Japón Monogatari

Descubran la historia de la guerra entre Clanes legendarios, guerreros unicos en medio de una tierra de criaturas mitologicas


    Cuando los cerezos florezcan

    Comparte

    Invitado
    Invitado

    Re: Cuando los cerezos florezcan

    Mensaje  Invitado el Lun Jun 06, 2016 10:37 am

    Como este personaje ya no tiene propósito, tampoco veo el por qué lo que una vez escribí con él deba seguir aquí.


    Última edición por Sakurai Hayato el Sáb Feb 11, 2017 6:56 pm, editado 1 vez
    avatar
    Kobayashi Ryunosuke

    Mensajes : 116
    Inscripción : 02/04/2016

    Re: Cuando los cerezos florezcan

    Mensaje  Kobayashi Ryunosuke el Lun Jun 06, 2016 11:02 am

    Tomoe suspiró con una sonrisa suave mientras se incorporaba. Caminó hacia donde estaba Hayato y le dio un apretón suave en el hombro. Siguió de largo deteniéndose a un lado de la niña quien observaba a los tres chicos que le habían salvado la vida, también al hombre que al parecer también era importante y quien había tenido la última palabra con respecto a su futuro.

    —¿Te llamas Sai, no? —cuestionó con voz suave el líder.

    —Sí, señor... —resolvió la niña mirando al mayor.

    —Acompáñame... Trío, vayan a seguir con sus cosas, me haré cargo por un tiempo de Sai... —anunció el líder que empezó a caminar hacia la salida de la sala de juntas, los que se encontraban aún ahí hicieron una reverencia pronunciada al líder. Sabía que los niños no iban a ser capaces de hacerse cargo de una persona, tenían la vena bondadosa de Hayato pero les faltaba rigor. Sai hizo una profunda reverencia al segundo y después a los tres chicos, corrieron siguiendo al mayor que le llamaba desde la puerta. Hiiro observó a su hijo que se mantenía con la mirada baja para después girarse a seguir a su líder al mismo tiempo que su hermano.

    Kou ayudó lentamente a incorporarse para llevarlo hacia su habitación.

    Ryunosuke no pudo evitar tirarse al piso haciendo una pronunciada reverencia hacia Hayato. Apretó sus labios con el corazón acongojado y roto. No podía sencillamente darle la cara al Segundo, después se incorporó y salió corriendo. Satori miró a Takumi y enseguida hizo una reverencia a Segundo-dono y siguió al pequeño Kobayashi.

    Invitado
    Invitado

    Re: Cuando los cerezos florezcan

    Mensaje  Invitado el Lun Jun 06, 2016 11:33 am

    Como este personaje ya no tiene propósito, tampoco veo el por qué lo que una vez escribí con él deba seguir aquí.


    Última edición por Sakurai Hayato el Sáb Feb 11, 2017 6:56 pm, editado 1 vez
    avatar
    Kobayashi Ryunosuke

    Mensajes : 116
    Inscripción : 02/04/2016

    Re: Cuando los cerezos florezcan

    Mensaje  Kobayashi Ryunosuke el Lun Jun 06, 2016 5:13 pm

    Ryunosuke se encontraba mirando el cuadro colgado en la pared de su habitación mientras esperaba que sus emociones se calmaran, por su parte Satori le observaba con detenimiento. No era bueno consolando a las personas, por el contrario, era el que menos sabía hablar a las personas de los tres, él prefería golpear cosas para hacer sentir mejor a las personas, pero ahora estaba frente a una situación donde no tenía a quien golpear porque en realidad, Ryunosuke había provocado su propio sufrimiento. Él estaba enojado aún con Sai pero si lo veía desde una perspectiva diferente, al tener a una mariposa entre ellos les daba la ventaja de saber como se movían esos animalejos.

    Cuando Takumi entró, Ryunosuke se sobresaltó y gimió adolorido cuando lo trataron de aquella forma tan brusca. Cerró sus ojos al impacto y se dejó caer contra el piso. Aspiró por la boca y esperó paciente a que al mayor se le juntara la ira para que arremetiera contra él. Pero la intervención de Satori al parecer había funcionado. Desde su posición pudo ver como Takumi se encogía y se volvía un manojo de remordimiento. Los tres compartían el sentimiento.

    —El único que hizo sentir mal a Hayato-dono fui yo —susurró Ryunosuke—. Yo arreglaré esto... lo prometo —comunicó.

    Sato torció el gesto y miró al par.

