Japón Monogatari

Descubran la historia de la guerra entre Clanes legendarios, guerreros unicos en medio de una tierra de criaturas mitologicas


    Cuando los cerezos florezcan

    Comparte

    Invitado
    Invitado

    Cuando los cerezos florezcan

    Mensaje  Invitado el Mar Abr 26, 2016 10:05 am

    Como este personaje ya no tiene propósito, tampoco veo el por qué lo que una vez escribí con él deba seguir aquí.


    Última edición por Sakurai Hayato el Sáb Feb 11, 2017 6:39 pm, editado 1 vez
    avatar
    Kobayashi Ryunosuke

    Mensajes : 116
    Inscripción : 02/04/2016

    Re: Cuando los cerezos florezcan

    Mensaje  Kobayashi Ryunosuke el Vie Abr 29, 2016 9:30 am

    Al pequeño Ryunosuke le gustaba acompañar a Hayato-dono, él era el esposo de su tío Tomoe, su tío Tomoe daba mucho miedo. Pero Hayato no, Hayato era una persona muy extraña diferente a su madre. Por eso mismo le parecía que debía de seguirlo, porque le recordaba a alguien pero no sabía a quién precisamente. Por eso es que había accedido a seguirlo y averiguar que era eso que le hacía sentir cuando lo tomaba en brazos y lo cargaba.

    Después de un tiempo se dio cuenta que le recordaba mucho a su papá. A su papá que no estaba ya. Cuando pensaba en él y bajaba el rostro para mirar sus manos, mismas que su padre le había tomado para prometerle que lo iba a cuidar con todo su corazón, Hayato las tomaba para besarlas o apretarlas. Él lo dejaba pues no comprendía muy bien porque lo hacía. Había cosas que definitivamente no alcanzaba a comprender, como alguien tan "suave" como Hayato-dono era extraño y estaba con alguien tan malo como su tío, o porque los otros niños parecían calmados al rededor de aquel extraño hombre.

    Por ejemplo, Shimada Satori, era el hijo de Shimada Kou quien a su vez era hijo de Shimada Sayaka. Los dos últimos le daban miedo pero los ignoraba era un temor diferente que el que sentía por su tío. Pero Satori parecía tranquilo y hablaba mucho al rededor de Hayato además que parecía hacer sonreír a Hayato. Eso no le gustaba mucho. Por otro lado estaba Takumi, él no sabía de quien era hijo pero estaba ahí desde siempre con Hayato. Normalmente cuando el esposo de su tío iba a verlo Takumi estaba también ahí escondido observándolo, sobre todo lo sentía mirándolo a él de forma especifica.

    Esa mañana en particular había estado leyendo el cogido bushido. Desde que su papá se había ido hacía ya un año su tío se había estado haciendo cargo de sus estudios. De no hacer relativamente nada, ahora tenía que leer un montón y aunque al principio había llorado mucho porque no comprendía muchas palabras, descubrió más temprano que tarde que mientras más llorara más tiempo iba a perder en comprender dichas palabras. Después adquirió la costumbre de escribirlas a parte y después buscar alguien que le dijera que significaba, pero hasta ese momento nadie estaba dispuesto a ayudarlo. Ahora que empezaba a tener una especie de "relación" con Hayato tenía intenciones de pedirle ayuda pero siempre estaba ocupado con esto o aquello.

    Ahora estaba sentado sobre su regazo desde donde observaba a la lejanía el árbol de manzanas que había escuchado decir a su padre él había sembrado de niño. Le gustaba mucho. Miró de reojo como Satori y Takumi eran llamados para comer frutas y admiró un momento para volver a ver el árbol. Aunque frunció el ceño cuando percibió como Satori se recargaba de Hayato. Se incorporó alejándose del abrazo de Hayato.

    —Debo seguir leyendo, Hayato-dono —anunció. Miró a Hayato después a Takumi y alternó la mirada hacia el Shimada—. Si no te gusta lo que haces igual deja de intentarlo, eres patético —le dijo sin tocarse fibra sensible—. Eso es lo que diría Tomoe-sama —le explicó, eso le había dicho su tío semanas antes cuando había no logrado sacar la 4 virtud del código Bushido.

    Invitado
    Invitado

    Re: Cuando los cerezos florezcan

    Mensaje  Invitado el Sáb Abr 30, 2016 5:29 pm

    Como este personaje ya no tiene propósito, tampoco veo el por qué lo que una vez escribí con él deba seguir aquí.


