Japón Monogatari

Descubran la historia de la guerra entre Clanes legendarios, guerreros unicos en medio de una tierra de criaturas mitologicas


    Vida nueva

    Comparte
    avatar
    Demian Akigawa

    Mensajes : 94
    Inscripción : 06/04/2016

    Vida nueva

    Mensaje  Demian Akigawa el Jue Abr 28, 2016 4:30 pm

    Hacía no mucho tiempo que había llegado a aquel lugar. Aun tenía en su boca el sabor de la comida pasada, el agua con tierra y el frío de cada noche sobre su cuerpo que buscaba cualquier sitió para tomar calor. Lejos de las personas, lejos y oculto con el temor invadiendole cada instante, el temor de ser atrapado por aquellas personas del pueblo donde vivía, el temor de ser asesinado y culpado de cosas que no provoco directamente. Pero que daba ya?... morir... vivir... cual era la diferencia?... si vivía estaba en un infierno, luchando por conseguir algun trozo de alimento, negro, podrido. Se hizo a la costumbre de aprovechar su cuerpo débil y diminuto en aquel tiempo para escabullirse entre las personas y tomar de los puestos, o robar algun objeto que le sirviera para conseguir un mugroso pedazo de pan. Y luego, cuando creyó en esa pequeña mentecita que tal vez morir era lo mejor, que los días pasaban y el moría con cada paso de estos. Su cuerpo delgado y débil estaba arrojado, esperando la muerte... se había rendido... ya no quería pelear más... no valía la pena...

    Y pronto una mano le levantó. Una mano amigable le cargo y cubrió con sus brazos, aquel indefenso ser arrojado a la muerte. Fue salvado por quien sabe quien. No lo miró, su mirada no podía observar con claridad aquel hombre que le cargaba, sabía que era un hombre, la voz grave de aquella persona lo delataba. Y así, de esa forma la suerte llegó a él...

    Llevaba tal vez una semana y unos cuantos días de haber llegado, a pesar de ser alimentado y auxiliado por varias personas, se negaba por momentos y se protegía asi mismo del contacto con cualquiera. Suponía que era un engaño, suponía que pronto aquello terminaría y le echarían de nuevo. Tenía miedo, como un animal que torturaron por bastante tiempo. Ni siquiera confiaba en quedarse en un lugar, un hogar. Inmediatamente partía de la casa, cualquiera que fuere y el mismo buscaba comida o buscaba un lugar donde ocultarse lejos. El temor lo hacía reaccionar así y la inseguridad gobernaba el pequeño ser.

    Si escapaba de ahí antes de lo que echaran o lo mataran al descubrir lo que había hecho. Aunque había momentos breves, muy breves donde confiaba y se entregaba con inocencia a las atenciones de cuidado y protección que le ofrecían. Pero eso se desvanecía con las pesadillas que le ahogaban e interrumpían el sueño. Ese día , tras una noche dura para el menor, caminó con cautela por las calles. Evitando las miradas, ocultándose de todos. El hambre llegó tan pronto a él, por desconfianza había abandonado los alimentos que le dieron en la casa y se había escapado, como muchas veces lo había hecho, el hambre fue horrible en ese instante y miró alrededor.

    No pediría nada, aun no hablaba con ninguna persona, además no rogaría , que tal si le pegaban o algo de aquello?... entonces vio a un guardía, un hombre que patrullaba y estaba charlando con unos cuantos más, parecía que estaban de ronda vigilando la ciudad y sus alrededores. Aquel hombre sacó un pequeño bolso de cuero donde parecía tener monedas... el menor abrió sus ojos y algo en el se removió, la necesidad de ir tras eso estaba volviendo, a pesar de todo, el instinto que le había hecho sobrevivir algunos días permaneció en él. Se acercó, tan estúpido pensando que nadie le vería. Cuando aquel hombre volvió a guardar el pequeño bolso de cuero, el niño lo tomo antes de que este cayera dentro de las ropas. No le habían visto y la practica le había hecho rápido. Sin embargo...

    Al darse la vuelta una niña, una niña tonta le había notado y le señalo inmediatamente. "Está robando! está robando!"... gritó aquella pequeña señalando al niño que quedó petrificado con la bolsa aun entre sus manos, tembló, miró alrededor y antes de que se dieran cuenta comenzó a correr... corría torpe y sin energías... le habían atrapado.. lo matarían... lo matarían!...
    avatar
    Kobayashi Tomoe

    Mensajes : 275
    Inscripción : 23/01/2016

    Re: Vida nueva

    Mensaje  Kobayashi Tomoe el Sáb Abr 30, 2016 9:06 pm

    Había escuchado por boca del General Shimada que su padre había llevado a un niño hasta el clan, un niño que vivía en la calle. No era extraño que niños sin hogar fueran recogidos por el clan debido a que estos quedaban huerfanos por culpa de la constante guerra entre los clanes del Japón. Por un lado era costoso mantener a tanto niño huerfano pero era aún más costoso -y tedioso- lidiar con delincuentes, la mayoría de los huerfanos terminaban por convertirse en hampones que se unían al clan equivocado.

    Kobayashi pensaba en que si recogía huerfanos los podía entrenar y tenía guerreros leales, mataba dos pájaros de un tiro, conseguía guerreros y súbditos fieles. Sin embargo, el niño que recién había recogido tenía cierta particularidad que le agradaba mucho. Le veía potencial en ese par de inexpresivos ojos. Además, a pesar de ser un niño se movía con mucha habilidad.

    ―Padre ―entró corriendo su segundo hijo, el pequeño Tomoe. Llevaba un pequeño sai en la cadera en vez de la katana, aún estaba muy pequeño para usar katana pero tenía una gran habilidad en el kendo, de sus tres hijos era el más risueño y el que parecía disfrutar mucho su entrenamiento. El hombre le sonrió con suavidad y acarició el cabello corto y negro.

    ―¿Qué haces, Tomoe? ―cuestionó mirándolo con cariño.

    ―Quiero ir al río para pescar... Kou fue al rió y trajo dos pescados ―pidió el menor.

    ―Entonces pídele a Kou-kun que te acompañe...

    Tomoe frunció los labios y desvió la mirada.

    ―Kou es un idiota ―murmuró entre dientes. Tsubaki rió divertido, Kou era el hijo de uno de sus generales y era un niño bastante interesante, Kou le gustaba mucho para que se convirtiera en aliado de sus hijos. Era un valioso estudiante y un hijo de una casa rica.

    ―Dile a Tanaka-san si deja a Hiromi salir a jugar y vas con él... ―inquirió el líder. Tomoe afirmó sonriente, pero antes de que pudiera ponerse de pie Tomoe, la puerta de la sala se abrió, tres guardias entraron, llevaban amarrado como animal al niño que antes había intentado robar una bolsa con monedas de oro de un guardia―. ¿Qué significa esto? ―preguntó Tsubaki, el líder incorporándose. Tomoe observó con curiosidad al otro niño, no se había movido de su lugar.

    ―Huyo del clan e intentó robar, líder.

    Tsubaki caminó hasta el pequeño y lo desamarró. Le sonrió suave.

