Japón Monogatari

Descubran la historia de la guerra entre Clanes legendarios, guerreros unicos en medio de una tierra de criaturas mitologicas


    Quien tiene veneno y hiel || Private.

    Comparte
    avatar
    Kobayashi Tomoe

    Mensajes : 275
    Inscripción : 23/01/2016

    Quien tiene veneno y hiel || Private.

    Mensaje  Kobayashi Tomoe el Sáb Abr 30, 2016 7:25 pm

    La situación se había complicado hasta el punto en que el clan Hebi había sido expulsado tras un fuerte enfrentamiento con los zorros que se habían aliado con los yakuza que habían en aquella zona de Okinawa. Para Tomoe no fue problema el organizar a sus hombres y emprender maniobras evasivas al tiempo se coordinaba una retirada estratégica. Era mejor dejarles Naha y volver a Tokio, después de todo, por las noticias que llegaban desde la isla principal del país sabía que se avecinaba una terrible tempestad.

    Y no fue sólo un presentimiento sin fundamentos, porque sólo tres meses después de que Hayato abandonará Naha y los Hebi regresaran a Tokio, se dio el primer gran golpe. Una aldea entera donde vivían sobrevivientes del clan Tora había sido desaparecida por completo del mapa, este incidente se conoció como "La noche de las Aguilas" pues el ataque se le atribuyó en un principio a los Yakuza pero después se descubrió que los Kagi fueron los que llevaron acabo el atroz crimen, logrando robar la daga de los Tora. Los Hebi no tuvieron absolutamente nada más que hacer que aumentar la vigilancia y prepararse para ir a la guerra pues a como iban las cosas, las aguas del mar se habían caldeado.

    Kyo, Tomoe y Kuma fueron ascendidos a Generales por cuestiones de tradición militar, los tres debían de dar valía en el campo de batalla. Kyo, al ser el mayor y el que por derecho de nacimiento sería era el prospecto número uno como sucesor al liderazgo se quedó a defender Tokio. Kuma fue enviado a Ise donde toda la realeza a excepción de la familia principal fueron enviados y a Tomoe le tocó cuidar del castillo donde el emperador vivía. Sin embargo, una pésima decisión por parte de Kyo de mover los mapas de la ubicación de la daga de su lugar de resguardo al clan habían provocado que éstos fueran robados. Y por consiguiente fuera totalmente destituido de su cargo como General en la capital.

    Las fichas se movieron y de la casa Kobayashi, Tomoe fue mandado a llamar una mañana de invierno.

    El segundo hijo llegó usando su vestimenta de gala, el haori negro con los escudos del clan y la familia. Dejó su pierna izquierda en el piso y su cabeza baja, daba por sentado que sería dejado al cuidado de la capital

    —Solicitó mi presencia, líder —recién salía de una fuerte infección en el estomago adquirida gracias a los alimentos contaminados que había tenido que comer. Las perras de las Mariposas habían incendiado los campos de cultivo que suministraban a la capital, las águilas robaban la comida que se trataba de introducir por carretera y los zorros hundían los barcos que transportaran comida. Estaba matando de hambre a la ciudad.

    —Sí solicité que vinieras de forma expresa, puesto que el General Shimada Sayaka-san tomará el puesto de Kyo en la defensa del clan y la capital —inquirió el líder—. Kuma se moverá a cuidar el castillo imperial y Kyo cogerá la responsbailidad de Kuma al cuidar Ise.

    El segundo hijo tragó saliva, ¿lo estaba castigando acaso? ¿era porque había enfermado? miró sin comprender el tatami pero no dijo nada, se quedó callado. Quería maldecir pero no le daría el gusto de humillarlo como lo había hecho en su momento con Kyo, él no había estado presente en esa vergonzosa escena pero había sido tan fatal que el rumor se había extendido más allá de las murallas de la casa Kobayashi y del propio clan en sí.

    —Necesito que organices a los hombres... atacaremos a las Águilas, Tomoe. Serás el encargado de llevarnos a la guerra y triunfar —expresó el líder. Tomoe alzó el rostro. Su corazón palpitó con fuerza y tragó saliva, no pudo evitar sonreír.

    Kuma se tensó y Kyo desvió la mirada mordiendo su labio.

    —Como ordené, líder —respondió.

    —Puede salir el resto, necesito hablar algo más con Tomoe.

    Los Generales obedecieron y salieron, después los capitanes. Pronto líder y su segundo hijo quedaron solos.

    —A estas alturas no confió en nadie. Los Yakuzas nos atacaron y después ellos fueron atacados, los clanes se están moviendo violentamente, tu madre y tus primas fueron enviadas a Ise, las esposas del clan hacen su trabajo dando más hijos que se convertirán en guerreros —se cruzó de brazos serio—. Serás quien suceda mi puesto, Tomoe —anunció sin más—. Se hará oficial en cuanto acabes con las águilas y obtengas esos mapas, deberás destruirlo.

    Tomoe no daba crédito a lo que escuchaba. Frunció el ceño.

    —Haré lo que me pides padre —bajó la cabeza afirmando sus palabras con seriedad.