    Última edición por Sakurai Hayato el Sáb Feb 11, 2017 6:40 pm, editado 1 vez
    avatar
    Kobayashi Ryunosuke

    Mensajes : 116
    Inscripción : 02/04/2016

    Re: Cuando los cerezos florezcan

    Mensaje  Kobayashi Ryunosuke el Sáb Abr 30, 2016 5:55 pm

    Off: xD el post mío pasado estuvo horrible xD, fue el sueño xD
    ----------------------------------------------------------------------------------

    Ryunosuke se petrificó en su lugar cuando el otro niño lo alzó sin problema. Jadeó asustado con sus ojos azules bien abiertos, ni siquiera tuvo la voluntad para abrir la boca y emitir alguna respuesta coherente o colocar sus manos sobre el brazo que lo sostenía suspendido para después aplicar una de las llaves que Hiromi-san le había estado enseñando. No. Su mente quedó en blanco. Esa quizás iba a ser su primer pelea y él iba a perder.

    "Aquellos que pierde una pelea mueren" fue muy conciso Tomoe al explicarle al niño qué ocurría con los samuráis perdedores en una batalla.

    Después, otra vez esos brazos conciliadores que lo acobijaron con amor le ayudaron a salir del problema, y mientras estuvo en ese refugio con su corazón desbocado por la adrenalina, sus brazos se aferraron al cuello. Apretaba sus labios y los parpados buscando controlarse. Sus oídos también latieron. Fue depositado en el suelo con cuidado por el Segundo. En la comisura de sus ojos se amontonaban lagrimas con las cuales luchaba para que no le abandonaran. Le miraron con cierta suplica para que lo volviera abrazar, pero en cambio sus manitos fueron sostenidos con paciencia y Hayato parecía interesado en explicarle el mundo -como siempre-. Escuchó atento cada palabra y tragó saliva.

    —Porque... —bajó la mirada y después la subió—...¿por qué Tomoe-sama se va a enojar conmigo? —cuestionó de forma inocente, aún estaba un poco asustado—. Yo no fui grosero, Hayato-dono —dijo de forma apresurada, ahora sus manos apretaban las manos del mayor, dando un paso hacia el mayor, mirándolo desesperado, no quería que Hayato pensará que él era descortés o grosero—. Le di un consejo... el líder me lo dio a mí, yo se lo pasé a Sato —espetó y bajó la cabeza—. Además... si ellos no son fuertes... no podrán cuidar a Hayato-dono... y Hayato-dono debe ser cuidado por todos en el clan... eso dice Tomoe-sama que es la obligación de todos... yo quiero cuidar de Hayato-dono, pero Sato es patético —repitió la palabra relacionando su significado con una persona que no puede hacer algo bien.

    Invitado
    Invitado

    Re: Cuando los cerezos florezcan

    Mensaje  Invitado el Sáb Abr 30, 2016 6:15 pm

    Como este personaje ya no tiene propósito, tampoco veo el por qué lo que una vez escribí con él deba seguir aquí.


    Última edición por Sakurai Hayato el Sáb Feb 11, 2017 6:40 pm, editado 1 vez
    avatar
    Kobayashi Ryunosuke

    Mensajes : 116
    Inscripción : 02/04/2016

    Re: Cuando los cerezos florezcan

    Mensaje  Kobayashi Ryunosuke el Sáb Abr 30, 2016 6:36 pm

    Tomó asiento frente a Segundo y escuchó atento. Sus manitas seguían siendo sostenidas por el mayor. Y la lección dada fuera del aula comenzaba a tomar sentido en el actuar de Shimada. Ahora que recordaba él también se enojaba mucho cuando hablaban feo de su papá y cuando los otros niños lo ignoraban a la hora de jugar, en más de una ocasión tuvo deseos de pegarles muy feo a todos, pero era débil, y sabía sus limites, en el caso de Satori había sucedido igual: Enojado había reaccionado.

    Miró las manos unidas en el agarre, y alzó el rostro hacia el Segundo.

    —¿Debo pedirle disculpas a Satori? —cuestionó con voz suave esperando la indicación de la persona con la que tenía más confianza -o al menos eso parecía- dentro del clan. Pero antes de que llegara la respuesta. Hiiro apareció por el corredor. El niño percibió a su madre que aún usaba el yukata negra que rezaba luto en la viuda. El menor miró al Segundo y soltó sus manitas para incorporarse—. Madre llegó por mí —anunció mientras corría hacia ella.

    La mujer miró a su hijo e hizo una reverencia a Hayato con una sonrisa en los labios. El niño jugó con su labio indeciso y le extendió la mano a su madre, está la tomó con firmeza y lo guió hacia el interior del clan. El niño se giró para seguir viendo a Hayato mientras que avanzaban. Estaba aún intranquilo por lo ocurrido.