    ―¿Por qué querías huir, niño? ―susurró Tsubaki ayudándolo a ponerse de pie y empezando a acomodar su ropa―. ¿No te gusta el clan? ¿Te dan miedo estos idiotas? ―preguntó bajito y de forma amable―. No me presenté la vez pasada... mi nombre es Kobayashi Tsubaki... y soy el amo de esta casa... puedes vivir aquí, trabajar para ganar dinero...¿quieres dinero para comprar dulces? ―cuestionó acariciando amablemente el cabello negro del menor. Después sonrió―. Tomoe ―habló en voz alta y el hijo se acercó corriendo. Se detuvo detrás de su padre y se asomó a ver al otro niño le sonrió enorme. A Tomoe le gustaba hacer amigos nuevos―. Mira, pequeño... éste niño es mi hijo, se llama Tomoe y tiene siete años ―mostró al de los ojos azules.

    ―Hola ―sonrió Tomoe―. ¿Cómo te llamas? ¿Te duele? ―preguntó refiriéndose a un golpe en la mejilla producto del jaleo con los guardias minutos antes. El Kobayashi sacó de su bonita yukata un pañuelo y lo extendió hacia el otro niño para que se limpiara.
    avatar
    Demian Akigawa

    Mensajes : 94
    Inscripción : 06/04/2016

    Re: Vida nueva

    Mensaje  Demian Akigawa el Sáb Abr 30, 2016 9:48 pm

    Su carrera había sido entorpecida por la falta de energías en aquel cuerpo pequeño. El menor corría aun con la bolsa de monedas entre las manos y las sujetaba como si se le fuera la vida en ello. No quería que lo atraparan, no podía dejar que le atraparan, si lo hacían estaba seguro que le matarían, desconfiaba tanto de los hombres que lo único que esperaba era aquel destino para su corta vida. Y así fue que dentro de aquella carrera tropezó torpemente en el camino, probablemente por la desorientación ante la falta de alimento. Los guardias que seguían al niño en su carrera le dieron alcance y lo sujetaron con fuerza, no fue sencillo, el pequeño luchaba entre los brazos que le sujetaban y se aferraba incluso a la bolsa. Dentro de poco le calmaron pues entre tanto jaloneo el  menor había sido lesionado y el dolor, que lo sentía fuerte por su condición, había hecho que dejara de forcejear de un momento a otro.

    Una vez le habían atado, como si de un animal se tratara. Lo llevaban a rastras, porque aun así el niño era terco y no quería que nadie lo castigara, estaba harto de aquello, harto de que le regañaran, harto de que le golpearan, harto de todo. Ya no quería escuchar reproches e insultos. Estaba cansado, así se sentía. La corta vida que tuvo al lado de su padre había sido un martirio desde que tuvo uso de razón. Sentía temor, inseguridad, coraje. Finalmente llegaron a la casa principal, el pequeño de cabellos castaños y obscuros miraba todo a su alrededor. Le recordaba mucho a su antiguo hogar y eso sólo pudo ponerle más nervioso.

    Entraron por la puerta y le obligaron a entrar, casi podía decirse que lo arrastraban, pero era más culpa del infante que de los guardias. Realmente el niño había sido difícil de escoltar. Una vez estuvo ante aquella presencia el menor agacho la mirada, ya esperaba los gritos, ya esperaba los golpes a mano abierta. Su cuerpo tembló ligeramente cuando los guardias le dijeron a aquel hombre la razón por la que estaba ahí. Ya, aquello era el fin de todo, le colgarían, después de insultarle y pegarle, lo mandarían matar. Sin embargo, una sensación de reconocimiento vino a el cuando hubo escuchado aquella voz, no le tomó atención, pues se centraba más en la situación que se encontraba.

    Sintió aquellos pasos y el niño continuaba viendo el suelo, el agradable trato al haberle desamarrado logró confundirlo completamente, qué estaba pasando?... pensaba engañarlo para después gritarle?... no entendía. De nuevo aquella voz. Su cuerpo fue incorporado con la ayuda ajena y sintió un tacto amable sobre él. Qué significaba aquel trato?... la voz de aquel hombre era amable, era tierna. El niño finalmente miró al hombre a aquellos ojos, mantenía su expresión indiferente, sin embargo, un asomo de ternura y temor se dejó entrever solo para aquellos ojos maduros. Finalmente había reconocido aquella voz, esa voz fue la que escuchó cuando le alzaron de entre los escombros, cuando sintió aquella mano que le otorgo un calor indescriptible después de tantas noches frías. Los pequeños labios temblaron un poco, como si desearan decir alguna palabra, pero nada se pronunciaba de su pequeña boquita. Todo aquello que le estaba diciendo, no lograba comprenderlo... porqué?... porqué si había robado estaba haciendo eso?... porqué?...

    -...hha...

    Tomo aire inesperadamente, como asustado, sorprendido. Aquel tacto en sus cabellos le había tomado por sorpresa. Sus manos se hicieron pequeños puños nerviosos que no sabían como reaccionar ante aquella nueva situación. Nadie le estaba tratando mal. Y entonces notó a aquel infante, aquel niño que después de haber sido presentado por el adulto, lo saludaba, desde aquel lugar el otro niño sonreía al verle y le saludaba con una energía desbordante. Entonces el otro se acercaba, le ofrecía un saludo, Demian solo pudo bajar la mirada y desviarla a un lado.

    -..mm...

    Asintió emitiendo un sonido que afirmaba el dolor que sentía. Jamás le había respondido a alguien, jamás otra persona en aquel clan le había visto siquiera reaccionar a las palabras. Y entonces Demian miró a aquel niño con ojos sorprendidos. El otro le ofrecía un pañuelo. Los ojos color miel del niño extranjero se centraron en aquel niño tan amistoso, tan alegre. Estiro dudoso su manita y tomo aquel pañuelo, confiando.

    -...Gra...gracias...

    Dejó salir cuando una sutil sonrisita agradecida asomaba en su pequeño rostro. Jamás le habían tratado de aquella manera. Miró el pañuelo un instante y después al niño. Volvió a su actitud serena y se limpio el rostro, donde se veían aquellos pequeños rasguños sufridos anteriormente. Que sensación era aquella?... porqué se sentía así?... sin miedo.
    avatar
    Kobayashi Tomoe

    Mensajes : 275
    Inscripción : 23/01/2016

    Re: Vida nueva

    Mensaje  Kobayashi Tomoe el Dom Mayo 01, 2016 5:55 pm

    Uno de los guardas frunció el ceño. No veía del todo correcto que se relacionara con tanta naturalidad con el joven maestro, sin embargo Tsubaki lo miró pidiéndole que no hiciera nada idiota. Tomoe le sonreía al contrario.

    ―De nada ―respondió educadamente mientras que lo veía limpiarse el rostro. El Kobayashi miró a su padre y mordió sus labios un poco inseguro. Después se acercó un paso más al otro niño―. ¿Cómo te llamas? ―preguntó con voz baja. Ignoraba hasta cierto punto a los otros adultos―. Iré al río a pescar... ¿Quieres venir conmigo? ―cuestionó muy bajito―. Cuando somos más es más divertido, además vendrá Hiromi-san... él tiene una gemela que se llama Hiiro y es muy fuerte... siempre me gana cuando peleamos... mira ―alzó su hakama para mostrarle un golpe que tenía en la pantorrilla―. A pesar que es una chica pega muy duro... ¿Tú también vas a clase de kendo? Deberías de ir... ¿Vives aquí en el clan? Yo vivo aquí... junto con mis hermanos, Kyo y Kuma... ¿Los conoces? ―Tomoe era un chico muy hablador y con cada palabra que daba se acercaba más y más al contrario hasta que de un momento a otro estuvo casi sobre el otro cogiéndole las manos.