    —Al volverte líder es necesario que tengas descendencia, la semilla de Kyo está contaminada con su debilidad, y en tu hermano veo el mismo defecto que veo en ti —se acercó a su hijo y lo tomó del rostro para mirarlo de cerca—. Debes tener un hijo antes de que te vuelvas líder... porque si mueres en batalla la rama principal de los Kobayashi habrá muerto contigo... —fue serio en hablar. Tomoe abrió mucho los ojos y estuvo a punto de replicar—. Ni siquiera te estoy pidiendo que te cases, porque hicimos un trato y lo voy a cumplir, permitiré que vuelvas en tu wakka a Sakurai... pero como hijo de la rama principal tienes la obligación de dar un heredero antes de ir a la guerra, Tomoe.

    Se alejó dejando ir el rostro estupefacto del mayor que tragó saliva. Miró confundido el tatami.

    —Sí... padre —murmuró bajito.

    —Los hijos que nacen dentro de una familia como la nuestra, no son hijos del amor de dos personas, sino del amor al clan, no lo olvides, hijo mío —Kobayashi Tsubaki movió la mano dando la indicación de que se retirara. Tomoe se incorporó haciendo una reverencia y recogiendo a sus katanas.

    Las acomodó en su cintura y marchó fuera.

    —¿Y bien? —preguntó Kou mirando al honorable segundo hijo.

    —Traigan a Nanami —ordenó serio sin dirigirle una mirada.

    Shimada frunció el ceño.

    No tardó mucho en atar los cabos y enviar una carta a Oiita donde sabía se encontraba el futuro Wakka de Tomoe. La carta era bastante simple y concisa:

    "Se confirmo su posición, le obligan a dejar descendencia"

    Ayami rió divertida cuando ella leyó primero la carta, se la pasó a Hayato. Estaban en una de las islas de Oiita; había pasado un año exacto desde que habían iniciado el terrible entrenamiento. Apenas iban por la mitad.

    —Al parecer el viejo Tsubaki decidió echar todos los huevos a su hijo favorito, lo demás no te va a gustar, Haya-tan —dijo la Perra Blanca mientras que caminaba hacia la pequeña cabaña donde se refugiaban del invierno. Dejaba a solas al menor para que se lamiera las heridas que aquella nota ocasionara.

    Invitado
    Invitado

    Re: Quien tiene veneno y hiel || Private.

    Mensaje  Invitado el Mar Mayo 03, 2016 2:53 pm

    Como este personaje ya no tiene propósito, tampoco veo el por qué lo que una vez escribí con él deba seguir aquí.


    Última edición por Sakurai Hayato el Sáb Feb 11, 2017 6:57 pm, editado 1 vez
    avatar
    Kobayashi Tomoe

    Mensajes : 275
    Inscripción : 23/01/2016

    Re: Quien tiene veneno y hiel || Private.

    Mensaje  Kobayashi Tomoe el Miér Mayo 04, 2016 5:18 pm

    Shimada observó con gesto serio como el joven maestro leía los pergaminos que le habían llevado con la información del frente. Los Yakuza se estaban haciendo una barricada a lo largo de su territorio, por un lado el clan tenía a aquellos enemigos y por otro tenía la situación de las águilas que no daban tregua. La gente comenzaba a ponerse más a la defensiva por la cuestión de la falta de la comida. Aunque lo que más le preocupaba a Kou era que los ojos de Tomoe día a día perdían un poco más de brillo. La sonrisa de su rostro también empezaba a perder fuerza, y aunque por más que se esforzará en sacarle alguna carcajada o risa como de antaño era más difícil a cada momento. Desde la partida de Hayato había sido de esa forma, se había mantenido fuerte por la promesa de volverse a reunir pero ahora que Nanami visitaba su habitación cada noche sin resultado aparente la situación empeoraba.

    —Vamos a la casa de té —susurró Kou, eso siempre ponía de buen humor a Tomoe, pero ahora el del largo cabello parecía no escucharlo—. Tobaka —lo empujó suavemente.

    —Ahora no, Kou. Debo trazar la nueva ruta antes de que los alimentos lleguen del Norte... sino hacemos algo la gente comenzará a cuestionar nuestra veracidad frente a los problemas...

    —Eso es trabajo de mi padre, no te eches más problemas a la espalda... estas hecho una piltrafa, hombre. Te falta sueño... —murmuró la bestia del clan sentándose a lado de su amigo mirándolo con preocupación. Pero los ojos de Tomoe sólo estaban fijos en el papel entre sus manos—. Ni siquiera lo estás leyendo...

    —Le estoy fallando, Kou —masculló el menor.

    Kou torció los labios y miró a la ventana. Era cierto que no había recibido una sola nota como respuesta por parte de Hayato, quizás el mensaje se había perdido. Así que no quedaba más remedio que aclarar la garganta.

    —Sólo haces tu trabajo como él lo está haciendo luchando fuerte para volverse un buen Wakka para ti...

    —¿Y crees que aceptará semejante cosa después que le diga que debo tener un bebé con una puta? —cuestionó dejando de lado los papeles—. Además... —se tiró contra el tatami mirando el techo—. No logró... no logro hacerlo, Kou...

    El mayor suspiró. Rascó su nuca sin saber que decirle.