    *

    Al día siguiente, después de hacer su lectura, se escabulló hasta donde las practicas de tiro con arco, se sentó donde antes había estado sentado con Hayato y observó con atención a Satori y a Takumi, ambos efectivamente, se esforzaban. Takumi era mucho mejor arquero que Satori, pero Sato tenía una hermosa postura, era idéntica a la del sensei, aunque no atinaba en el medio. Jugó con su labio ansioso. Llevaba algo dentro de su yukata que se movía.

    Invitado
    Invitado

    Re: Cuando los cerezos florezcan

    Mensaje  Invitado el Sáb Abr 30, 2016 7:00 pm

    Como este personaje ya no tiene propósito, tampoco veo el por qué lo que una vez escribí con él deba seguir aquí.


    Última edición por Sakurai Hayato el Sáb Feb 11, 2017 6:40 pm, editado 1 vez
    avatar
    Kobayashi Ryunosuke

    Mensajes : 116
    Inscripción : 02/04/2016

    Re: Cuando los cerezos florezcan

    Mensaje  Kobayashi Ryunosuke el Sáb Abr 30, 2016 7:44 pm

    http://japon-monogatari.creatuforo.org/t512-quien-tiene-veneno-y-hiel-private#12355 (por si no lo viste antes) (?) (xDDDDDDDDDDDDDD)
    -----------------------------------------------------------------------------------------

    El chico tuvo el instinto de apartarse cuando vio que aquellos se acercaban y bajó el rostro cuando los tuvo al frente. Jugo con el borde de su yukata y abrazó a aquello que estaba dentro de su ropa. No tenía la costumbre de mirar al rostro a las personas porque solía ver cosas que no le gustaban. Aunque aquellos dos chicos parecían menos agresivos que los otros con los que antes había intentado jugar. Alzó la mirada y observó a Takumi que le informaba que no estaba ahí Hayato.

    —Sé que no está aquí, vi que estaba en la oficina de Líder preparando la llegada de Líder —informó, había ido a vigilar que Hayato estuviera bien antes de llegar hasta donde la practica. Después se encogió por la forma en que los ojos ámbar del otro lo miraban.

    Sin embargo, Ryunosuke no se esperaba que el otro chico se disculpara. Miró a Satori y aclaró la garganta.

    —No fue mi intención herir tus sentimientos, Shimada Satori —concluyó serio el niño, miró a Takumi después a Shimada. Después sacó de su yukata un conejo que extendió hacia los otros dos. Tenía lastimada una pata—. Lo encontré hace un rato que venía de camino al clan, pensaba darselo a Hayato-dono para que lo cuide pero está ocupado... ¿podrían ayudar al señor Conejo? —cuestionó mirando serio -preocupado- a ambos adolescentes—. Debe estar sufriendo mucho...

    Invitado
    Invitado

    Re: Cuando los cerezos florezcan

    Mensaje  Invitado el Mar Mayo 03, 2016 5:49 am

    Como este personaje ya no tiene propósito, tampoco veo el por qué lo que una vez escribí con él deba seguir aquí.


    Última edición por Sakurai Hayato el Sáb Feb 11, 2017 6:40 pm, editado 1 vez
    avatar
    Kobayashi Ryunosuke

    Mensajes : 116
    Inscripción : 02/04/2016

    Re: Cuando los cerezos florezcan

    Mensaje  Kobayashi Ryunosuke el Jue Mayo 05, 2016 3:47 pm

    Siguió a los chicos mayores mientras que trataba de limpiarse en su ropa la suciedad de la sangre que había manchado sus manos gracias a que había cargado al conejo. Mamá lo iba a regañar por eso se iba a cambiar de ropa antes de que fuera momento de ir a verla. Además, quería lucir presentable para cuando Hayato-dono estuviera disponible. Por un momento cuando observó que no había más en la habitación tuvo el impulso de huir pero se quedó porque quería ver el desenlace del conejito que llevaba uno de los otros chicos.

    Se acercó con cuidado cuando se lo pidieron. Y empezó a hacer las cosas que le ordenaban, primero se había negado pero debía de adquirir responsabilidad de haber llevado a aquel animal hasta el clan. Comenzó a curarle la patita y poco después a vendarla. Como el vendaje quedó flojo Takumi tuvo que hacerse cargó. Él observaba con ojos muy abiertos, deseaba hacerlo tan bien como los dos mayores. Después observó a Satori, era el más alto de los tres, pero era delgado, Takumi parecía más robusto. Tenía más músculos, sobre todo en los brazos, quizás era por eso que era tan bueno con el arco.