    ―Oh... tus ojos son color bonito... me gustan... ―le sonrió con dulzura propia de alguien que no tiene malicia en sus acciones, porque de así de simple era el joven maestro.

    ―¿Vas a ir con Tomoe-dono al parque, niño? ―preguntó el líder sonriendo con tranquilidad al niño que parecía ser del interes de su hijo.
    avatar
    Demian Akigawa

    Mensajes : 94
    Inscripción : 06/04/2016

    Re: Vida nueva

    Mensaje  Demian Akigawa el Mar Mayo 03, 2016 7:08 am

    El joven de cabellos castaños seguía limpiando su rostro, le dolía un poco cuando pasaba aquel pañuelo sobre sus rasguños. Eso era claro por las expresiones del pequeño al fruncir el ceño varias ocasiones y apretar sus labios para no emitir sonido alguno que delatara el dolor. Mas que nada, el ardor. Ignoraba completamente la presencia del otro niño, no porque le desagradara pues no le conocía, pero se concentraba bastante en sus cuidados aquellos momentos. Entonces escuchó la voz del infante llamándole.

    El pequeño alzó la vista concentrándola en el ajeno, ¿Cómo se llamaba?... una sensación de extrañeza le invadió de pronto y sólo pudo negar mientras volvía a sus tareas de limpieza. No es que no quisiera tratarlo mal, pero su nombre no era japones y suponía que si se lo decía al otro, dejaría de tratarlo de aquella manera... tal como su padre lo había hecho, al no ser sangre pura, totalmente japonesa, siempre le maltrataba y le reprochaba por aquello. Quien sabe que ideología loca se cargaba el viejo. Y cuándo pensó que el niño ya no le diría nada por que no respondió su pregunta... le sugería lo de la pesca...

    Los ojos color miel del menor se posaron nuevamente en aquel niño. Le estaba invitando... se sintió confundido un instante y agacho su cabeza. Su mirada se clavo en el piso, miró entonces sus pies llenos de tierra y maltratados por haber corrido de aquella forma antes. Qué podía decirle al otro niño?... él seguía hablando y hablando de otros niños y niñas, comenzó a ponerse nervioso el extranjero. Pero sin duda lo que más le ponía nervioso era el hecho de que el otro niño no paraba de decir una sola palabra, todo lo decía con tal emoción. Le hablaba y le preguntaba como si Demian realmente conociera a las personas de las que le preguntaba, pero lo que más llego a alterar al pequeño fue la cercanía repentina que tenía aquel niño consigo... ¿porqué se acercaba tanto?... el pequeño Kobayashi podía notar los pequeños pasos del niño buscando hacer espacio entre ambos.

    -...n...no....no sé...pescar... y... no.... no conozco a nadie...

    Murmuró, su cuerpo se estiraba hacia atrás por el repentino acercamiento del otro niño. Como si evitara el contacto con el mientras el otro le sujetaba las manos. Demian siempre las tuvo cerradas, evitando cualquier otro contacto. Es que aquel niño se portaba tan extraño!... porqué se acercaba tanto?... porqué le hacía tantas preguntas?!... porqué no se callaba un ratito?!... esas preguntas comenzaron a invadir la mente del menor cuando incluso escucho aquella frase respecto a sus ojos. Alarmado de que descubriera que no era japones, evadió la mirada del niño y cayó sobre la del adulto quien ahora le hacia otra pregunta.

    Miró al mayor mientras se encogía un poco por aun sentir aquel cuerpecito cerca del suyo. Es que estaba demasiado cerca! pero tampoco podía empujarle. Sólo lo ponía muy nervioso pues no estaba acostumbrado a trato semejante con ninguna persona. El menor entonces volvió su mirada al niño y después miró al mayor, parpadeo como si pensara su respuesta y sus labios temblaron inseguros...

    -.. yo.. puedo?... puedo ir?...

    Le preguntó al mayor, como pidiendo permiso a este. No sabía nada de pesca, no sabía nada de jugar con otros niños... pero suponía que no estaría mal intentar algo nuevo... después de todo aquel niño no parecía malo... hablaba mucho, pero no era malo.
    avatar
    Kobayashi Tomoe

    Mensajes : 275
    Inscripción : 23/01/2016

    Re: Vida nueva

    Mensaje  Kobayashi Tomoe el Miér Mayo 04, 2016 6:37 pm

    Mientras Tomoe había hablado se había acercado tanto al otro que por poco lo derriba. Sin embargo, la pregunta del contrario llegó hacia Tsubaki que divertido afirmó.

    —Sería divertido ir... —señaló el líder mientras que afirmaba—. Sin embargo, deberías de comer primero, ¿no te parece? Tochan... ¿por qué no mejor le enseñas la casa a tu nuevo amigo y de paso lo llevas a que se dé un baño y...

    —¡Dormirás en mi habitación! ¡Y te enseñaré mi sai que tengo allá y a Kokkai! —gritó emocionado Tomoe mientras que tomaba de la mano más fuerte al otro chico de ojos color miel y salía corriendo de la sala de audiencias donde habían estado. Los pasitos de Tomoe se precipitaron y jalaron con fuerza a Demian sin dejarle oportunidad a huir nuevamente. La mucama que se encargaba del cuidado del joven maestro corrió detrás del par de niños.

    —Maestro... ¿está bien que ese niño esté tan cerca del joven maestro Tomoe?

    —Un líder necesita de personas leales a él... —expresó Tsubaki observando por donde Tomoe había salido—. Personas leales desde aquel que te da consejos y te arropa para dormir, pasando por tu amante y hasta el hombre que te sirve el agua cuando vas a comer... Tomoe tiene algo que Kou no tiene —susurró sin decir nada más.

    —Vas a vivir aquí, es divertido... entrenamos con las espadas de madera, y jugamos en el jardín, aunque tenemos que leer un montón y luego viene la clase con el arco y la flecha... Kou es muy bueno en eso —señaló Tomoe arrastrando al otro niño—. Debes conocerlo, nosotros no le hablamos a Kou porque él es malo con nosotros pero él me tiene que obedecer porque soy el hijo del líder —inquirió Tomoe. Iban hacia la habitación de él.

    Las personas que cruzaban por su camino se detenían para reverenciar al hijo del líder. Más allá Kou se encontraba hablando con otro grupo de niños. Tomoe lo miró feo y Kou le sacó la lengua, el Kobayashi bufó y siguió andando sin soltar a su nuevo amigo.