    —Nos sentiríamos peor si hubiéramos dejado morir a Sai después de que ella nos ayudó a recuperar a Hayato-dono —explicó el hijo de la Serpiente Azul mientras dejaba sus manos detrás de su nuca—. Hayato-dono no nos ha enseñado a ser cruel como Tomoe, haber permitido que tomará una decisión sólo motivado por el odio de perder a Tomoe sería permitirle traicionar lo que él mismo nos ha dicho que no debe ser... —externo serio el del cabello azul—. Creo que... estoy satisfecho con lo que pasó pero... creo que Ryu le debes una disculpa al Segundo-dono, decir que era igual que Tsubaki fue demasiado... si se lo hubieras dicho a líder Hayato-dono te hubiera castigado ya... aunque lo más conveniente es que por el momento volvamos a nuestras cosas y mañana actuemos... —comentó.

    El menor miró a su amigo y parpadeó confundido.

    —¿Quién eres y qué le hiciste a Sato-nii? —susurró Ryunosuke ante las palabras, evidentemente, inteligentes que había dicho la bestia. Éste gruñó y se incorporó.

    —Iré por dulces... —bufó—. Y no planeo traerles... así que levanten su trasero y vamos a comer algo... —sesacó el haori y lo dejó en una esquina de la habitación, odiaba el color verde del haori.

    Shimada Kou, también llevaba su haori pero ahora éste se encontraba sobre los hombros de su discípulo al cual llevó hasta su habitación. Como se había quedado con la ventana abierta para que se oreara había quedado fría. Para brindarle un poco de calor le había prestado su prenda puesto que líder se había perdido junto con la pequeña niña aquella.

    —Lo que dijo Ryunosuke no debes creerlo, es un mocoso estúpido —expresó Kou mientras cerraba las ventanas y prendía las veladoras, había recostado a Hayato—. La comida se te va a servir acá... personalmente hablaré con los arqueros... la muerte de esa niña parecerá un accidente —comunicó con seriedad total. Él no la deseaba en el clan, era un peligro al que nadie se estaba tomando enserio.

    Invitado
    Invitado

    Re: Cuando los cerezos florezcan

    Mensaje  Invitado el Mar Jun 07, 2016 1:08 pm

    Como este personaje ya no tiene propósito, tampoco veo el por qué lo que una vez escribí con él deba seguir aquí.


    Última edición por Sakurai Hayato el Sáb Feb 11, 2017 6:56 pm, editado 1 vez
    avatar
    Kobayashi Ryunosuke

    Mensajes : 116
    Inscripción : 02/04/2016

    Re: Cuando los cerezos florezcan

    Mensaje  Kobayashi Ryunosuke el Miér Jun 08, 2016 9:12 am

    —La mantendré vigilada, Segundo-dono —respondió con toda la seriedad de la que era poseedor, una cosa que la Serpiente azul respetaba en sobremanera de sus líderes eran la sabiduría al momento de tomar decisiones a pesar de que eran apenas unos años menores que él. Sonrió al darse cuenta que Hayato era mucho mejor Segundo de lo que él hubiera logrado ser. De otro modo, quizás entre el temperamento de Tomoe y su carácter hubieran llevado a la ruina total el honor del clan.

    —Hmp, sólo lo haré porque es usted quien lo pide —agregó para explicar la sonrisa de orgullo que mostró. Cuando la puerta sonó Kou bufó molesto cuando notó que no quería comer, puso los ojos en blanco, y jaló la cobija del menor.

    —No aceptaré un no como respuesta —señaló caminando hacia la entrada. Al abrir encontró a Satori. Él llevaba la comida.

    Para el caso, el trío había llegado al comedor, pero Satori al escuchar, sin querer, que iban a llevar la comida al Segundo se ofreció de inmediato, pesaba mucho todo para las manos de las chicas encargadas de llevar aquello. Desde que había empezado a iniciar su entrenamiento, un par de años atrás, con el Segundo, Shimada Satori era muy servicial, sobre todo con los más débiles y las mujeres, ayudaba a lavar la ropa a su madre y había aprendido a cocinar cosas básicas aunque todo lo que hacía sabía horrible. Por eso no era extraño que Satori se ofreciera a llevar la comida a los altos rangos del clan o al pabellón médico. No obstante, ahora había una doble intención.

    —Regresaré de inmediato, pidan arroz doble... me lo darán a mí —advirtió Satori a sus amigos. Ryunosuke afirmó, ellos no habían escuchado el destino de la comida. Eso le había dado una pequeña ventana a Sato.

    —¿Qué haces aquí? —preguntó Kou a su hijo.

    —Vine a dejar la comida para el Segundo —explicó sin titubear Satori.

    —Hmp... —gruñó la Serpiente azul con intenciones de tomar la bandeja, pero Satori se lo negó. Kou lo dejó pasar.

    —Segundo-dono, le he traído sus alimentos —dijo fuerte y claro acercándose para dejar todo a un costado, comenzó a prepararlo sin alzar la mirada.

    —Iré a ver qué está haciendo Tomoe, y regresaré, más le vale comer algo o traeré a Tomoe —advirtió la serpiente azul antes de salir de la alcoba. Cuando Kou se fue Satori se quedó sentado en seiza mirando el futón.