    —Si Hayato fuera mujer, sería mucho más fácil pero... amo a HAyato chico, y lo amaría si fuera igual un caballo pero ahora mismo le estoy fallando y sé que me va a odiar —ocultó su rostro.

    —¡Kou! ¡Tomoe! —entró corriendo Hiromi—. Se avistaron barcos enemigos por la playa de Odaiba —gritó apresurado. Tomoe se incorporó de golpe corriendo por su katana.

    —Shimada, prepara los caballos y el escuadrón, avisa a Kuma que asegure el castillo. Hiromi, vendrás conmigo, vamos... —ordenó el mayor.

    ***

    Ayami le permitió tener su luto a Hayato. Sin embargo, al día siguiente de recibir aquella nota, los entrenamientos pesados y crueles regresaron. Ella estaba padeciendo el mismo frío que el menor, sin embargo no parecía ceder a las inclemencias, como si en efecto en algún lugar de su cuerpo la yukionna habitara y le brindará de ese místico poder que la convertía inmune al fría. Dos meses más pasaron completos y la nieve ya había endurecido en el piso. Estaban en Kanto se habían tenido que mover de Oiita pues los zorros habían barrido con los cuatro poblados de la isla dejando sólo una ola de sangre y dolor. En Kanto estarían a salvo antes de que las mariposas o los yakuza llegaran. El frío era más cruel que antes pero no podían ceder. Estaban en un momento crucial en el entrenamiento pues Hayato al menos ya no perdía tan patéticamente, la lucha ya se extendía por varios minutos e inclusive había logrado herir dos o tres veces, sin embargo una madrugada ella entró de golpe y le tiró a la cara al menor su equipaje.

    —Es hora de que nos vayamos —ordenó seria apagando el fuego de la hoguera—. Debemos de movernos de inmediato a Kyoto con los Ookami, los yakuza y los zorros se han aliado porque tu amado Tomoe logró robar una de las dagas a los zorros, casi a costa de su vida según oí —murmuró—. Se está preparando una invasión masiva a Tokio, están cazando a todos los Hebi y estoy segura que ya hay águilas en ésta zona... —empezó a colocarse la ropa de viaje—. Si decides seguirme puedo protegerte, pero si decides ir para Tokio... olvida que meta las manos por ti... estoy segura que si no vienes conmigo la siguiente vez que nos veamos será en el campo de batalla... —gruñó totalmente seria—. Así que toma una decisión ya —dijo mirándolo al rostro entre toda la penumbra que la madrugada aún arrastraba.

    Invitado
    Invitado

    Re: Quien tiene veneno y hiel || Private.

    Mensaje  Invitado el Sáb Mayo 07, 2016 3:45 pm

    Como este personaje ya no tiene propósito, tampoco veo el por qué lo que una vez escribí con él deba seguir aquí.


    Última edición por Sakurai Hayato el Sáb Feb 11, 2017 6:58 pm, editado 1 vez
    avatar
    Kobayashi Tomoe

    Mensajes : 275
    Inscripción : 23/01/2016

    Re: Quien tiene veneno y hiel || Private.

    Mensaje  Kobayashi Tomoe el Lun Mayo 09, 2016 9:15 am

    Ayami sonrió de medio lado cuando logró hacer que el pequeño mocoso lograra mover su trasero. Ajustaron los caballos y huyeron hombro con hombro de aquella zona que a cada segundo se volvía más peligrosa. Sobre todo porque los clanes se precipitaban a una feroz guerra de la cual nadie sería ileso. Su clan y el clan de su marido la necesitaban, pero ella no podía coger un bando, sería injusto para el otro, sobre todo porque el clan Yakuza. Al menos no en esos momentos en que la incertidumbre gobernaba cada metro sobre el país del sol naciente. Tuvieron que cabalgar durante una semana seguida y dormir a la intemperie debido a que los caminos eran peligrosos.

    En más de una ocasión la visión de una persona muerta, ejecutada o miembros cercenados no fue sorpresa para el par de guerreros. Y en muchas de las ocasiones Ayami obligaba a Hayato a cavar tumbas para ciertas personas, posterior ella prendía un pedazo de incienso improvisado y dedicaba un par de rezos para después colocarse en pie. Caminar a su caballo y volver a su ruta. Eso se hizo unas cinco o seis veces hasta que llegaron a Kobe donde tuvieron que esperar a que la tormenta menguara y después siguieron hacia Osaka donde se vieron involucrados en una letal pelea. Nadie pudo contra Hayato. Bien que mal nunca le había ganado a Ayami, pero ahora nadie le podía ganar a él. Después de todo era el alumno de la Perra Blanca, sólo ganó un corte en el hombro que la mujer le curo de forma eficaz.