    —Tú no debes ser amigo de Kou, ¿de acuerdo? —pidió muy serio Tomoe, por fin llegaron a la habitación de éste y dejó al pequeño extranjero—. No me dijiste como te llamas —señaló el menor corriendo a donde guardaban sus yukatas, sacó una, ropa interior y una hakama para darle al otro niño—. Te vas a bañar porque estás sucio y después iremos con Nana-san a que nos preparé algo de comer y después te voy a enseñar el resto de la casa... ¿De acuerdo? Oh! y jugaremos en el árbol, bajaremos caquis... ¿Vale? —preguntó excitado por tener un nuevo amigo.
    avatar
    Demian Akigawa

    Mensajes : 94
    Inscripción : 06/04/2016

    Re: Vida nueva

    Mensaje  Demian Akigawa el Sáb Mayo 07, 2016 1:35 pm

    La cercanía de aquel niño le estaba impresionando realmente. Jamás había conocido a una persona así antes, aunque bueno, las personas que se desenvolvieron a su alrededor no podían demostrar precisamente esa emoción que el otro niño mostraba tan libremente. Sus ojos después enfocaron al mayor, el líder de aquel lugar y el mismo hombre que le había salvado la vida. Sus manos tocaron su estomago y después se notó sucio, en verdad tenía que tomar un baño y aun no recordaba cual había sido la ultima vez que tomara uno.

    -...a...

    Antes de que pudiera responder algo o asentir minimamente, Tomoe jalaba de su brazo y le llevaba fuera de aquella habitación. Demian sólo pudo seguir el ritmo de aquellos pasitos presurosos mientras escuchaba aquellas palabras llenas de entusiasmo. En el camino el menor no pudo evitar ver todo lo que estuviera alrededor, definitivamente aquella casa se parecía bastante a la casa de su padre. Sus ojitos se centraban en el camino que estaban siguiendo, desde donde salieron hasta a donde le llevaba, por donde pasaba, las personas que se encontraban y saludaban al joven maestro, todo, todo llamaba la atención del extranjero. Tomoe le hablaba de un tal Kou, luego se encontraron con él y al final estos se sacaron la lengua, Demian solo pudo asentir a las palabras que Tomoe le decía hasta finalmente llegar a la habitación. Suspiró tranquilo una vez le había soltado y miró la habitación mientras le escuchaba.

    -... Mi nombre?...

    Le dijo mientras veía como el niño se iba para buscar prendas. Escuchó sus palabras sobre su limpieza y entonces escuchó que irían a comer después de eso, sólo escuchar la palabra comida le hizo sentir un movimiento en su estomago, aunque este ya no sonaba pues parecía haberse acostumbrado a los días sin alimento alguno. Apretó sus labios, saboreándose por dentro lo que suponía sería el sabor de la comida. Sin embargo, aunque pensara en eso no podía evitar pensar lo mismo cada que el niño decía otra cosa, decía y decía y no paraba de hablar... parecía tener energía ilimitada aquel chico. Parpadeo un poco observándole, el otro se veía tan entusiasmado y como reacción solo pudo colocar su manita sobre la boca del otro niño. Le miró a los ojos y con un gesto de extrañeza en su carita.

    -...te han dicho que hablas demasiado?... fuuh... mi nombre es Demian... Demian Akigawa...

    Respondió sin dejar de mirarle y quito su mano de aquella boquita que no paraba de hablar. Tomo la ropa entre sus brazos y miró al otro niño de nuevo, no sabía como actuar ante él, la felicidad de aquel niño sólo le hacía reaccionar con sorpresa debido a la poca costumbre que tenía de tratar con personas así, pero no podía evitar sentirse agradecido por los tratos que le daba. Supuso que no estaría mal mostrarle su gratitud acompañándole en los juegos y tareas que el otro tuviera preparadas para ambos. Aunque claro, jamás admitiría que estaba agradecido o que aquel niño le estaba agradando, para nada.

    -...Está bien... haremos todas las cosas que estás diciendo... aunque espero no te moleste si soy mejor bajando caquis que tu...

    Le dijo repentinamente con una actitud un poco presuntuosa. Le miraba casi con un gesto divertido, sin perder el típico perfil duro del niño casi como le habían encontrado.

    -...oh... por cierto... en donde debo bañarme?....

    avatar
    Kobayashi Tomoe

    Mensajes : 275
    Inscripción : 23/01/2016

    Re: Vida nueva

    Mensaje  Kobayashi Tomoe el Miér Mayo 11, 2016 4:57 pm

    El pequeño Tomoe miró al chico que le cubría la boca e hizo un puchero bien grande. Apartó las manos inflando las mejillas porque le había molestado que le dijera escandaloso. Apretó los puños.

    —Yo no hablo mucho, tú hablas muy poco —explicó—. Además mi papá siempre dice que los hombres debemos hablar fuerte y claro, así que estoy hablando fuerte y claro para que me entiendas, además tú eres el que casi no habla... no me has dicho tu nombre. Al escucharlo sonrió.

    —Demian es un nombre del extranjero pero tienes un apellido japonés, eres como un perro-gato... ¿imaginas que tan raro sería un perro-gato? tú eres eso eres extranjero y mitad japonés —declaró divertido la serpiente mientras que lo rodeaba—. ¡O el baño! ¡El baño! —tomó la manita del otro y lo correteó hasta el baño donde cerró la puerta. La bañera donde lo bañaban a él estaba siendo preparada.

    La criada sonrió al ver al niño extraño que acompañaba al joven maestro y lo ayudó a prepararse para el baño. Tomoe esperó muy quieto afuera, jugaba con sus piecitos recostado sobre el futón esperaba que el otro niño saliera del baño para comer. Cuando por fin Demian apareció Tomoe se incorporó de golpe.

    —¡Hoy es guisado de tofu con verduras! ¡Ven date prisa! ¡De postre nos van a dar dangos! Tres a cada uno —lo alentó a que se apresurara a vestirse para comer de una vez—. Por cierto... ¿y tus papás? ¿Dónde están? ¿no se vana e nojar si te quedas a vivir conmigo? Dormiras conmigo en el futón —señaló el mismo.
    avatar
    Demian Akigawa

    Mensajes : 94
    Inscripción : 06/04/2016

    Re: Vida nueva

    Mensaje  Demian Akigawa el Miér Mayo 11, 2016 6:42 pm

    Escuchaba y escuchaba las replicas del niño por la acción que había tenido con él al cubrir su boca. Pero Demian tenía sus razones. Incluso aquel niño seguía dándole razones para volver a hacer lo mismo, sin embargo esta ocasión se contuvo de hacerlo. No evitó bufar divertido por la actitud que tomaba aquel niño. Realmente era gracioso, nunca había conocido a alguien como él. Incluso hacerlo molestar parecía divertido.

    -... No, tu hablas demasiado... yo hablo lo necesario...

    Afirmó aun después de que el otro hubiera mencionado todo aquel inventó sobre su nombre y apellido. Cómo es que le pasaban semejantes ideas por la cabeza?. Parpadeó incrédulo ante la imaginación del menor, pero también se encontraba agradecido de que no hubiera reaccionado como otras personas. Al saber su nombre lo alejaban como perro sarnoso, un extranjero no era bien visto en muchos lugares, menos alguien de sangre mezclada cómo él. Por eso incluso le sorprendía haber sido recibido por el líder de aquel lugar. Mas que nada, rescatado.

