su modo serio—. ¿Dónde está Taka... Taka, Hayato... dame a Taka...

    Invitado
    Invitado

    Re: Quien entrena hasta desfallecer

    Mensaje  Invitado el Lun Abr 25, 2016 6:06 pm

    Como este personaje ya no tiene propósito, tampoco veo el por qué lo que una vez escribí con él deba seguir aquí.


    Última edición por Sakurai Hayato el Sáb Feb 11, 2017 7:15 pm, editado 1 vez
    avatar
    Kobayashi Tomoe

    Mensajes : 275
    Inscripción : 23/01/2016

    Re: Quien entrena hasta desfallecer

    Mensaje  Kobayashi Tomoe el Lun Abr 25, 2016 6:19 pm

    —Hayato-chan siempre es así de bueno conmigo... por eso es que se queda con To-chan... —susurró mientras se dejaba arrullar, el alcohol era suficiente analgésico para hacerlo dormir en aquella posición sin molestarse en terminar de sacarse la ropa. Tomoe normalmente dormía desnudo, pocas veces usaba ropa en realidad aunque siempre la dejaba cercana.

    Fue cuando no se escuchó más ruido que la puerta corrediza se abrió, Kou entró haciendo una suave reverencia, llevaba una bandeja rebosante de comida y una botella de sake.

    —Wakka-san —bromeó entrando y cerrando detrás de él—. ¿Se quedó por fin dormido? —susurró acercándose a dejar la comida a lado del menor—. Vi que no comiste... debes tener hambre... —se flexionó para recoger como muñeco a Tomoe y acomodarlo en el futón comenzó a quitarle la ropa sin problema, incluso Tomoe era delgado para las masculinas manos de Kou que comenzarona desvestirlo con relativa facilidad.

    —Cuando nos tocaba viajar y él se ponía borracho tenía que escucharlo llorar hasta que se quedaba dormido porque no era fuerte, porque su madre lo odiaba, porque no era lo suficientemente bueno... después un día el lloriqueo fue porque "Haya-chan" no me ama —expresó sonriendo divertido. Lo acomodó y lo cubrió, tomó a Taka y la acomodó en su soporte junto a la segunda arma, hizo reverencia a ambas katanas y se acomodó junto a Hayato decidido en acompañarlo a comer.

    —Convertirse en el wakka de un samurái es una enorme responsabilidad... además, hablamos del futuro líder del clan... ¿estás preparado para eso? —sirvió Sake para sí y lo bebió con calma, miró de reojo los hilos de oro y plata y comenzó a jugar con ellos—. ¿De verdad te dieron celos las chicas?

    Invitado
    Invitado

    Re: Quien entrena hasta desfallecer

    Mensaje  Invitado el Lun Abr 25, 2016 6:40 pm

    Como este personaje ya no tiene propósito, tampoco veo el por qué lo que una vez escribí con él deba seguir aquí.


    Última edición por Sakurai Hayato el Sáb Feb 11, 2017 7:15 pm, editado 1 vez
    avatar
    Kobayashi Tomoe

    Mensajes : 275
    Inscripción : 23/01/2016

    Re: Quien entrena hasta desfallecer

    Mensaje  Kobayashi Tomoe el Lun Abr 25, 2016 7:07 pm

    Kou parpadeó confundido y después rió totalmente divertido.

    —Todos sabemos que eres la razón para que Tomoe siga adelante como futuro líder del clan, así que sé que él es fuerte, no necesita que nadie más que Hayato lo cuide, así que por eso te cuido a ti... es mi forma de decirle a Tomoe que lo amo —comentó sonriendo—. Desde siempre fuimos rivales... y terminamos siendo muy buenos amigos, yo no tengo hermanos como los tiene Tomoe... mis papás fueron casados por obligación y no quisieron traer problemas a la familia por problemas de disputa entre hermanos para ver quién heredaba como está pasando con los Kobayashi por eso fui único —contó robando un camarón capeado y comiéndolo—. Pero... Tomoe fue ese hermano insoportable que todos tienen... supongo que tú eres el insoportable —lo empujó levement ey rió.

    Aunque la sonrisa se le borró de momento a otro cuando vino aquella explicación sobre que sería un buen esposo. Miró a Hayato. Y negó.

    —Nunca me voy a casar... —fueron sus palabras—. Mi estatus no me permite casarme con una viuda... —masculló más para sí que para Hayato y negó—. Nah, sería un esposo terrible, por eso siempre eme han rechazado las casamenteras —soltió una carcajada que siguió cuando llegó el comentario de las geishas aportado desde el fondo del corazón de Hayato.