    —Si sigues peleando con rabia terminarás por hacer que te maten —riñó ella después de hacer el vendaje lo tomó del rostro apretando las mejillas, enterrando las uñas obligándolo a que la mirara—. Mi técnica no permite ningún tipo de heridas en la parte superior, si te lastiman es por descuido tuyo... no permitiré que muera mi estúpido estudiante —lo empujó—. Vayámonos —ordenó fríamente antes de emprender nuevamente el viaje. Sin embargo, a diferencia de otras veces, en Negayama -doce horas después de haber empezado a viajar- descansaron. Ayami era fría y perversa, pero siempre cuidaba que durmieran en lugares secos y cálidos, que no faltara el alimento y que Hayato tomara las medicinas necesarias, no era una madre amorosa, ni siquiera se le podía comprar con una mujer o un hombre, era un guerrero y como tal, sólo cuidaba a su camarada herido.

    En Nageyama, Ayami se encontró con un grupo de lobos; golpeó de forma tan fuerte a Hayato en la nariz con el mango de la katana que la nariz de éste comenzó a sangrar, sólo porque los ojos del menor se habían llenado de odio. Ahí le dieron una noticia que la dejó un poco desconcertada. Esa noche, la chica invitó al chico a que la acompañara a beber. Compartían botella de sake en silencio; esa noche ella bebió hasta que lagrimas silenciosas brotaron. Aspiró por la nariz y se incorporó cuando se sintió lo suficiente mareada.

    —Hayato... —llamó al menor con voz suave—. Si tienes a alguien importante... debes protegerlo... con armas, con tus manos, con tus pensamientos, con tus oraciones... con todo lo que tengas... —susurró después caminó a su futón y ahí abrazó sus penas. Habían asesinado a su hermano y ella no había podido hacer nada.

    Llegaron a Kioto un día más tarde por la madrugada, descansaron y luego se dirigieron hacia Otsu, sin embargo antes de tomar el camino directo le vendaron los ojos a Hayato, y lo llevaron directo al clan de los lobos, no sin antes adormecerlo con un brebaje especial. Al quitarle las vendas de los ojos lo primero que pudo ver Hayato fue el paisaje de un bosque y a las faldas de una cordillera de montañas. Ayami estaba a su lado junto al futón, las ventanas abiertas, todo era de madera, estaban en altos.

    —Bienvenido al castillo Ookami. No tienes permitido salir de la habitación a menos que te lo ordene o de lo contrario te van a cortar la cabeza —murmuró, pelaba una manzana y las dejaba en un plato.

    Invitado
    Invitado

    Re: Quien tiene veneno y hiel || Private.

    Mensaje  Invitado el Mar Mayo 10, 2016 10:42 am

    Como este personaje ya no tiene propósito, tampoco veo el por qué lo que una vez escribí con él deba seguir aquí.


    Última edición por Sakurai Hayato el Sáb Feb 11, 2017 6:58 pm, editado 1 vez
    avatar
    Kobayashi Tomoe

    Mensajes : 275
    Inscripción : 23/01/2016

    Re: Quien tiene veneno y hiel || Private.

    Mensaje  Kobayashi Tomoe el Mar Mayo 10, 2016 5:59 pm

    —Mocoso astuto —sonrió Ayami aquel día en que Hayato despertara, volvió a pelar sus manzanas—. Aquí estamos seguros... ni siquiera el emperador saber dónde está este lugar —susurró—. Sólo los miembros del clan conocen el sitio, y los traidores, los asesinamos —lo miró a los ojos, volvió su mirada a las manzanas y las dejó al alcance del convaleciente.

    El entrenamiento siguió y un par de estudiantes se sumaron al entrenamiento, sin embargo, estos por más experimentados que eran no podían ser rivales para Hayato que iba cogiendo verdaderas escamas de fortaleza. Yura estaba haciendo el mocoso serpiente un verdadero guerrero. Se preocupaba cuando llegara a la última forma, a las dobles katanas gemelas. Esta técnica era usada únicamente en caso de ser sumamente necesario y verse totalmente inmerso en una situación peligrosa, el secreto era la velocidad, Hayato podía ser bastante rápido pero aún le faltaba más fuerza en esa velocidad.

    —Hayato —murmuró Ayami mientras se acercaba para ver de cerca al menor, lo había derribado de un golpe con el mango de la katana. El movimiento había sido rápido y lo suficiente fuerte como para derribar un hombre como el menor—. ¿Viste como mi cuerpo entró y no lograste ni siquiera advertir el golpe? —preguntó con voz suave.

    Frunció el ceño y lo cogió de la solapa del yukata para levantarlo y darle una bofetada.

    —¡Reacciona mierda! ¡Eres una jodida desgracia para los hombres! —gruñó—. Un ataque como ese es un ataque promedio de cualquier Águila, las Águilas atacan y mueres antes de que te des cuenta que están ahí, son ninjas... y son las enemigas de todas... —escupió con odio. Lo acercó peligrosamente al rostro—. ¿Acaso quieres morir igual de patético que tu padre? Agitando una katana... era herrero y murió a mano de sus propias katanas —destiló con desdén. Ella no había tenido nada que ver en aquel evento. Por el contrario, había ayudado asesinar a los lobos en aquel entonces. Pero eso era algo que no se sabía a ciencia cierta, se especulaba de Ayami y muchos la consideraban traidora, pero no tenían el valor de enfrentarse a ella. Una de las tres grandes Onna bugeisha de todo Japón.