    Se dejó llevar. Se quitó las prendas viejas y sucias, apestosas a basura y agua enmugrecida. Pesadas por toda la suciedad que había en ellas. Su cuerpo no estaba del todo pulcro. Raspones, moretones, rasguños. Manchas de lodo y otras cosas más. Dejó a Tomoe fuera de la habitación y se quedo con la mujer que le ayudaba dentro del baño. Limpió su cuerpo, hacía mucho no sentía el toque agradable y cálido del agua. Su cuerpo se relajó por completo y disfruto de aquel intimo espacio. Cuanta comodidad. Finalmente terminó su aseo y salió de aquella habitación viendo al chico entusiasmado por llevárselo a otro lado. Sin perder mucho tiempo se cambió y se apresuró para seguir al otro niño.

    -... Sabes?... no sé de donde sacas tantas energías... no me dejas responder a ninguna pregunta cuando ya estás preguntando algo distinto... después te quejas porque no hablo y tu eres el que no me deja hablar porque habla demasiado....

    Se quejó de aquel niño de pronto. Aunque una sonrisa atravesó su rostro y le sacó la lengua a modo de juego. No sabía porque, pero con aquel niño sentía que podía comportarse de aquella manera. Sólo con él y con nadie más, porque ese niño le permitía hacerlo libremente y le había aceptado con tal emoción como su amigo que sentía era la única forma de agradecer aquella actitud hacia su persona. Igual y también le gustaba molestarlo.

    -... mmm... no te preocupes... no creo que se enojen si me quedo aquí contigo... ya no pueden enojarse....

    Dijo y antes de que el otro niño dijera algo más le tomó de la mano para apresurarlo a guiarlo al lugar donde comerían.

    -...vamos!...vamos!... llévame ya que tengo mucha hambre....
    avatar
    Kobayashi Tomoe

    Mensajes : 275
    Inscripción : 23/01/2016

    Re: Vida nueva

    Mensaje  Kobayashi Tomoe el Vie Mayo 13, 2016 9:54 am

    —No tengo mucha energía —comunicó aún caminando a paso rápido—. Sólo no me gusta ver a las personas muy seriesotas y tristes... tú eres muy serio y eso me pone a mí triste, no quiero que nadie en el clan esté triste porque líder-sama trabaja ardúo para que todos estamos muy bien —sonrió grande—. Tú hablas poquito y no te apresuras a responder, si pudieras hablar rápido de forma eficaz pues podríamos conversas más tiempo, pero no... eres lento... así que tú estás mal y yo estoy bien —le sacó también la lengua.

    El pequeño Tomoe era de naturaleza juguetona y bastante amigable con todos los miembros del clan además de con los que eran igual de jovenes que él. Por otro lado, siempre existía que interponían los sirvientes para con él, pero normalmente no le importaba y trataba a todos como sus amigos. El niño nuevo no era la excepción.

    Llegaron al comedor, había sólo un par de miembros quienes hicieron reverencia al joven maestro, Tomoe los ignoró pues se apresuraba para que le sirvieran su comida. Estaba hambriento, desde la mañana que no comía. Pronto llegó lo prometido y el niño comenzó a comer con toda la elegancia de la que era poseedor pero también con presura. Miró al recién llegado sonriendo grande.

    —Come, come, come...
    avatar
    Demian Akigawa

    Mensajes : 94
    Inscripción : 06/04/2016

    Re: Vida nueva

    Mensaje  Demian Akigawa el Vie Mayo 13, 2016 7:46 pm

    Demian le miraba como si no creyera lo que estaba escuchando. Y es que incluso para decirle las cosas aquel niño seguía hablando mucho y pero aun, más rápido. Cómo le hacía para hablar así y no morderse la lengua mientras decía algo? .... Estaba sorprendido con aquel niño sin duda alguna. Pero no evitaba pensar que sería divertido seguirle molestando con ello, después de todo, a tomoe-chan no parecía agradarle que le dijeran escandaloso.

    -...No soy serio porque esté triste. Soy serio porque escuchó lo que me dices.... ja! dices eso porque tu eres el que habla demasiado rápido....

    Se defendió el niño, aunque Tomoe continuaba hablando y probablemente no le hubiera puesto atención. Demian sólo pudo sonreír con un aire por vencido al ver como le sacaba la lengua. No sería fácil ganarle una discusión a aquel niño, pero bueno, siempre habría que seguir intentando. De alguna manera el extranjero no recordaba los días en que sintió semejante sensación de tranquilidad y seguridad en su antiguo hogar. Tras pensarlo, todo aquello había llegado tan pronto y le habían aceptado, un temor en él comenzó a crecer con la probabilidad de que solo fuera algo momentáneo. Pero... ver a Tomoe hablarle así y decir todas aquellas cosas, tan contento por su compañía, le daban un alivio tremendo a su pequeño ser.

    Finalmente en el comedor, Demian fue víctima de la timidez. Todas aquellas personas que le ofrecían aquel saludo al niño. Y éste ni siquiera les había puesto atención. Avanzó siguiendo aquellos pasos apenas mirando a las personas alrededor. Se colocó cerca de Tomoe y esperó a que le sirvieran los alimentos. Tomoe los tomaba inmediatamente y Demian lo hacía de forma insegura. Tomoe comía de manera muy peculiar y el otro no pudo evitar no observarlo. Intentó, torpemente, imitar los movimientos ajenos. Al final comenzó a comer de forma lenta, con temor a perder el control sobre sí mismo y comenzar a ingerir todo como si fuera un animal muerto de hambre. Sus ojos delgados notaron los de aquel niño mirándole y se sintió avergonzado por comer de forma lenta y torpe comparado con su compañerito.

    -... Si no mal recuerdo, eres To-chan... cierto?... de verdad me sorprendes... no solamente hablas mucho y muy rápido... también con la comida eres muy veloz...

    Dijo sin poder dejar de mirar a aquel niño. Su nombre lo recordaba cuando líder-sama lo había mencionado en la otra habitación. Demian parecía sumamente entretenido con aquel niño, era tan enérgico. Tan feliz y tan escandaloso que sentía que si se perdía un solo instante, ya no comprendería nada de lo que el otro dijera o hiciera. Y de pronto una sonrisita divertida se atravesó por aquella pequeña carita.

    -...To-chan... To-chan... no... suena mejor, escandaloso-chan...

    Miró al frente suyo y después le miró de reojo, sonriendo como quien realiza una travesura. Definitivamente, no dejaría de entretenerse con aquel otro pequeño a su lado.
    avatar
    Kobayashi Tomoe

    Mensajes : 275
    Inscripción : 23/01/2016

    Re: Vida nueva

    Mensaje  Kobayashi Tomoe el Sáb Mayo 14, 2016 3:17 pm

    —¿To-chan? —cuestionó girándose a verlo, mantenía en sus manos un cuenco con arroz. Y en la otra los palillos, frunció el ceño y meditó si le gustaba que el niño nuevo le llamara de ese modo, después afirmó con un gruñido para después asentir enérgicamente—. Es como un hombre debe de hablar, fuerte y claro. Comer rápido porque la batalla no espera. El clan está en problemas y debo apurarme a crecer para poder ir a pelear como mi hermano que está entrenando para volverse líder —contó ilusionado—. Yo seré el más grande héroe que haya tenido el clan y seré muy fuerte... seguiré las ordenes de mi hermano mayor y juntos iremos a pelear por el honor del clan —comentó con autentico entusiasmo—. Por eso debo estudiar mucho y entrenar mucho... tú también lo puedes hacer, Demian-kun.