    —¿Podemos hablar, Segundo-dono? —preguntó con voz baja.

    Invitado
    Invitado

    Re: Cuando los cerezos florezcan

    Mensaje  Invitado el Miér Jun 08, 2016 9:27 am

    Como este personaje ya no tiene propósito, tampoco veo el por qué lo que una vez escribí con él deba seguir aquí.


    Última edición por Sakurai Hayato el Sáb Feb 11, 2017 6:56 pm, editado 1 vez
    avatar
    Kobayashi Ryunosuke

    Mensajes : 116
    Inscripción : 02/04/2016

    Re: Cuando los cerezos florezcan

    Mensaje  Kobayashi Ryunosuke el Miér Jun 08, 2016 9:57 am

    Ese hombre era el que lo había vencido una y otra y otra y otra vez. Jamás había tenido una oportunidad. Él además de Sai que era una especie de ninja dotada que le había propinado un golpe tan perfecto que hasta el día de hoy le dolía, no sólo de forma física. No había podido compartir con nadie aquello porque hablar sobre derrotas no era algo habitual en él. Sus amigos se iban a reír y Hayato había estado muy enfermo como para lograr hablarlo con él. Por lo cual, la actitud del mayor lo descolocó por completo.

    Cuando escuchó que quería que se fuera algo horrible se adentro en el pecho de Satori, la repetición de las palabras del Segundo fueron un golpe tras otros, golpes idénticos a los de Sai, mismos que no tenía oportunidad de cubrirse pues le habían cogido desprevenido. Aspiró por la boca y con su mirada observó la trayectoria de los palillos. De haber sido Takumi o Ryunosuke seguro estaría llorando como habían estado los dos hacía un momento en la habitación del menor de la triada. Pero él no era ni el tonto enamorado de Takumi, ni el débil de Ryunosuke. Por lo cual se incorporó de golpe y pateó la comida que había acomodado religiosamente frente a Hayato y se apresuró a cogerlo del cuello de la yukata.

    —¡No me jodas! ¡No me jodas! —le gritó exaltado mientras que lo recogía de la cama y lo alzaba de la solapa, para después arrojarlo sin reparó contra el futón empujándolo contra el pie—. ¡Me hice en el clan por ti! ¡Porque te quiero! ¡Porque te respeto! ¡Tú no eres así! ¡Vienes y te derrumbas por una estupidez que dijo Ryu! ¡Justamente igual que ese imbécil va te grita y planea apuñalarse! ¡Váyanse todos ustedes al diablo! —aulló.

    El ajetreó hizo que entrara de inmediato a la sala Naoko y Gin. El segundo derribó a Satori pero cualquiera sabría el resultado de una confrontación directa con el pequeño demonio. Un cabezaso directo al rostro dejó a Gin fuera de servicio. Naoko se acercó sacando su arma aún con la funda y golpeó a Satori pero éste colocó el brazo, logrando impedir el impacto y logrando un acercamiento hacia Naoko a la cual el mocoso que aún no superaba la mayoría de edad derribó sin aparente problema, la dejó en el piso y sacó su propia arma apuntando al cuello, la respiración le sonaba extraña y en su rostro se deformó una extraña excitación al tiempo que apremiaba su arma para hacer correr la sangre.

    Invitado
    Invitado

    Re: Cuando los cerezos florezcan

    Mensaje  Invitado el Miér Jun 08, 2016 10:28 am

    Como este personaje ya no tiene propósito, tampoco veo el por qué lo que una vez escribí con él deba seguir aquí.


    Última edición por Sakurai Hayato el Sáb Feb 11, 2017 6:56 pm, editado 1 vez
    avatar
    Kobayashi Ryunosuke

    Mensajes : 116
    Inscripción : 02/04/2016

    Re: Cuando los cerezos florezcan

    Mensaje  Kobayashi Ryunosuke el Miér Jun 08, 2016 10:54 am

    La ira en los ojos de Kou fue nada cuando vio lo que ocurría, cuando entendió lo que pasaba, cuando tuvo a su hijo cogido del cabello y lo recogió del piso. Satori se removió con la mejilla inflamada por el golpe propiciado por el Segundo. Para combatir una bestia se necesitaba una bestia. Y aunque horas antes pudieron haber estado riendo y divirtiéndose a costas de lo tonto que se veía Takumi con ese obi negro que parecía de seda sosteniendo su hakama, ahora Satori era arrastrado fuera de la habitación de Hayato.

    —Usted debe descansar —pidió Naoko mientras que lo sentaba de nuevo en el futón, el doctor llegó y entre varios tuvieron que dejar al Segundo quieto para detener la hemorragia del brazo. A ese pasó no iba a poder recuperarse jamás.