    Se agazapó después de haber desenfundado su katana y se perfiló con una mano en el piso. La posición adoptada emulaba a la de un animal en cuatro patas. Hizo hacia atrás la katana. Y afiló la mirada.

    —Me harté de ti... ¿Quieres vivir? Pelea —deletreó antes de pegar carrera, golpeaba desde abajo como una serpiente que se entreteje en las piernas de su adversario. Hayato danzó al ritmo de las estocadas que ella trataba de dar. Era el filo de verdad, ya no eran más espadas de madera. Era su vida la que estaba en juego y no un mero capricho de entrenamiento. La Tengu, aquella katana dicha por muchos maldita saboreó la sangre del halcón cuando lamió la pantorrila en una tajada que pudo haber sido más letal si Hayato no hubiese metido la funda de la katana, en el estilo del Ookami no hana era sumamente usual el utilizar la funda como una tercera y cuarta "katana" en caso de que no alcanzara a cubrir una zona. Pero en ese momento la segunda katana de la mujer se desenfundó, la yukiona. Su hoja era muy blanca y brilló hambrienta yendo directo al rostro de Hayato.

    El menor tuvo que haber retrocedido. Ayami se giró usando el filo de ambas armas para buscar rematar al herrero. Claro que ahí se podía adivinar la maestría de Tomoe, por ejemplo, al utilizar de forma tan fácil katanas gemelas. Tomoe había sido también alumno de Ayami, pero en vez de aprender la forma del Ookami no hana, él había ido en su búsqueda por la forma más eficaz de manejar la rotación con katanas gemelas.

    —Tal vez este paso te resulte familiar —masculló, haciendo girar ambas katanas al mismo tiempo de forma lenta, para después avanzar dos veces con el mismo pie hacia Hayato y después empezar a mover de forma frénetica las armas soltando un golpe tras otro, sin darle tiempo en retroceder o reaccionar en contrataque al oponente. En algún momento. La katana pareció pasar por detrás de la espalda de la chica, mientras que en realidad, las katanas eran cambiadas de manos en un movimiento rápido. Ese era el paso favorito de Tomoe y le salía muy bien, pero no se podía comparar la versión real, aquel autor que había desarrollado esa forma dentro de un, de por sí, complicado estilo.

    Invitado
    Invitado

    Re: Quien tiene veneno y hiel || Private.

    Mensaje  Invitado el Miér Mayo 11, 2016 12:30 am

    Como este personaje ya no tiene propósito, tampoco veo el por qué lo que una vez escribí con él deba seguir aquí.


    Última edición por Sakurai Hayato el Sáb Feb 11, 2017 6:58 pm, editado 1 vez
    avatar
    Kobayashi Tomoe

    Mensajes : 275
    Inscripción : 23/01/2016

    Re: Quien tiene veneno y hiel || Private.

    Mensaje  Kobayashi Tomoe el Miér Mayo 11, 2016 5:50 am


    Bushidô: el credo del samurai.
    No tengo padres; hago del Cielo y la Tierra mis padres.
    No tengo poder divino; hago del honor mi fuerza.
    No tengo recursos; hago de la humildad mi apoyo.
    No tengo el don de la magia; hago de mi fortaleza de ánimo mi poder mágico.
    No tengo vida ni muerte; hago del Eterno mi vida y mi muerte.
    No tengo cuerpo; hago del valor mi cuerpo.
    No tengo ojos; hago del resplandor del rayo mis ojos.

    Lo recé religiosamente desde el vientre de mi madre, cuando estuve fuera de ella y cuando tuve consciencia de todo. Día y noche, al despertar y al irme a dormir. Pero no lo aguanto más.

    Me siento perdido. Siento que estoy cayendo y que nada me podrá sacar. El Senppuko no parece mala idea pero temo que la katana se rompa antes de que ella rompa la piel de mi vientre. El clan perdió la daga concedida por Izanami a mis ancestros. Kobayashi Tsubaki ha ido a la guerra y ha regresado sin colmillos, a la Serpiente Blanca le faltó veneno y ahora hay cuerpos sin vida de gente que pereció de hambre en las calles de Tokio, las provisiones de comida del clan incluso han mermado y las bodegas con lingotes de oro rebosan. El metal no puede alimentar al pueblo.

    Quizás para cuando recibas esta carta Tsubaki ya haya muerto o esté dando sus últimas exhalaciones de vida. Los Generales no le permitieron el harakiri y le han cortado el cabello después de semejante derrota, a mi hermano también le cortaron el cabello, mi madre no me habla y Kuma parece querer asesinarme. No he dormido, no he comido en días. Siento que todos quieren mi muerte también. No permitieron que Kyo tomara la sucesión del clan y se la entregaran a otra persona, mi hermano se abrió las venas, fue una muerte vergonzosa su hijo lo encontró.

    La ceremonia para hacer la ascensión oficial del nuevo líder es el día del Hinamatsuri*, Shimada-san y la esposa de Kou creen que toda la desgracia, maldición y penumbras que carga consigo el puesto de líder será resguardado por las muñecas, por lo cual van a traerlas desde Kyoto y serán quemadas al día siguiente.