    Pero el apodo dado por Demian no le gustó al otro que se giró y le jaló una mejilla para reír cantarín. Inició una pequeña riña en son de jugueteos que terminó cuando fueron reprendidos por Shimada Sayaka, el General padre de Kou. El niño que no le gustaba a Tomoe.

    Después fueron a los árboles frutales y ahí Tomoe le enseñó su manzano favorito, y después lo guió hasta el árbol que él había plantado, aún era pequeño y débil, había un par de hojitas.

    —Pero un día va a crecer muy alto —inquirió y se quedó pensando—. ¿Quieres ir a ver como entrena Kyo-niisan? Es mi hermano —dijo con emoción para cogerlo de la mano y jalarlo hacia los dojos. Ahí entraron de forma silenciosa, la puerta corrediza estaba abierta y se sentaron en una esquina silenciosos. Era la clase avanzada de adolescentes. Kyo llevaba el cabello más largo que el pequeño Tomoe, negro y de ojos azules pero oscuros. Sus rasgos eran más delgados que las mejillas regordetas y traviesas de Tomoe que veía con verdadera devoción como su hermano se esforzaba. No era el más fuerte de la clase, pero para Tomoe, era el mejor en todo el mundo. Su corazón palpitaba rápido cada vez que Kyo asestaba un golpe contra su oponente.
    avatar
    Demian Akigawa

    Mensajes : 94
    Inscripción : 06/04/2016

    Re: Vida nueva

    Mensaje  Demian Akigawa el Dom Mayo 15, 2016 5:12 am

    El pequeño extranjero escuchaba con total atención las palabras llenas de entusiasmo de aquel niño. Seguía sorprendido de él, no porque comiera velozmente ni porque hablara demasiado esta ocasión. Demian jamás estuvo tan familiarizado con aquella forma de pensar, incluso cuando vivía con su padre. Ver a Tomoe hablar de aquella forma le contagiaba hasta cierto punto, le hacía desear formar parte de algo así, de esforzarse por algo. Las palabras del más joven quedaron grabadas en su mente y cuando quiso responder fue callado por aquel gesto travieso como reclamo al apodo que le había dado al niño.

    Las risas no se hicieron esperar entre los menores quienes comenzaron una inocente guerra de apretones y jalones de mejillas. Demian nunca había participado en algo así, todo lo que estaba pasando con el otro era completamente nuevo para él. Lo disfrutaba demasiado. Después vieron los arboles y el entusiasmo de Tomoe terminó por llevarlo al lugar donde entrenaban los adolescentes.

    Al llegar entraron de forma silenciosa. Los chicos se encontraban en pleno entrenamiento y los ojitos del extranjero no pudieron dejar de observarlos. Tomó asiento al lado de Tomoe quien estaba concentrado en su hermano. Demian por otro lado estaba maravillado con todo lo que veía, algo en su pecho se removía emocionado por aquella escena de los jóvenes entregados al entrenamiento, las técnicas, los movimientos. Jamás había visto una cosa así. Para Demian todos eran excepcionales, no había uno mejor o uno menos apto, el extranjero deseaba aprender, quería aprender a pelear y quería hacerlo ya. Sin darse cuenta, mientras miraba a los adolescentes, su mano tomó la de Tomoe, sujetándole de tal forma que llamase su atención. Sus ojitos se clavaron en aquellos y quien sabe si alguna vez el extranjero mostró tal determinación.

    -...Enséñame... por favor... quiero aprender... dijiste que podía cierto?.... enséñame... yo... yo también quiero aprender a pelear... quiero estudiar como tu y aprender todo lo que tu sabes... Tomoe-kun... quiero ser como ellos....

    No sabía si alguna vez su corazón estaba tan emocionado, tan alterado, como en aquella situación. Lo único que en ese instante ocupaba su pequeña mente era el deseo incontenible por aprender. Deseaba ser parte de aquel clan, deseaba tener las mismas motivaciones que Tomoe, quería formar parte de algo tan maravilloso como lo que aquel niño le había mostrado. Nadie le haría pensar lo contrario. Quería ser igual de fuerte que aquellas personas.
    avatar
    Kobayashi Tomoe

    Mensajes : 275
    Inscripción : 23/01/2016

    Re: Vida nueva

    Mensaje  Kobayashi Tomoe el Lun Mayo 16, 2016 11:34 am

    El pequeño Tomoe seguía observando a su hermano pelear, pero cuando la mano le fue apretada con tal fuerza por el otro niño, el menor de los Kobayashi giró su mirada y sonrió a Demian de forma pura y sincera.

    —Si quieres aprender... lo puedes hacer, sólo que no es fácil... a veces duele mucho y te sangra —soltó su mano para alzarse su yukata y mostrarle en su pierna un moretón del tamaño de una manzana en forma de una shinai—. Me la dieron cuando estaba peleando con los otros niños... pero los samuráis no puedes pelear... un día seré el mejor usando la katana... así como mi hermano, seré muy fuerte para serle de utilidad cuando sea el líder... podemos pelear juntos tú y yo —le sonrió otra vez—. Mañana le diré a papá que quieres estudiar y no creo que te diga que no... después de todo... él es muy bueno —rió.

    Cuando los combates terminaron los alumnos agradecieron a su sensei y todos se empezaron a ir a sus casas o a su siguiente deber. Kyo se acercó derrotado, le habían dado una paliza, ya no aguantaba el entrenamiento, estaba harto, pero forzó una sonrisa al ver a su hermanito y a otro niño. Tomoe corrió con un lienzo de tela para que se secará el sudor.

    —¡Lo hiciste genial! —jadeó Tomoe totalmente emocionado.

    —To-chan —susurró Kyo riendo y despeinando el cabello del menor—. Tienes un amiguito...

    —Se llama, Demian, es nuevo y se va a convertir en samurái como yo...

    Kyo sonrió.

    —Bienvenido, Demian-kun, el camino del samurái es duro pero es posible de lograr... iré a bañarme para ir a clase de caligrafía... sigan jugando...

    —¡Sí, nii-san! —gritó emocionado Tomoe sonrojado. Miró a Demian—. ¿Verdad que mi hermano mayor es genial?
    avatar
    Demian Akigawa

    Mensajes : 94
    Inscripción : 06/04/2016

    Re: Vida nueva

    Mensaje  Demian Akigawa el Dom Mayo 29, 2016 10:40 pm

    Por la cabeza del pequeño solo pasaba la idea de poder ser como aquellos adolescentes en entrenamiento. La emoción invadía su infante cuerpo y aunque Tomoe le dijese aquellas palabras no se echaría para atrás. Realmente deseaba aprender, quedarse a observar no era cosa suya. Si tenía la posibilidad de aprender junto a Tomoe, aprovecharía eso sin lugar a dudas. Y el niño le mostraba sus moretes y Demian sólo podía permanecer aferrado a la idea.

    ¿Qué importaban unos golpes mientras podías defenderte y defender a los tuyos?... Demian había pasado por muchas cosas mientras sobrevivía en la calle. Los golpes, los moretones, las cortadas en su cuerpo. Todas aquellas pequeñas cicatrices las recibió sumisamente, incluso las de su padre. No pensaba permitir que alguien más le hiciera daño. Quería defenderse, quería ayudar al niño que le consideraba su amigo. Deseaba entrenar a su lado y aprender todo lo que el otro le enseñara. Porque incluso si entrenaban juntos, Tomoe mejoraría indudablemente. Y el extranjero quería ayudarle.