    *

    Al segundo se le tuvo que dormir con droga derivada del opio. Para cuando despertara Tomoe estaría a su lado leyendo. Como cada noche. Ryunosuke y Takumi cabizbajos haciendo guardia a su costado. No había señales de Satori. Ya no estaba en su habitación, sino en la del líder, la que usualmente -siempre-, usaba pero que ahora por las heridas había estado usando una distinta. Ahí había té y un ligero aroma a incienso. Pasó una hoja haciendo un leve ruido. Ryunosuke tenía el gesto lejano observando fijamente el tejido del tatami a sus pies. Takumi parecía ver directamente a Tomoe que relajado fumaba un cigarrillo tras otro, era el quinto de lo que llevaban en aquella tarde de espera.

    —¿Segundo-dono? —preguntó Ryunosuke cuando vio a Hayato removerse en la cama. Tomoe miró por encima del libro a su amante.

    El brazo lo tenía vendado y también tenía vendas nuevas que le abrazaban el tórax.

    Invitado
    Invitado

    Re: Cuando los cerezos florezcan

    Mensaje  Invitado el Miér Jun 08, 2016 11:15 am

    Como este personaje ya no tiene propósito, tampoco veo el por qué lo que una vez escribí con él deba seguir aquí.


    Última edición por Sakurai Hayato el Sáb Feb 11, 2017 6:56 pm, editado 1 vez
    avatar
    Kobayashi Ryunosuke

    Mensajes : 116
    Inscripción : 02/04/2016

    Re: Cuando los cerezos florezcan

    Mensaje  Kobayashi Ryunosuke el Miér Jun 08, 2016 11:35 am

    —Ryunosuke, Takumi... salgan —ordenó Tomoe después de que el Segundo cuestionara el paradero del perro faltante. Sería un problema lidiar ahora con Hayato nuevamente herido y enojado.

    Cuando la habitación quedó en silencio, Tomoe miró con ojos serios a su Wakka.

    —Tienes que empezar a preguntarte si quieres vivir o prefieres morir —expresó con cierta frialdad—. No puedes estarte arrojando a los brazos del peligro cada vez que tienes oportunidad, para el clan es una enorme angustia que cosas así sucedan... sobre todo si se trata de ti, Hayato —murmuró—. Sabes como se ponen esos idiotas cuando algo te sucede... y tenerlos tan estresados, provoca cosas en mí que no logró componer antes de que actué y arremeta contra ellos —declaró—. Si tienes problemas con tus acompañantes, pues los cambias y pones a unos capaces... De momento Satori ha quedado revocado de tu cargo y fue enviado a Ise con su abuela, estará allá por tiempo indefinido —informó con seriedad.

    —Kou ocupará tu lugar hasta que estés cien por ciento recuperado y Hiiro y Hiromi estarán vigilándote día y noche —comunicó—. Por actuar de modo impulsivo has dejado al líder sin Segundo y sin escolta, por favor, piensa un poco en lo que hiciste... y si no puedes cumplir con la función de Segundo, pues piensa en un sustituto... eras útil para mí hasta que decidiste lanzarte a salvar la vida de cada persona que hay frente a ti... —se incorporó y miró a Hayato—. No deben de afectarte las palabras de un niño que sólo estaba exponiendo su punto, tú lo enseñaste a ser así... es débil de tu parte darles esta cara a tu clan que tanto te cuida... eres la columna vertebral del clan, tu estado involucra el estado emocional de todos... estoy orgulloso de mi fuerte y admirable líder, no de la mujercita que se tira a llorar a pedir que no le hagan nada a un soldado que se comportó mal... —expresó refiriéndose a lo ocurrido con Satori.

    —Vendré a dormir más tarde, por favor descansa... te mandaré comida —dijo serio mientras recogía el libro y apagaba el cigarrillo.

    Invitado
    Invitado

    Re: Cuando los cerezos florezcan

    Mensaje  Invitado el Miér Jun 08, 2016 11:54 am

    Como este personaje ya no tiene propósito, tampoco veo el por qué lo que una vez escribí con él deba seguir aquí.


    Última edición por Sakurai Hayato el Sáb Feb 11, 2017 6:56 pm, editado 1 vez
    avatar
    Kobayashi Tomoe

    Mensajes : 275
    Inscripción : 23/01/2016

    Re: Cuando los cerezos florezcan

    Mensaje  Kobayashi Tomoe el Miér Jun 08, 2016 12:11 pm

    —¿Qué novedades me tiene de Hayato-dono? —preguntó un día Tomoe en su despacho mientras firmaba papeles que enviaría hacia el resto de las familias que conformaban el clan, las ramas principales. Sobre todo a aquellas que estaban más alejadas de Tokio y tenían bajo su poder ciertos territorios. Estaba exigiendo que por lo menos un 25% de las tierras de las que eran dueñas se entregara al clan para que ahí se cultivaran provisiones, hablando con el jefe de la policía se daba cuenta que más gente llegaba a Tokio y el hambre se volvería un problema en un par de años. Tomoe no permitiría que pasará eso por lo cual comenzaba a tomar cartas en el asunto.