    —Takumi es muy bueno haciendo las cosas manuales —expresó serio—. Satori es muy fuerte. Ambos son increíbles —extreno. Miró al conejito y se acercó para acariciarle la cabeza. El doctor llegó y encontró a los tres niños.

    —¿Qué hacen aquí? —cuestionó con interés, al doctor le daba risa que muchas veces el consultorio era la sede de las travesuras de los más pequeños. Él no tenía problema con aquello, era bastante flexible y amable con los niños del clan.

    Sin embargo, para Ryunosuke no fue buena señala aquella y brincó asustado. Después lanzó la carrera para huir de ahí. No le gustaba cuando había más gente. El medico suspiró al ver al niño que había huido.

    —¿Ese era Ryunosule-kun? —preguntó acariciándose la nuca el doctor sin saber que había ocurrido, sin embargo se giró a los otros dos niños y los reprendió con la mirada—. Oy, espero no hayan estado metiéndose con Ryunosuke-kun, es un niño sensible... ¿debería decirle al Segundo que están molestando niños? —amenazó y semisonrió al ver al pequeño conejo que tenían ahí—. ¿Ya lo curaron? —cuestionó.

    El Kobayashi corrió hasta que estuvo en su habitación, ahí se encerró ya no quería salir. Los mayores sólo querían hablarle feo y regañarlo. Estaba mejor si estaba ahí en su pieza, nadie lo molestaba. Abrazó sus piernitas, ya quería que fuera el siguiente día para poder ir a buscar a Hayato-dono.

    Invitado
    Invitado

    Re: Cuando los cerezos florezcan

    Mensaje  Invitado el Sáb Mayo 07, 2016 2:25 pm

    Como este personaje ya no tiene propósito, tampoco veo el por qué lo que una vez escribí con él deba seguir aquí.


    Última edición por Sakurai Hayato el Sáb Feb 11, 2017 6:40 pm, editado 1 vez
    avatar
    Kobayashi Ryunosuke

    Mensajes : 116
    Inscripción : 02/04/2016

    Re: Cuando los cerezos florezcan

    Mensaje  Kobayashi Ryunosuke el Sáb Mayo 07, 2016 4:07 pm

    Había escuchado llegar a Takumi y a Satori antes que preguntaban por él. Sin embargo, él no se había movido de su rincón. Había intentado prender una veladora pero las cerillas para el fuego no habían querido funcionar. Ahora estaba a oscuras pues ni el pesquillo de madera de las ventanas podía quitar pues estaban muy altas por cuestión de seguridad. Más tarde una de las sirvientas había ido a llevarle de comer pero al ver que el niño no le respondía ella entró a la fuerza y dejó sin decir nada la comida en el medio de la salita, se fue sin decir nada. Apretó los labios con frustración pues Okasan había prometido que ella iría a comer con él. Que ella llevaría la comida. Papá era quien hacía eso antes de que él decidiera morir. Su corazón se estrujo fuerte y una cosa cruzó por su cabeza como un relámpago que rompe un tronco de un sólo golpe.

    Miró detenidamente sus manos y reflexionó sobre lo que había hecho con el conejo. Lo había curado -a medias pero había aprendido algo-. Sí él hubiera sabido hacer eso antes, cuando las manos de papá habían sangrado, quizás papá estaría ahí. Aspiró por la boca y se la cubrió tratando de no llorar, de no derramar una sola lagrima. La puerta fue abierta y se encontró con Hayato-dono. Encogió más su cuerpo pero pronto la calidez y amabilidad del extraño hombre se extendió hasta él.

    —¿P... por qué no ayudó a papá Kyo, Segundo? —susurró mirando sus pies desnudos. Se había quitado los tabi hacía un rato, había cogido de pronto mucho calor. Se abrazó más fuerte a sus piernas—. Takumi dijo que usted es muy bueno curando las heridas de los demás... y hasta los enseñó a ellos a curar heridas... ¿por qué no curó a papá? —preguntó mordiéndose los labios. Escondió su rostro entre sus piernas. No estaba llorando, pero sentía algo muy feo en su cuerpo al punto que los lugares donde sus extremidades se unían dolían de forma terrible. Aspiró por la nariz.

    —¿Por qué es amable conmigo? No entiendo... los adultos no son tan amables con los niños... ¿es que usted odia a los adultos y le gustan los niños... ¿usted odiaba a mi papá y por eso no lo ayudó? —susurró bajito desde su trinchera.