    Tal vez Demian carecía de un sueño tan fuerte como el de aquel niño ante sus ojos. Pero la envidia no existía en su persona, al contrario, sentía una admiración por aquellas palabras. Pensar en cosas así a la edad de ellos era algo de celebrarse. Al menos a sus ojos. Y sus ojos se abrieron emocionados y su sonrisa se amplió en su jovencito rostro.

    -...Muchas gracias, To-chan...

    Dijo con emoción en sus palabras y antes de que pudiera decir otra cosa el pequeño salió corriendo al terminar los jóvenes sus practicas. Demian se levantó de su lugar y se acercó recibiendo el saludo de aquel joven y sonriendo amigablemente a éste. Aquellas palabras llegaron profundo, pues eran las primeras ocasiones donde le recibían de aquella forma y le otorgaban palabras de entusiasmo tan amables. Sin duda la familia de aquel niño estaba llena de hombres buenos y el pequeño extranjero apenas y podía acostumbrarse.

    -...eh?...ah.... sí, sí lo es.... To-chan... toda tu familia... de verdad, toda tu familia es increíble...

    Respondió a aquella pregunta tierna que el otro le hacía y no pudo evitar sacar aquél comentario. Por un momento el gesto de Demían fue de plena gratitud al niño a su lado y después le sonrió con emoción, cosa rara en esos últimos días.

    -...vamos a jugar?...
    avatar
    Kobayashi Tomoe

    Mensajes : 275
    Inscripción : 23/01/2016

    Re: Vida nueva

    Mensaje  Kobayashi Tomoe el Miér Jun 01, 2016 5:08 am

    La sonrisa de Tomoe se volvió aún más grande cuando el otro afirmó ante su comentario, y a la pregunta afirmó. Lo tomó de la mano y juntos corrieron por el pasillo externo hacia el pequeño bosque donde aún tenían permitido jugar, el bosque real a los pies de las colinas, a ese no podía entrar el joven maestro porque ahí se ocultaban criaturas sobrenaturales de las cuales no se podían escapar con tanta facilidad.

    Toda esa tarde jugaron como nunca, un par de niños se unieron y después se volvió más divertido el juego. Terminaron llenos de tierra y hojas, así que los dos niños fueron bañados otra vez. Era de noche por lo cual ya tocaba dormir. Aunque Tomoe había pedido dormir juntos se le negó aquella solicitud pues el joven maestro debía de acompañar a su padre a la visita del lugar donde reposaban los antiguos líderes caídos del clan era una tradición que el líder le hablara a su descendencia sobre los otros líderes desde muy temprana edad para que entendieran todos los errores que los mayores habían cometido.

    Kyo sería el líder, pero Tomoe tenía que estar igual de preparado por si algo fallaba. Kobayashi Tsubaki noe ra un hombre que se tomara a la ligera las decisiones.

    Así que Demian durmió en los separos con los otros niños huerfanos que habían sido acogidos por el clan para volverse guerreros. Por la mañana, Demian fue levantado como al resto de los niños pero mientras los otros niños se preparaban para irse a las clases de kendo, él fue enviado a un dojo vacío donde se le entregó un trapo y una cubeta con agua. Debía de lustrar los pisos.

    —Comenzarás desde abajo... como todos los demás, iniciarás por aprender a mantener limpio el lugar donde se te enseñará... ¿de acuerdo? —dijo el sensei para después irse a dar la clase a otro de los dojos donde los niños esperaban. Cuando Demian terminó se le puso a limpiar las shinais de madera y después le mandaron a ayudar a cargar la leña para los baños.

    Al medio día a la hora de la comida, lo sentaron junto al resto de los niños y Tomoe corrió hasta su lado. Le sonrió enorme.

    —¿Qué tal te fue? —preguntó entusiasmado por escuchar las palabras de Demian—. Al principio es difícil pero después se pone mejor...
    avatar
    Demian Akigawa

    Mensajes : 94
    Inscripción : 06/04/2016

    Re: Vida nueva

    Mensaje  Demian Akigawa el Sáb Jun 04, 2016 7:03 pm

    Que sensación tan mas extraña era aquella. Desde recibir aquellas sonrisas y ser llevado por aquella pequeña mano a quien sabe donde. Nunca en toda su vida disfrutó tanto una tarde como aquella. Nunca había reído con otros niños y mucho menos se había ensuciado en la tierra por las travesuras que se llegaran a hacer entre ellos. Demian siempre estuvo viviendo a las exigencias de su padre. Encerrado en casa y bajo un riguroso estudio académico, solo las mujeres que atendían la limpieza fueron su compañía e incluso ellas tenían prohibido distraerle de las tareas que el Señor Akigawa le imponía.

    Y ¿Para qué?... que ganaba al seguir todo aquél tiempo las ordenes de su querido padre, pues en aquel tiempo lo era. Y luego en su vida, en sus días llegaron los maltratos, las ofensas, los continuos disgustos y los arrebatos furiosos de aquél hombre. Odiaba a su hijo o eso parecía. Pero todo aquello que alguna vez fuera en su vida había dado un giro de 360 grados en esa casa, con ese hombre y con ese niño. Por primera vez tal vez, supo lo que era divertirse como uno, como ser reprendido por sus travesuras y como estar sucio por las mismas.

    Y la tarde había pasado tan rápido para el pequeño extranjero que cuando terminaran la ducha, tal como su amigo, esperaba quedarse con él más tiempo. Pero el hijo del líder en aquella casa tenía cosas que hacer y fueron separados y Demian fue enviado con otros huérfanos a descansar esa noche. Durmió aquella noche lo que pudo, pues demoró en conciliar el sueño. Fueron ese día demasiadas emociones y sensaciones nuevas para él, que aun pensaba que se encontraba en las calles soñando todo y que al despertar posiblemente estaría en los escombros o la basura como tantos otros días.

    La noche pasó, el menor descanso y cuando se despertara a todos el fue preparado para otras cosas. Aun cuando su mirada siguiera a los otros niños. A él le llevaron a otro lado y sin oponer alguna queja, hizo lo que le mandaban. Después de todo nada podía hacer y sin aquél niño cerca, no sentía deseos de hablar con nadie. Limpió el dojo como le ordenaron y aunque en un principio le fuera complicado no se detuvo ni un minuto. Y así el extranjero continuo con las tareas que le encargaban mientras sus ojitos de vez en vez se perdían en aquellos que ya entrenaban... y por un instante, sintió envidia.

    Comía, comía de forma desganada y desinteresada pues todo el día no había hecho otra cosa que cansarse mientras observaba a los otros entrenando. Suspiró para sus adentros y de la nada, aquella voz le llamaba y distraía sus atenciones para verle. Aquella energía y aquella sonrisa... aquél interés de aquél niño... definitivamente estaba loco.

    -...Ah... eso, pues ha sido un día agotador... me han hecho limpiar los pisos y otras tareas más... pero...

    Miró a Tomoe un poco curioso. No sabía si debía preguntar, pues suponía que podría considerarle el otro un impaciente, es decir, todos comenzaban igual que él. Todos comenzaron así. No se podía quejar, ¿verdad?.