    —Mejorándose —informó Hiiro hincada con la cabeza inclinada. Él afirmó.

    —El joven maestro Ryunosuke ha pedido hablar con Hayato-dono, di la autorización —dijo Tomoe.

    —Está bien —contestó la chica incorporándose a los minutos. Debía de regresar a lado de Hayato para poder avisar sobre los deseos del líder.

    Ni Takumi ni Ryunosuke habían visto a Hayato en esos días, era triste porque estaban enseñados a estar 24/7 con el Segundo, pero ahora, ahora todo había cambiado repentinamente. Satori seguía en Ise y no había fecha de retorno, sin contar que Tomoe invertía mucho tiempo en Sai, después de que lo venciera miserablemente en un enfrentamiento de armas dobles, Tomoe había tomado cierta iniciativa que habían provocado sentimientos confusos en el menor. Necesitaba hablarlo con alguien. Por eso cuando terminó el entrenamiento se acercó hasta donde estaba el manzano y donde hayato tomaba su descanso. Hiromi le iba a impedir acercarse pero Hiiro negó. Se alejaron un poco para darles intimidad.

    —Segundo-sama —habló el menor detrás del mayor con la pierna enterrada en el piso lustroso de madera del pasillo exterior y la cabeza baja—. ¿Podemos hablar un momento? —preguntó con timbre tenue—. Tomo... Tomoe-sama ha decidido dejar de entrenarme, me ignora... y, y si... si no logró vencer a Sai —la voz tembló—. No me dejará acceder a Kokkai para mi ceremonia de mayoría de edad... por favor, le suplico... dejé de apartarme ahora mismo me siento muy sólo, permitame estar por lo menos a su lado... me siento solo... Segundo-sama... —suplicó cambiando la posición y haciendo una reverencia remarcada—. Por favor...

    Invitado
    Invitado

    Re: Cuando los cerezos florezcan

    Mensaje  Invitado el Miér Jun 08, 2016 1:45 pm

    Como este personaje ya no tiene propósito, tampoco veo el por qué lo que una vez escribí con él deba seguir aquí.


    Última edición por Sakurai Hayato el Sáb Feb 11, 2017 6:56 pm, editado 1 vez
    avatar
    Kobayashi Ryunosuke

    Mensajes : 116
    Inscripción : 02/04/2016

    Re: Cuando los cerezos florezcan

    Mensaje  Kobayashi Ryunosuke el Miér Jun 08, 2016 4:13 pm

    Se acercó porque el mayor se lo pidió, creyó que de pronto todo sería como antes, le daría un par de palmadas en la cabeza y le invitaría del té que estaba servido para juntos mirar el manzano mientras le contará una forma para sobrellevar la tortura impuesta por el líder del clan. Pero en contra parte, recibió una cruel indiferencia. Mojó sus labios cuando sintió como la voz del Segundo sonaba extraña, lejana a él. No era ni siquiera Hayato. Bajó la mirada aún cuando le miraba a los ojos.

    —Yo jamás podría odiarlo, Segundo-sama —expresó con tono tenue, sobre sus piernas sus manos estaban hechas puños impotentes. Hayato estaba siendo cruel con él.

    Restregó uno de sus ojos porque sintió que le ardía, no había motivo para llorar pero aún así sus parpados picaban como presagiando llanto. Sería idiota llorar por algo que se tenía muy merecido, él entendía lo que había hecho Takumi lo había lastimado por eso y Satori había sido castigado por lo mismo, sentía que había provocado una gran tormenta. Comprendía perfectamente ahora cuál era la función de las palabras y la fuerza que estas tenían.

    —Yo jamás podría odiar a Sakurai Hayato-sama —susurró haciendo una reverencia con la cabeza. Se incorporó y caminó por donde había llegado. Hiiro observó de reojo como su hijo se alejaba restregándose otra vez sus ojos. La mujer volvió su mirada a Hayato y se acercó a él para ofrecerle manjus que había comprado antes ella no comía dulces pero sabía que Hayato sí lo hacía.

    —No tienes porque ser cruel contigo mismo, Hayato-san, Tomoe y todos nosotros te queremos ver feliz... si sigues cargando con esa pesada carga terminarás por volverte una persona depresiva... —se sentó a su lado donde antes estuvo sentado su hijo—. Antes de que Kyo-san se fuera, Ryunosuke fue a preguntarme qué tenía su papá porque estaba muy callado... me da miedo pensar que tomarás la misma mala decisión que provocó el odio del clan hacia Kyo...