    Invitado
    Invitado

    Re: Cuando los cerezos florezcan

    Mensaje  Invitado el Sáb Mayo 07, 2016 4:42 pm

    Como este personaje ya no tiene propósito, tampoco veo el por qué lo que una vez escribí con él deba seguir aquí.


    Última edición por Sakurai Hayato el Sáb Feb 11, 2017 6:40 pm, editado 1 vez
    avatar
    Kobayashi Ryunosuke

    Mensajes : 116
    Inscripción : 02/04/2016

    Re: Cuando los cerezos florezcan

    Mensaje  Kobayashi Ryunosuke el Sáb Mayo 07, 2016 4:52 pm

    Ryunosuke dejó ir sus piernas cuando el mayor se arrodilló frente a él haciendo una reverencia pronunciada. Lo miró serio, sus ojos estaban idos en recuerdos frescos y dolorosos. Él tampoco había estado cerca. Nadie había estado cerca cuando su papá se había decidido lastimar. Apretó los labios y se quedó pensando en lo que Hayato le decía. Era mentira, el adulto sí era increíble. Más allá de eso, era la persona que más admiraba en el clan. En su corazón, Ryunosuke quería ser como Hayato, empezaba a olvidar porque papá era tan importante para él, sobre todo cuando Hayato estaba ahí cuidándole. Miró la comida que ya se había enfriado, y después miró al mayor.

    ¿Él lo odiaba?

    Rascó su mejilla y después el empeine de su pie. aún seguía sucio por la travesía del conejo. Se incorporó y se acercó hasta el segundo, sólo para abrazarlo por el cuello. Lo estrechó, aunque no supo sí lo hacía porque realmente quería hacer sentir mejor al hombre o porque él lo necesitaba. Abrazó fuerte a Hayato contra sí, y después lo dejó ir. Caminó hasta su comida para recogerla y, con esfuerzo, cargarla hasta Hayato. La dejó frente a él. Ocupó el mismo lugar de antes.

    —El segundo, no ha comido. ¿Verdad? —se removió—. Puedes comer mi comida. A mí no me gusta eso —señaló el pescado frito con un salteado de verduras y arroz blanco que había en la charola—. Así que puede tenerlo usted, Segundo. Debe ser fuerte... para que nos siga cuidando junto con mi tío —explicó—. Debe entonces, cuidar mucho a tío que es el nuevo líder para que él no se vaya a ir como se fue papá...

    Apretó los labios y miró a los ojos a Hayato. Esperó a que comiera.

    La respuesta había sido completamente comprendida por el menor.

    Invitado
    Invitado

    Re: Cuando los cerezos florezcan

    Mensaje  Invitado el Sáb Mayo 07, 2016 5:09 pm

    Como este personaje ya no tiene propósito, tampoco veo el por qué lo que una vez escribí con él deba seguir aquí.


    Última edición por Sakurai Hayato el Sáb Feb 11, 2017 6:40 pm, editado 1 vez
    avatar
    Kobayashi Ryunosuke

    Mensajes : 116
    Inscripción : 02/04/2016

    Re: Cuando los cerezos florezcan

    Mensaje  Kobayashi Ryunosuke el Sáb Mayo 07, 2016 5:25 pm

    Kobayashi Ryunosuke no supo que pasó, sólo que Hayato había comenzado a llorar. Un escalofrío le recorrió antes de caminar hasta el costado de Hayato y volverlo a abrazar. Lo escuchó atento.

    —Está bien, no odiaré a Hayato-dono ni a papá —prometió con voz suave. Le dio un par de palmadas a Hayato, él no sabía que hacer normalmente cuando otro niño lloraba pues pocas veces convivía con otros niños, así que las veces en que se había visto en la necesidad de acompañar a alguien más que llorase se reducían a "ninguna vez", ni siquiera él lloraba pues había comprendido hacía mucho tiempo que llorar no resolvía nada: ni el que entendiera las palabras que no entendía en el codigo bushido, ni mucho menos llevaban a papá o a mamá hasta él. Llorar era algo innecesario. Su corazón se apretujo, en cambio, cuando percibió como "encantador" la forma en que Hayato lloraba.

    Lo apretó contra él nuevamente y esperó hasta que dejó de llorar. Después lo alejó, le limpió las lagrimas con sus manitos y le dio unas palmadas en la cabeza con cuidado.

    —¿Se siente mejor, Hayato-dono? —cuestionó sincero—. Hará que Takumi y Satori se preocupen si lo ven lloroso... ellos van a creer que yo fui el culpable de hacelro llorar y... —apretó los labios desvió la mirada—... yo no quiero que piensen que lastime a Hayato-dono, porque yo apreció a Hayato-dono...