    Con mis 20 años, no me siento capaz de sacar de la ruina a un clan completo. Creo que es un castigo por permitir que Tooru-san muriera. Porque no sólo serán gente de Tokio y samuráis bajo mi cargo, ellos se convertirán mis hijos. Y no quiero que ellos mueran. No quiero perturbar tu entrenamiento, ni que lo interrumpas, pero Kou me dijo que te escribiera.

    Te amo, Hayato.

    Kobayashi Tomoe

    La Perra Blanca leyó la carta tomando un poco de té, llevaba un parche en el cuello, el resultado del combate con Hayato. El pobre infeliz había terminado con el hombro atravesado por la katana de la mujer, pero después de tanto tiempo había logrado herirla. Suspiró. Se incorporó de donde leía y caminó hasta la alcoba de su alumno. La abrió y le tiró al futón el sobre abierto con las hojas de redacción.

    —El Hinamatsuri es en dos semanas y el viaje hasta Tokio es de una semana —dijo antes de salir de la habitación cerrando la puerta corrediza. La decisión quedaba en manos de su alumno.
    -----------------------------------------------------------------------------------------------------------------
    Hinamatsuri: https://es.wikipedia.org/wiki/Hinamatsuri el festival de las muñecas.

    Invitado
    Invitado

    Re: Quien tiene veneno y hiel || Private.

    Mensaje  Invitado el Miér Mayo 11, 2016 12:12 pm

    Como este personaje ya no tiene propósito, tampoco veo el por qué lo que una vez escribí con él deba seguir aquí.


    Última edición por Sakurai Hayato el Sáb Feb 11, 2017 6:58 pm, editado 1 vez
    avatar
    Kobayashi Tomoe

    Mensajes : 275
    Inscripción : 23/01/2016

    Re: Quien tiene veneno y hiel || Private.

    Mensaje  Kobayashi Tomoe el Miér Mayo 11, 2016 4:48 pm

    Ayami le dedicó sólo un par de palabras en aquel momento en que se despidieron:

    "Eres más fuerte de lo que piensas" señaló su cuello aún vendado. "Esa furia utilízala para demostrar tu poder en el campo de batalla pero no pierdas el foco, ese corte lo pude haber hecho en el corazón" dijo mirando el hombro de Hayato. "Eres terco como una vaca, débil como un pato pero inteligente como una serpiente". Fue el primer y único cumplido dado por ella. "Ahora me largo, debo de regresar a Nagoya...". De ahí se hubo alejado sin mirar atrás. "Por cierto..." se detuvo ella en el umbral de la puerta y miró de reojo al menor. "Me debes una a mí, y a mi descendencia" bromeó. Esa sería la última vez que vería a Yura Ayami, o al menos con vida. Años más tarde se enteraría sobre su desaparición, y tiempo después llegaría otra vez el nombre de ella envuelta en un extraño trato que involucraba a la descendencia de la propia Ayami y la descendencia del clan que ahora, en esos momentos, eran enemigos. La vida daban demasiadas vueltas.

    Mientras tanto, en el clan de las serpientes todos se preparaban para el nombramiento oficial. Tomoe había empezado sus funciones como líder justo después de que enterraran a Tsubaki a un lado de su padre que estaba a lado del padre de éste y a la vez del padre de ese también. Los líderes se encontraban ahí, con vergüenza o no, había sido un líder que durara al rededor de 35 años en el poder, había obtenido el liderazgo a la avanzada edad de 27 años después de la muerte de su padre. Tomoe sería el líder más joven que el clan tuviese.

    Ahora estaba sumido en una pequeña depresión mirando la nada. Cuando no estaba en el consejo, o atendiendo problemas con la ciudad, se encerraba en su habitación. Había adquirido el vicio del cigarro y frecuentaba menos las casas de té. Kou estaba más preocupado que antes; pero él mismo podía hacer mucho por su amigo pues recién comenzaba su vida de casado y había sido delegado como Capitán. Al tanto Shimada Sayaka era el "Segundo", habían decidido el consejo de generales que Sayaka conservara su puesto dentro del clan pues él no había tenido nada que ver con la perdida de la daga. Esa sería la prueba de fuego del Kobayashi: Recuperar la daga.

    —Y dar herederos, Tomoe, no debes olvidar tus obligaciones. No tienes corazón, no tienes ojos, no tienes oídos, no tienes manos, no tienes vida, no tienes presente, ni pasado ni futuro. Ahora eres el líder de un clan y cada respiración que das le pertenece al clan —había rezado con frialdad y desprecio la madre de Tomoe. Quien veía ido la pared donde el código bushido se rezaba. Era el lugar de meditación y Tomoe se sentía la persona más infeliz del mundo.

    Kou silencioso sentado más allá había escuchado todo. Aferraba sus manos a sus rodillas. Odiaba a esa perra.

    —Kou —habló la madre de las serpientes.

    —Suzuki-hime —hizo reverencia bajando la cabeza y escuchando ordenes.

    —Haz que preparen mi carruaje, me iré a Ise.

    —¿No te quedarás al nombramiento? —preguntó Tomoe con voz suave.