    En efecto, Hiiro no era la única que se sentía así de intranquila. El pequeño Kobayashi anduvo hasta un lugar que regularmente -nunca- visitaba, sólo una vez al año cuando era el aniversario de vida de esa persona, y aunque ya no estaba ahí para dedicarle palabras, por lo menos "estaba" simbólicamente". Después de hablar con Hayato, los pasos del menor se dirigieron a nada más ni nada menos que el lugar donde Kobayashi Kyo reposaba. El menor se sentó a un lado del pedazo de piedra que tenía grabados los caracteres en los que s eleían el nombre de aquel que había deshonrado su familia. Se quedó en silencio mirando hacia las nubes, recargó su cabeza de la roca, cerró los ojos e imagino a su padre quejándose sobre el hambre que tenía y las ganas de comer dulces. El rostro de Kyo en la memoria de Ryunosuke se había borrado, pero no la voz, no su calor, no el modo en que se movía ni el cómo se sentía estar cerca de él.

    Invitado
    Invitado

    Re: Cuando los cerezos florezcan

    Mensaje  Invitado el Miér Jun 08, 2016 4:38 pm

    Como este personaje ya no tiene propósito, tampoco veo el por qué lo que una vez escribí con él deba seguir aquí.


    Última edición por Sakurai Hayato el Sáb Feb 11, 2017 6:56 pm, editado 1 vez
    avatar
    Kobayashi Ryunosuke

    Mensajes : 116
    Inscripción : 02/04/2016

    Re: Cuando los cerezos florezcan

    Mensaje  Kobayashi Ryunosuke el Jue Jun 09, 2016 6:52 am

    Se sobresaltó cuando sintió movimiento en su futón, por un momento tuvo la intención de saltar de inmediato y coger las katanas que dormían a su lado por fuera del futón, sin embargo se contuvo de hacerlo cuando el abrazo le supo conciliador, silencioso pero amable. Conocía ese abrazo, lo había salvado muchas noches de tormenta en medio de un llanto ahogado y mudo. Tomó las manos para apretarlas y pegarse más al cuerpo que le había brindado amor durante tanto tiempo. Una vez pronunciadas las palabras por parte del contrario sus ojos se abrieron de par a par.

    —Sí... usted es a la persona que más quiero en el clan —dijo totalmente serio con voz suavecita, como no había un sólo ruido en todo el clan pensaba que si de pronto hablaba iba a terminar por romper la calma y todos en la residencia sabrían que estaba en compañía del hombre. Era algo que no se podía permitir porque ese momento era sólo de él y de Hayato. Se giró para abrazarlo por la cintura y hundir su rostro en el fuerte pecho ajeno. Para Kobayashi Ryunosuke no había hombre más fuerte que Sakurai Hayato, pues era el único capaz de soportar a la bestia que era Shimada Kou y Kobayashi Tomoe.

    —Perdón por lo que dije —murmuró con su voz de niño—. No quise herir sus sentimientos... soy un tonto, de verdad lo lamento mucho —señaló una y otra vez sin poderse realmente perdonar de todo eso que estaba ocurriendo, quería que la muralla que el mayor había puesto entre ambos se cayera y volviera a ser como antes.

    Invitado
    Invitado

    Re: Cuando los cerezos florezcan

    Mensaje  Invitado el Jue Jun 09, 2016 8:11 am

    Como este personaje ya no tiene propósito, tampoco veo el por qué lo que una vez escribí con él deba seguir aquí.


    Última edición por Sakurai Hayato el Sáb Feb 11, 2017 6:56 pm, editado 1 vez
    avatar
    Kobayashi Ryunosuke

    Mensajes : 116
    Inscripción : 02/04/2016

    Re: Cuando los cerezos florezcan

    Mensaje  Kobayashi Ryunosuke el Vie Jun 10, 2016 12:03 pm

    —No es tan fácil...—susurró Ryunosuke en el piso con el corazón desbocado. Takumi era regular, pero su ataque, ese era letal por la simple razón que su defensa era mala, por el cambio el ataque de Ryunosuke era bueno porque Tomoe le había enseñado que quien ataca primero es el que ataca al final y gana. No había debía darle oportunidad al contrario para atacar, sin embargo, lo que Ryunosuke no había aprendido que se necesitaba un grado de precisión, concentración y fuerza absoluto para la técnica que Tomoe le enseñaba.

    —Yo vi aquella vez que Sai venció a Satori —habló Hiiro desde el pasillo mirando al Segundo y a los niños—. Ciertamente, eso fue hace un mes... en ese tiempo podría jurar que se ha vuelto más fuerte... Ryunosuke te estás negando a aprender porque piensas que eres mejor que los demás... no deberías ser tan blando, Hayato... él está cegado como todos los Kobayashi —señaló la mujer, era quizás la primera vez que ella tomaba burla o señalaba un defecto de la familia principal—. No te confundas por la apariencia calmada de Ryunosuke, sigue siendo un niño tal como Satori... quizás Satori era más sincero al respecto con sus sentimientos... pero Ryunosuke cubre todo eso con una mascara... así que aún no es capaz de apreciar sus propios errores.