    Se sentó con cuidado a su lado y lo miró desde su posición.

    —¿Usted me puede prometer que no va a llorar? Porque... yo no sé como hacer que las personas dejen de llorar... no... no quiero verlo llorando, Hayato-dono...

    Invitado
    Invitado

    Re: Cuando los cerezos florezcan

    Mensaje  Invitado el Sáb Mayo 07, 2016 5:38 pm

    Como este personaje ya no tiene propósito, tampoco veo el por qué lo que una vez escribí con él deba seguir aquí.


    Última edición por Sakurai Hayato el Sáb Feb 11, 2017 6:40 pm, editado 1 vez
    avatar
    Kobayashi Ryunosuke

    Mensajes : 116
    Inscripción : 02/04/2016

    Re: Cuando los cerezos florezcan

    Mensaje  Kobayashi Ryunosuke el Sáb Mayo 07, 2016 6:16 pm

    El menor accedió a cada uno de los pedidos que el otro tuvo hacia con él. Se dejó cargar, abrazar, lo acompañó hasta la cocina donde se mantuvo calladito para no llamar la atención, prefería sentirse invisible y fingir serlo para que nadie reparara que estaba acompañando al segundo, el magnifico y fuerte que hombre que era casi el líder. El Segundo, según había escuchado decir, era igual o más fuerte que el líder.El segundo era el soporte del clan, Hayato la valiosa persona que se convertía en el escudo y espada del líder cuando éste se lo pidiera.

    Después lo cambió de ropa y Ryunosuke se sintió más limpió. Caminó a su lado hasta la pequeña madriguera que entre los otros niños y el adulto habían construido para Usagui-san. Se asomó para ver al conejito dormir y después miró al castaño.

    —¿Takumi y Satori le contaron que lo curamos entre los tres? —preguntó suavecito. Después siguió mirando al conejo—. Quiero que los tres alimentemos a Usagi-san —afirmó la propuesta. Y después corrió hasta las judias rojas que habían llevado al pasillo. La empleada se había retirado el niño se sentó en el borde del pasillo y tomó con sus dos manos limpias el dulce. Comenzó a comer viendo hacia la casa donde el conejo dormía. Dio varias mordidas ansioso. No se había dado cuenta cuanta hambre tenía. Después bebió largo del té que acompañaba el dulce y miró el interior rojizo de su pastel. Le gustaba como sabía.

    —Hayato-dono... ¿usted quiere mucho a líder-sama? —cuestionó franco y sincero—. ¿Así como un hombre y una mujer? ¿No es raro que dos hombres estén juntos? ¿Pueden tener bebés? Así como mamá con papá... todos tienen papá y mamá, pero sus hijos tendrán... —miró sus manitos y sacó cuentas—. Dos papás... no habrá mamá... ¿usted no quiere casarse con una muchacha bonita del clan? —dio otra mordida a su pastel de judias rojas.

    Invitado
    Invitado

    Re: Cuando los cerezos florezcan

    Mensaje  Invitado el Dom Mayo 08, 2016 6:37 pm

    Como este personaje ya no tiene propósito, tampoco veo el por qué lo que una vez escribí con él deba seguir aquí.


    Última edición por Sakurai Hayato el Sáb Feb 11, 2017 6:40 pm, editado 1 vez
    avatar
    Kobayashi Ryunosuke

    Mensajes : 116
    Inscripción : 02/04/2016

    Re: Cuando los cerezos florezcan

    Mensaje  Kobayashi Ryunosuke el Lun Mayo 09, 2016 5:59 am

    La explicación el menor la comprendía, claro que lo hacía, él era un chico listo, pero por algún motivo no alcanzaba a entender porque no era adecuado que Hayato se casara con alguna muchacha y porque no quería tener hijos. Después de todo su madre siempre le decía que debía de crecer para dejar descendencia.

    —La prioridad de los que están en la familia Kobayashi es dejar hijos —contó como si se tratase de un credo o un mantra—. Eso es lo que dice mamá, que los que tenemos el apellido Kobayashi debemos de tener hijos para que la familia pueda seguir adelante, sobre todo hijos varones... porque las mujeres Kobayashi no pueden volverse lideres —decía firmemente—. ¿Sabías que tengo una hermana? Se llama Tsuki-chan es chiquita... —mostró con sus manos—. No la conozco porque está con Suzuki-sama en Ise... Ise es feo, huele raro —decía frunciendo la nariz—. Me gustó cuando llegué aquí, en Oiita siempre llovía y en Ise todo huele feo... pero aquí está Hayato-dono y Haha —miró al mayor—. Además está el árbol que Chichi plantó cuando era niño... quiero cuidar ese árbol es mi favorito —contó, era la primera vez que se lo confesaba a alguien. Bebió más té y pronto descubrió que no había más pastelitos. Los de él eran de menor trabajo debido a que estaba más pequeño y sus manitos no alcanzaban a sostener los más grandes.