    —Es normal sentirse celoso cuando vemos que manosean algo que creemos nuestro —las palabras a él le supieron amargas pero no quería que se notara a los oídos del menor—. Sin embargo... todos tenemos sentimientos infantiles que nos hacen actuar por impulso... yo una vez le rompí la cara a uno de los escoltas de Tomoe... fue gracias a eso que me ascendieron —rió—. Así que los impulsos infantiles a veces tienen sus ventajas —acotó divertido.

    Miró hacia Tomoe.

    —Hiiro está embarazada —soltó sin más—. Será enviada a Tokio en un mes más... supongo que tú te irás con ellas para después irte a encontrar con la Perra Blanca —él estaba al tanto de todo el trato y demás. Tomoe se lo había contado—. Debes tener mucho cuidado con ella, Haya... después de todo, serás nuestro amado Wakka... —bromeó.

    Invitado
    Invitado

    Re: Quien entrena hasta desfallecer

    Mensaje  Invitado el Mar Abr 26, 2016 9:17 am

    Como este personaje ya no tiene propósito, tampoco veo el por qué lo que una vez escribí con él deba seguir aquí.


    Última edición por Sakurai Hayato el Sáb Feb 11, 2017 7:15 pm, editado 1 vez
    avatar
    Kobayashi Tomoe

    Mensajes : 275
    Inscripción : 23/01/2016

    Re: Quien entrena hasta desfallecer

    Mensaje  Kobayashi Tomoe el Jue Abr 28, 2016 12:00 pm

    Shimada observó en silencio como el otro se acomodaba y sonrió grande. Afirmó con suavidad a lo que le decía sobre dormir y preparó los alimentos sobrantes sobre la charola. Incorporó su cuerpo y sonrió a Hayato.

    —Descanse, Hayato-dono —bromó y cerró detrás de él la puerta cuando estuvo afuera. Definitivamente tenía un largo camino que recorrer el menor pero confiaba plenamente en que iba a lograrlo. Sino era de ese modo Hayato no hubiera aguantado tanto.

    Esa noche, entre sueños, Tomoe logró pescar al cuerpo que expedía calor y lo abrazó, ambos samuráis acabaron durmiendo fuera del futón. Hiiro los fue a vigilar a media madrugada y los cubrió con el cobertor del futón, se quedó acompañándolos por cualquier cosa que ocurriese. Sin embargo, llegada el amanecer decidió que les daría privacidad para despertar.

    Dos semanas más tarde el joven maestro se encontraba sentado en el dojo, a sus costados los capitanes y las personas de más alto rango se encontraban sentados en hilera. Hayato estaba frente a él con una rodilla en el piso y su mano apoyándose. El joven maestro había convocado a una reunión, y a ésta había sido mandado a llamar su joven discípulo.

    —Sakurai-san —hablaba Tomoe con voz firme, habían compartido futón un par de noches más sin llegar a más que caricias inocentes y besos, palabras dulces y promesas de volverse fuertes mutuamente. Shimada había sometido la última semana a entrenamiento personal al pobre de Hayato, y como consecuencia había acabado con una venta en la mano pues una flecha le había atravesado la misma. Daba miedo la precisión de ese hombre pues había sido un tiro tan limpio que a propósito no rozó ningún nervio en la mano del chico. Sólo era castigo por atreverse a ganarle en el kendo semanas atrás y para que no se le subiera el ego a la cabeza—. Te has convertido en estos meses en un guerrero fuerte —agregó el joven maestro—. Por tal motivo te designo la entrega de los resultados a líder, al mismo tiempo te encomiendo buscar a la Perra Blanca para que sigas con tu entrenamiento, puesto que los enemigos se han comenzado a movilizar y yo ya no puedo seguir enseñándote —informó como orden, aunque ese era el próposito desde un principio. Hubo algunos murmullos por parte de los capitanes pero nadie se atrevió a cuestionar los motivos del joven maestro.

    —Hiiro te va acompañar hasta Tokio —ordenó y la mujer se acercó—. Haz que el clan sienta orgullo de ti, y muestra el garbo necesario para convertirte en el Wakka de un hijo de la rama principal, ve a prepararte y en cuánto estés listo, parte —anunció serio semisonriendo.

    Hiiro afirmó se incorporó y se marchó primero.

    Tomoe lo esperaría en las caballerizas para despedirlo. No quería que Hayato se fuera, no quería dejarlo ir.

    Contenido patrocinado

    Re: Quien entrena hasta desfallecer

    Mensaje  Contenido patrocinado


      Fecha y hora actual: Lun Sep 25, 2017 4:17 am