    —No tienes convicción, vendré para rezar por tu cuerpo cuando te obliguen hacer el harakiri, le robaste la vida y el destino a tu hermano —señaló con desprecio. Tomoe bajó el rostro mordiendo sus labios. Kou mantuvo la cabeza baja cuando Suzuki salió del salón. Después miró a Tomoe desmoronarse frente a él. Kou cerro las puertas de la sala y apagó las velas para que nadie escuchara llorar al líder.

    Invitado
    Invitado

    Re: Quien tiene veneno y hiel || Private.

    Mensaje  Invitado el Miér Mayo 11, 2016 5:16 pm

    Como este personaje ya no tiene propósito, tampoco veo el por qué lo que una vez escribí con él deba seguir aquí.


    Última edición por Sakurai Hayato el Sáb Feb 11, 2017 6:58 pm, editado 1 vez
    avatar
    Kobayashi Tomoe

    Mensajes : 275
    Inscripción : 23/01/2016

    Re: Quien tiene veneno y hiel || Private.

    Mensaje  Kobayashi Tomoe el Miér Mayo 11, 2016 5:32 pm

    Cuando el rumor de que Hayato había regresado, éste ya se encontraba dentro del salón de meditación del líder. Tomoe estaba aún en silencio, se había calmado pero seguía a solas, tirado sobre el elegante tatami pensando en sus años de infantiles juegos. Lo mucho que extrañaba a su hermano y esos días en que la familia feliz posaba para un retrato pintado. Eran la gran familia Kobayashi, ahora sólo era el hijo que no era defectuoso, algo dentro de Tomoe rezaba que llevaría el clan a la ruina y sería maldito de por vida. Apretó sus ojos hasta que escuchó la puerta abrirse de golpe. Se incorporó dándole la espalda.

    —Dije que no quiero ver a nadie —ordenó con la voz menos temblorosa que pudo, aunque de todos modos se sentía la vibración insegura de quien está tratando de dejar de llorar. Limpió sus ojos, pero al escuchar que era llamado se quedó muy quieto se incorporó y abrió de golpe una ventana jalando la cortina de bambú que hizo un infernal ruido sonoro al caer. Los ojos azules e irritados por el llanto desconsolado se posaron en la figura que estaba ahí de pie.

    No repararon en la vestimenta o el gesto duro marcado por un extenuante entrenamiento, ni la forma orgullosa en que las katanas se ajustaban perfectamente a la cadera. El corazón de Tomoe palpitó furioso. Tragó saliva. Dio un paso, después otro, y en menos de lo que pensó estaba abrazado contra el cuerpo de Hayato. Se aferraba tan duro que sintió que iba a romper ese cuerpo pero quería hundirse en él. Hundirse y que Hayato lo escondiera para que no tuviera que enfrentarse a la realidad. El llanto regresó y soltó una exclamación sin sentido, sin soltarlo.

    Tomoe temblaba copiosamente contra el cuerpo del menor, sin poder soltarlo. La puerta se abrió otra vez de golpe y Kou se unió al abrazo y no quedó más que Hiromi también hacerlo, y Hiiro los miró poniendo los ojos en blanco para ser jalada por su gemelo. Tomoe se dejó abrazar por todos sin soltar a Hayato, y ahí entre ellos el llanto desconsolado se volvió más fuerte comenzó a irse hacia abajo hasta que los cinco estaban ahí abrazados.

    —Tomoe-sama —interrumpió el momento alguien en la puerta—. Una misiva del emperador —exclamó el mensajero.

    —No quiero —gritó Tomoe sin soltar aún a Hayato, ocultaba su rostro como pequeño niño berrinchudo en el cuello del recién llegado.

    —Tomoe-sama... es que...

    —No quiero, no quiero nada, me iré con Hayato, nos iremos lejos —gritó.

    Kou pidió auxilió a Hayato. El pobre mensajero deseaba morir.

    Invitado
    Invitado

    Re: Quien tiene veneno y hiel || Private.

    Mensaje  Invitado el Jue Mayo 12, 2016 12:46 am

    Como este personaje ya no tiene propósito, tampoco veo el por qué lo que una vez escribí con él deba seguir aquí.


    Última edición por Sakurai Hayato el Sáb Feb 11, 2017 6:58 pm, editado 1 vez
    avatar
    Kobayashi Tomoe

    Mensajes : 275
    Inscripción : 23/01/2016

    Re: Quien tiene veneno y hiel || Private.

    Mensaje  Kobayashi Tomoe el Jue Mayo 12, 2016 4:50 am

    Tomoe se alejó a regañadientes del cuello de su halcón y lo miró con ojos serios, aún ahogados en lagrimas que buscaban más que solo comprensión. Resopló y negó hipeando. Mojó sus labios resecos. Bajó la mirada cuando el otro comenzó a hablar. Sus manos estaban aferradas a sus rodillas, estaba sentado de tal manera que parecía el hijo de cualquier campesino y no el hijo de un poderoso clan. Apretó la hakama que vestía sus piernas y negó.