    Después meditó una vez más las palabras del Segundo.

    —¿Gustar alguien? —pensó detenidamente su respuesta, no lo había pensado antes, tampoco el hecho de tener que casarse con una bonita muchacha del clan. O quizás sí. Sus mejillas se sonrojaron y miró a Hayato—. Mikoto-san es muy bonita, además de que a veces manda dulces con Haha para mí —aclaró, sentía el calor de la vergüenza que ardía fuerte sobre sus pómulos—. ¿Casarme? —era como si Ryunosuke no lograra comprender que la persona que te gustaba era con la que te casabas eran dos conceptos que para el menor iban separados—. Mikoto-san me gusta, pero... quiero casarme con Riko-chan, ella es buena para el clan porque está estudiando con las miko del templo de Ise... huele feo pero es bonita —ella era la hija de un miembro adinerado del clan en la región de Ise, y efectivamente, los Kobayashi, durante generaciones se habían casado con la familia Yamashita, incluso la madre de Kyo, Tomoe y Kuma era parte de esa familia, pero en la generación actual la tradición se había roto y ahora lo más seguro es que el pequeño Ryunosuke y los futuros hijos terminaran por emparejarse con aquella familia. Sin embargo, toda esa información era desconocida para el hijo de Hiiro, por el contrario, sólo repetía lo que su abuela Suzuki-sama le había dicho durante todo el tiempo que había vivido con ella, y lo que escuchaba cada vez que iba a visitarla. Al igual que Hiiro que le explicaba cuidadosamente que habría momentos en que tendría que hacer cosas que tal vez a él no le gustaran.

    Miró el pastel d eHayato y alzó el rostro, después hizo un diminuto puchero.

    —¿A Hayato-dono le gusta alguien más aparte de líder-sama? —flexionó su cabeza para mirarlo—. Líder-sama se parece mucho a Chichi, pero no es Chichi... es bueno que Hayato-dono también se ami Chichi... mi tío da miedo. Hayato-dono no. Hayato-dono es muy bueno —reiteró.

    Invitado
    Invitado

    Re: Cuando los cerezos florezcan

    Mensaje  Invitado el Mar Mayo 10, 2016 10:55 am

    Como este personaje ya no tiene propósito, tampoco veo el por qué lo que una vez escribí con él deba seguir aquí.


    Última edición por Sakurai Hayato el Sáb Feb 11, 2017 6:40 pm, editado 1 vez
    avatar
    Kobayashi Ryunosuke

    Mensajes : 116
    Inscripción : 02/04/2016

    Re: Cuando los cerezos florezcan

    Mensaje  Kobayashi Ryunosuke el Vie Mayo 13, 2016 12:03 pm

    El niño rió contento al ver como sus intenciones de casarse con alguien que él quisiera eran alentadas por las palabras de Hayato-dono. Le gustaba Hayato-dono, y deseó de todo corazón que ese tiempo nunca se acabará. Se acunó en sus brazos y cerró los ojos descansando su cabeza contra el pecho ajeno. Escuchaba el corazón del Haha del clan latir, y arrullarlo.

    *

    —¿Has visto al joven maestro Ryunosuke? —preguntaba uno de los sirvientes. Kobayashi Ryunosuke de ahora 8 añitos, estaba aterrado escondido en un mueble del despacho del segundo. Todos los miembros del clan lucían sus preciosas haori, el joven maestro Ryunosuke había tirado sin querer al joven maestro Yoritomo que apenas caminaba. Sólo fue un acto reflejo al ver la sonrisa orgullosa que Hayato-dono le daba al bebé. No le gustaba que fuera desplazado por un bebé, Yoritomo le gustaba mucho pero estaba muy celoso. No podía simplemente ignorarlo.

    Eran sentimientos que normalmente había sentido por otros personajes mayores a él con los cuales no podía "desquitarse" pero Yoritomo era un bebé y se le había hecho fácil empujarlo. Cuando se dio cuenta de lo que había hecho, había emprendido retirada a mil pasos por hora, sin voltear a ver a nadie. Era escurridizo y sabía como eludir a los guardias, a Satori y a Takumi con los que ya compartía dulces. Casi no hablaba con ellos pero había más avances que con los otros niños del clan. Seguía siendo muy selecto con sus amistades frecuentes.