    Ryunosuke apretó los puños y miró con odio a Hiiro.

    —Quizás no seas oficialmente en estos momentos como "El Segundo", pero tú jamás has menguado en tu actitud, Hayato —señaló la mujer—. Sólo estás consintiendo a Ryuno-

    —¡Tú no te metas! —gritó el menor incorporándose y mirando con soberbia a su madre—. No tienes ningún derecho de meterte en esto porque sólo eres una mujer —inquirió.

    Hiiro abrió mucho los ojos y bajó el rostro.

    —Lamento haber interferido en su entrenamiento, Joven maestro Ryunosuke.

    Invitado
    Invitado

    Re: Cuando los cerezos florezcan

    Mensaje  Invitado el Vie Jun 10, 2016 12:49 pm

    Como este personaje ya no tiene propósito, tampoco veo el por qué lo que una vez escribí con él deba seguir aquí.


    Última edición por Sakurai Hayato el Sáb Feb 11, 2017 6:56 pm, editado 1 vez
    avatar
    Kobayashi Ryunosuke

    Mensajes : 116
    Inscripción : 02/04/2016

    Re: Cuando los cerezos florezcan

    Mensaje  Kobayashi Ryunosuke el Vie Jun 10, 2016 7:25 pm

    El menor se sonrojo ante la llamada de atención de Hayato-dono y bajó el rostro tomando responsabilidad de su error. No quería ser regañado de ese modo, después de todo, era cierto, Hiiro era su madre y era un superior. Una vez Tomoe le había dicho que aunque él estaba apenas por debajo del líder por derecho de nacimiento, se merecían el mismo respeto generales y jornaleros pues hacían un trabajo digno e importante. Pensó que si hubiera hecho aquello frente a su tío hubiese terminado con un golpe o quizás peor. No dijo nada más al respecto. Sólo le dio la espalda a su madre para que no lo viera sentirse miserable, después le llamó la atención que Takumi se moviera.

    —Tak... —se quedó a medio hablar cuando Hayato desenfundó sus dos armas. Tragó saliva viendo el brillo de las hojas cegarlo por breve momentos. A pesar que él había sostenido ambas katanas, el que Hayato las empuñara les daba un aire superior, místico, material para una leyenda.

    "Vamos a ponernos serios", fue la advertencia y cayó en cuenta de lo que iba a pasar.

    Sus ojos no daban crédito a lo que veía, sólo una vez había visto esa postura y fue durante el examen de mayoría de edad de Satori, Tomoe-dono la había aplicado contra Sato pero con shinais, los golpes fueron directos y hubieran causado un gran impacto de no ser porque las armas no tenían filo, sin embargo, por algún motivo, la postura de Hayato era perfecta, muy correcta, como si la forma hubiera sido hecha para él, es por eso que decían que ver a Hayato con armas ejecutando su propia técnica era igual o más impactante que ver a Tomoe pelear.

    Verlos a los dos pelear debía ser arte vivo.

    No obstante, de golpe llegó un pensamiento, un recuerdo vago hecho a su tío después de aquella ceremonia: "Esa técnica no es mía, la desarrolló la maestra del Segundo: "Ookami no hana", (lobo de flores) el nombre se le da porque los cortes son fuertes y precisos como los de un lobo cazando pero la forma que la piel de la victima queda parecen pétalos de una flor que se abre... los cortes son desde el centro hacia afuera... la mayor cantidad de cortes posibles en el menor tiempo, maximizar el dolor para disminuir la fuerza de tu oponente... Hayato-dono es experto en eso... él me la enseñó", contara emocionada el líder.

    Gimió al darse cuenta que estaba siendo atacado. Saltó de inmediato hacia atrás desenfundando una de sus armas. Y fue al ataque sin tomarse mucho tiempo entre el pensamiento y la acción. Sacó su segunda arma con dificultad, su mano izquierda era más débil que la derecha, defendería lo que tenía que defender y sí moría, lo haría peleando.

    Tomoe caminaba en los pasillos acompañada de Sai que usaba hakama y un haori lila, cargaba ya una katana en su cadera. Se detuvo el mayor al ver pelear a Hayato contra Ryusuke.

    —Hayato-dono es sorprendente —susurró la menor.

    —Sí, es el segundo hombre más fuerte del clan —expresó el líder.

    Invitado
    Invitado

    Re: Cuando los cerezos florezcan

    Mensaje  Invitado el Dom Jun 12, 2016 3:06 pm

    Como este personaje ya no tiene propósito, tampoco veo el por qué lo que una vez escribí con él deba seguir aquí.