    -... Es solo que me hubiera gustado entrenar con los demás... es todo....
    avatar
    Kobayashi Tomoe

    Mensajes : 275
    Inscripción : 23/01/2016

    Re: Vida nueva

    Mensaje  Kobayashi Tomoe el Sáb Jun 04, 2016 7:37 pm

    Torció los labios cuando estuvo sentado a un costado del extranjero escuchando sus palabras. Miró su comida y engulló los alimentos afirmando lentamente. Asintió con un movimiento de cabeza y después miró al chico. Una vez más a su comida y por último al resto de los estudiantes, nadie prestaba atención al dúo pues estaban acostumbrados a lo escandaloso que era el segundo hijo del líder, To-chan como lo llamaban los más cercanos con cariño.

    —Sí... yo también hice eso, todos lo hicimos, y puede ser muy frustrante pero como te dije, se pone mejor después —prometió comiendo más arroz—. Además... mi papá dice que un hombre que no puede mantener su espacio de entrenamiento limpio es un hombre que no puede mantener su cabeza limpia... pues también uno pelea con la cabeza —frunció los labios—. No sé qué significa pero algo debe de significar porque papá sabe mucho —rió.

    — Ahorita que terminemos iremos a la clase de caligrafía... ¿sabes escribir? —preguntó curioso—. Si no sabes aquí vas aprender, aunque el sensei es muy estricto... también debes aprender el código bushido para que seas un mejor guerrero aunque es complicado también —ahora que Tomoe lo pensaba, todo era complicado.

    Siguió comiendo con más calma y bostezó—. Mañana también debo de madrugar... y hoy tendré que volver a desvelarme... estoy cansado, Demi-kun —señaló con un puchero—. Quisiera comer un dulce... —su puchero se volvió más grande.
    avatar
    Demian Akigawa

    Mensajes : 94
    Inscripción : 06/04/2016

    Re: Vida nueva

    Mensaje  Demian Akigawa el Lun Jun 06, 2016 6:28 am

    Demian, cómo Tomoe, continuaba comiendo sus alimentos, aunque el pequeño extranjero lo hacía con mas calma y con gesto cansado en su rostro. No porque estuviese harto, sino por el mismo cansancio físico que cargaba su pequeño cuerpo en aquellos momentos. Y su mirada caía sobre el niño a su lado que le hablaba y contaba cosas que su padre le había dicho. Demian finalmente sonrío por las ultimas palabras que aquél niño decía.

    -... To-chan, ¿no te da vergüenza dar consejos y no saber qué quieren decir?...

    Dijo aquello solo para molestarle mientras le miraba con gesto divertido. Y es que Tomoe le causaba mucha gracia, demasiada. Y luego aquello sobre la caligrafía. Ah...que recuerdos con ese tipo de prácticas. Su rostro se tornó serio y mientras llevaba un poco de arroz a la boca se le quedaba viendo como si aquello le resultara de lo más aburrido. Y lo era, porque solo escuchar esa palabra le recordaba los libros y las horas que había pasado sentado aprendiendo todo lo que su padre quería. En vez de juegos eran lecturas... y en vez de tiempo caritativo con su hijo, Akigawa-san lo usaba para enseñarle cualquier tipo de materia a su hijo. Cómo la caligrafía.

    -...Claro que sé... -Musitó el pequeño con gesto cansado-... es lo único a lo que se dedicaba mi padre, enseñarme a leer y escribir... enseñarme de libros y ciudades y mapas... -le miró después mientras estaba atento a todo lo demás que aprendería-... Bueno, eso del código Bushido si que no tengo ninguna idea... pero no tengo ningún problema, me gusta aprender... me gusta saber cosas... lo que no me gusta es estar solo... no con tantos libros...-explico con un gesto extraño en su rostro que denotaba el fastidio que era estar rodeado de ellos tanto tiempo.

    -...Si es complicado es mejor... To-chan... es más entretenido, si resultara ser algo sencillo te aburrirías más rápido... o eso me decía otou-san... -se alzó de hombros.

    Y luego la expresión de Demian se hizo un poco seria y su mirada cayó sobre sus alimentos. Eso significaba que de nuevo no pasaría tiempo con Tomoe, es decir, no jugarían y no harían nada de lo que hicieron el día anterior. Los ojitos del extranjero se posaron sobre el menor que seguía hablando y cuando notó aquél gesto, cómo decía su nombre, primero. Demi-kun, no sonaba mal, le agradaba. Pero lo que sí le hizo contener la risa fue aquella expresión en el joven rostro del pequeño maestro. Que cara tan más chistosa era aquella!...

    -..Hahahahahahaha....-se soltó de golpe al no poder contenerla-... Si pones esa cara... To-chan... si haces eso no puedo tomarte en serio... hahaha....


    avatar
    Kobayashi Tomoe

    Mensajes : 275
    Inscripción : 23/01/2016

    Re: Vida nueva

    Mensaje  Kobayashi Tomoe el Lun Jun 06, 2016 5:29 pm

    Kobayashi Tomoe no supo que cara había puesto; primero se quedó pensando, después se puso rojo y por último rió contagiado de la risa que el menor le regalaba. Una de las cosas que más le gustaban al joven maestro era que las personas a su alrededor se sintieran bien, felices y alegres, porque él era un niño alegre de principio a fin. No le gustaba ver caras serias ni mucho menos enojadas. Observó detenidamente a Demian mientras se le iluminaba el rostro a éste soltando aquellas semejantes carcajadas que hicieron que la mayoría se girara a verle sin comprender que estaba ocurriendo con ese par de escandalosos, hasta que senseis llegaron a callar al dúo.

    La sonrisa se quedó grabada en los labios del menor que seguían viendo con autentica felicidad a su amigo.

    Tomoe abrió los ojos y tamboreó los dedos sobre el escritorio donde estaba trabajando, su otra mano recargaba su rostro, por un momento se había quedado dormido y había recordado aquellos primeros momentos en que había compartido con uno de sus hombres más leales, uno de sus mejores amigos, mismo al que tenía al frente leyendo. Parpadeó y se talló el rostro con ambas manos. Tenía la mirada cansada, afuera al parecer ya había oscurecido todo y la habitación se iluminaba por veladoras perfectamente distribuidas en candelabros y lamparas de aceite.

    —¿Llevas mucho tiempo ahí? —susurró Tomoe incorporándose y bostezando cansado. Al parecer el líder, de 24 años ya, se había quedado dormido mientras revisaba un par de cuentas en el libro del administrador. Cuando había perdido la noción del tiempo se encontraba solo, pero ahora estaba en compañía de Demian. Notó sobre sus hombros un haori que enseguida supo le pertenecía a Demian.

    —Estaba pensando en que antes Demi-kun se reía más —argumentó caminando hacia una mesita donde había servicio para té. Se sirvió un poco y le sirvió al extranjero. Llevó ambas tazas hacia donde Demian se encontraba sentado. Se colocó a su lado—. Ahora eres demasiado serio... pareciera que eres infeliz con lo que haces en el clan... dime... ¿acaso no te agrado la decisión que tomaste de volverte parte del clan? —preguntó con voz suave dando un primer sorbo a su té.

    Contenido patrocinado

    Re: Vida nueva

    Mensaje  Contenido patrocinado


      Fecha y hora actual: Lun Nov 20, 2017 8:56 pm