    Escuchó pasos en la oficina y apretó los ojos. Se tensó. Hayato-dono lo iba a golpear y Tomoe-sama lo iba a expulsar del clan. Su madre le había dicho que Yoritomo debía ser como un hermano para él y jamás debía de lastimarlo o le cortarían las manos. Así que Ryunosuke estaba pensando ya en la sensación de las manos cercenadas. Hipeó fuerte y se cubrió la boca. No quería que Hayato lo mirara feo.

    Invitado
    Invitado

    Re: Cuando los cerezos florezcan

    Mensaje  Invitado el Vie Mayo 13, 2016 5:40 pm

    Como este personaje ya no tiene propósito, tampoco veo el por qué lo que una vez escribí con él deba seguir aquí.


    Última edición por Sakurai Hayato el Sáb Feb 11, 2017 6:40 pm, editado 1 vez
    avatar
    Kobayashi Ryunosuke

    Mensajes : 116
    Inscripción : 02/04/2016

    Re: Cuando los cerezos florezcan

    Mensaje  Kobayashi Ryunosuke el Vie Mayo 13, 2016 6:04 pm

    Al ruido que había ocasionado de forma involuntaria uno de los guardias del clan que había sido enviado a buscarle lo descubrió. La puerta fue abierta de forma brusca y jalado con violencia del interior mientras que lo aporreaba en la cabeza con varios golpes indicándole que no debía de atentar contra la vida del joven maestro heredero, que la vida del pequeño Yoritomo valía más y que él sólo era otro sirviente que daría la vida por la del joven maestro. Se sintió asustado apretando los labios y siendo arrastrado sin más. Ryunosuke comprendía perfectamente la diferencia de fuerzas y por eso encontraba totalmente inútil pelear contra esas manos que lo empujaban al exterior.

    Pero muy a pesar de lo antes aludido, no pudo evitar experimentar autentico pánico cuando vio a Hayato, otra vez se revolvió y ahora sí se negó a ser entregado a Hayato pero así fue. En el despacho bajó el rostro y alzó la mirada con un puchero, por más que intentó espantarlo de su rostro. Fue inútil, éste regresaba. Se separó de Hayato después del abrazo.

    —Yo.. yo no sé por qué lo hice... lo lamento mucho Yoritomo-dono —dijo al bebé y después miró con pena a Hayato—. Y a usted también le debo una disculpa... Segundo-sama... —inquirió mientras se le formaban lagrimitas en los ojos nuevamente. Su manita libre se mantenía rígida y pegada a su cuerpo, en un puño asesino. Bajó el rostro para que las lagrimas no fuesen notadas.

    —Pe... pero no es justo que Yoritomo-dono lo tenga sólo para usted, a Satori-nii y a Takumi-nii no les gusta el joven maestro Yoritomo... lo cuida más tiempo a él y a nosotros ya no nos pone atención —se quejó. Algo que ni Satori ni Takumi habían hecho al ser crías "más grandes" y comprender un poco mejor la situación, aunque aún así se veían como pavoreales queriendo llamar la atención de Hayato cuando se les era posible.

    —Por culpa del joven maestro Yoritomo, el segundo ya no viene al manzano y en cambio debo comer solo en mi habitación... Satori-nii sigue siendo escandaloso y me da a veces un poco de miedo —confesó otra vez con un puchero acariciándose el brazo. La mano del hombre se había marcado debajo de la delgada yukata de verano que usaba el menor—. Y haha otra vez dejó de venir a pesar que está en Tokio.. —ahora sus ojitos amenazaban con estallar en lagrimas, pero se contuvo con el pecho convulsionándose por sacar toda la frustración. Pero no lo hizo, cualquier otro lo hubiera hecho, pero no él. No podía.

    Invitado
    Invitado

    Re: Cuando los cerezos florezcan

    Mensaje  Invitado el Vie Mayo 13, 2016 6:23 pm

    Como este personaje ya no tiene propósito, tampoco veo el por qué lo que una vez escribí con él deba seguir aquí.


    Última edición por Sakurai Hayato el Sáb Feb 11, 2017 6:40 pm, editado 1 vez

    Contenido patrocinado

    Re: Cuando los cerezos florezcan

    Mensaje  Contenido patrocinado


      Fecha y hora actual: Lun Mayo 29, 2017 6:09 am