    Última edición por Sakurai Hayato el Sáb Feb 11, 2017 6:56 pm, editado 1 vez
    avatar
    Kobayashi Ryunosuke

    Mensajes : 116
    Inscripción : 02/04/2016

    Re: Cuando los cerezos florezcan

    Mensaje  Kobayashi Ryunosuke el Dom Jun 12, 2016 3:46 pm

    Ryunosuke dejó caer las armas cuando los cortes a sus brazos llegaron, había sido más doloroso de lo que había imaginado recibir un corte de forma indirecta. Con su tío había recibido muchos golpes pero jamás un corte. La carne abriéndose dejando al intemperie la sensibilidad del interior. La sangre brotando, el corazón le latió fuerte y rápido, dándose cuenta lo fácil que podía morir si no tenía su guardia fuerte. Había sido ingenuo al sólo dedicarse a lanzar ataques que hasta cierto punto era al azar, no era inteligente como Takumi que podía leer los movimientos de su atacante para lograr adelantarse. No era fuerte como Satori que se valía de su instinto nato para ganar las peleas. Ni mucho menos era tan meticuloso como lo era Sai... él sólo era un niño que había ganado un lugar privilegiado por haber nacido de la semilla del miembro de un clan grandioso. Entre el hermoso cuadro que era el clan, él apenas era un minúsculo puntito que jamás iba a sobresalir si no lograba igualar a sus compañeros, ni siquiera aspiraba a ser el mejor, sólo no quería dar vergüenza.

    El borde de sus ojos se enrojeció por el llanto que estaba suprimiendo a fuerza de voluntad, el gesto se le compungido. Hiiro seguía en el pasillo sin evidente emoción en el rostro, Tomoe sí podía matar a Ryunosuke en "pro" del entrenamiento pero sabía que Hayato haría todo eso sólo para hacerlo más fuerte por eso no temía.

    Al escuchar todo lo que decía afirmó una y otra vez con solemnes: "sí, Segundo-sama. Sí".

    La mueca se volvió un puchero cuando recogió sus armas para guardarlas pero al ver que Takumi regresaba con el arco del mayor su corazón se volvió a desbocar. Al grito de guerra sólo alcanzó a levantar su mano derecha con el arma logrando esquivar el primer golpe, a la advertencia soltó la katana de la mano derecha. Su semblante palideció y con la mano izquierda empezó a esquivar, una y otra, y otra flecha. Llegó un punto donde se dejó caer, una flecha se le había enterrado en el pie.

    —¡Ya! ¡Ya! ¡No quiero! —pidió alzando las dos manos. Su pie tenía la flecha ahí dentro, erecta orgullosa de haber lastimado a un Kobayashi, pocas flechas tenían ese privilegio, el agredido la admiraba aterrado.

    —Takumi, Sai... ataquen... no usen armas... —ordenó Tomoe recargándose del barandal.

    La niña saltó el barandal de un sólo impulso flexionando por completo sus rodillas y aterrizando agilmente en el piso antes de correr hacia el joven maestro. Ryunosuke tragó saliva y se incorporó sacando su o-tanto para empezar a defenderse de los puños de la menor, y las patadas que se estaban coordinando con el ataque de Takumi. Un samurái debía valerse de cualquier medio para sobrevivir. Al tanto el líder recargó su mentón de su mano. El pequeño Ryunosuke derramó sólo una lagrima antes de que Sai soltara una patada a la altura del rostro del menor, calculando que él iba a alzar los brazos para defenderse, pero Ryunosuke no contó que aquella patada sería doble y la segunda, como sucedía con las patadas giratorias dobles, tuviera más vuelo y por ende más fuerza que la primera que había debilitado la defensa.

    El cuerpo del joven maestro acabó en el piso.

    —Hayato... no pierdas tu tiempo... empieza a entrenar a Yori-chan... —pidió mientras bufaba y se incorporaba por completo—. Sai, vamos —ordenó caminando otra vez rumbo a la sala de té—. Haya, ¿Te espero a tomar el té? —preguntó con voz dulce y amable, después miró de reojo a Ryunosuke, volvió su mirada a Hiiro—. No quiero que lo atiendan... dejenlo ahí hasta que recobre la consciencia... y Hayato, si lo vas a seguir entrenando... quiero que tenga un castigo ejemplar por semejante demostración de debilidad, ningún Kobayashi a la edad de Ryunosuke jamas perdió un combate teniendo la ventaja de tener un arma contra enemigos que peleaban con las manos desnudas... —explicó serio.

    Invitado
    Invitado

    Re: Cuando los cerezos florezcan

    Mensaje  Invitado el Dom Jun 12, 2016 4:03 pm

    Como este personaje ya no tiene propósito, tampoco veo el por qué lo que una vez escribí con él deba seguir aquí.


    Última edición por Sakurai Hayato el Sáb Feb 11, 2017 6:56 pm, editado 1 vez

    Contenido patrocinado

    Re: Cuando los cerezos florezcan

    Mensaje  Contenido patrocinado


      Fecha y hora actual: Lun Sep 25, 2017 4:10 am