    —Yo no quiero ser líder... —dijo bajito sin mirarlo al rostro—. Yo no quiero ser líder porque... porque lo voy a echar a perder... mi familia desapareció, estoy solo... —inquirió. Al parecer el mayor temor de todos los hijos Kobayashi era la soledad, y nadie los culpaba, crecían rodeados de gente pero al llegar a la edad adulta, poco a poco gracias a la disciplina: quedaban excluidos del resto, enseñados a mirar en menos a todos, colocados en un pedestal desde donde veían y mandaban a dar ordenes. Por otro lado, al ser criados de ese modo se les daba la total seguridad que podían hacer cualquier cosa, eran educados para no enloquecer con el poder como ocurría con tantos otros que al no tener nada y de pronto tener todo echaban a bajo imperios; algo así estaba ocurriendo con las águilas que de poco a más empezaban a encontrar su destino marcado por un líder incompetente.

    A la promesa de que haría té, de que estaría ahí para él. Tomoe observó a Hayato. Se acercó gateando hasta él y lo jaló del cuello de la yukata para recorrer la distancia. Le comió la boca, con hambre, con tristeza, con pena, con dolor, con alegría, con todo lo que era él y sería. Besó la frente del halcón y la propia se quedó ahí. Aspiró por la nariz.

    —Te amo... mucho —inquirió—. No te vuelvas a ir de mi lado... —suplicó bajito.

    Antes de incorporarse le regaló una débil sonrisa, limpió su rostro y caminó hacia sus armas, de ahí las recogió, las había tirado contra la pared en un arranque de impotencia y las colocó en su cintura. Hizo una reverencia al estandarte del clan donde se rezaba el código bushido y caminó otra vez hacia Hayato. Sacó a Takka y la colocó frente a Hayato.

    —Está rota por la mitad... —comentó—. Ya no me sirve, le falló a su amo... por favor, te encargó el resto... —ahora iba sólo con una sola arma. Caminó a la salida y y se detuvo en la puerta corrediza—. Por favor, no te vayas lejos... mandaré traer a tu madre y a tu hermano... —hizo una suave reverencia y salió.

    Se trataba de un informe mandado por la gente del emperador y el agradecimiento de mano y letra del elegido por dios acerca de la invitación al nombramiento oficial. No obstante, lo que sorprendió mucho más al propio Tomoe es que por capricho del emperador quería que el Kobayashi, al ser hijo de su prima, fuera nombrado Líder del clan en el propio castillo imperial. Él quería presenciar todo el colorido ritual que era la procesión. No es que al emperador le importara quien sería el nuevo líder, el hombre quería ver todo el espectáculo. Por lo cual, Tomoe tuvo que reunirse con los viejos generales y discutirlo, la sucesión era una ceremonia privada donde sólo algunos se les permitía estar, pero sí era el emperador no podía sencillamente decirle: No.

    Justo estaban en ese momento cuando un grupo de seis serpientes entraron de golpe a donde Hayato se encontraban, lo amenazaron con arma y lo obligaron a incorporarse.

    —Estuviste con los Ookami. Eres un traidor —corroboró uno de ellos que usaban una mascara en el rostro para ocultar su identidad—. Camina —ordenó el mismo hombre para llevarlo hacia el patio. Eran la guardia especial de Tsubaki que aún obedecían las voluntades del exlíder—. Tú fuiste quien dio la ubicación de la daga, por tal motivo... serás castigado, traidor.

    —Con qué privilegios u orgullo portas ese cabello largo —preguntó otro molesto. Halándole los cabellos—. Cortenlo —bufó bajito, furioso. Eso era tan indigno.

    Invitado
    Invitado

    Re: Quien tiene veneno y hiel || Private.

    Mensaje  Invitado el Jue Mayo 12, 2016 11:20 am

    Como este personaje ya no tiene propósito, tampoco veo el por qué lo que una vez escribí con él deba seguir aquí.


    Última edición por Sakurai Hayato el Sáb Feb 11, 2017 6:58 pm, editado 1 vez
    avatar
    Kobayashi Tomoe

    Mensajes : 275
    Inscripción : 23/01/2016

    Re: Quien tiene veneno y hiel || Private.

    Mensaje  Kobayashi Tomoe el Jue Mayo 12, 2016 12:14 pm

    Algo que le gustaba a Tomoe de ser el virtual líder del clan es que podía quitar algunas malas costumbres que se tenían desde que su padre había estado en el por ejemplo el servir sake durante las reuniones. A la segunda reunión que tuvo de manera no oficial con sus generales los privó de la bebida embriagante. Hubo quejas pero se tomaron decisiones más sensatas. Aquellos que estaban en contra de que un Kobayashi tan joven liderada y que habían estado manipulando a Tsubaki los últimos años parecían totalmente disconforme con la medida. Tomoe no era manipulable, era duro, frío y distante. Tenía sus propios objetivos. Sin embargo, al ser tan "cerrado" lo ocuparían como mechero para que la gente del clan que ahora lo apoyara lo desestimara. Usarían esa personalidad suya en su propia contra.

    Lo que nadie se creyó es que él mismo ayudara tanto a su propio hundimiento. Pues al escuchar el alboroto afuera de la puerta y escuchar el nombre de Hayato, la voz de Ren se incorporó. Los generales se quejaron.

    —¡Silencio! —rugió el líder y caminó por el medio de entre los generales. Quienes se incorporaron, uno lo tomó del brazo.

    —No te atrevas a dejarnos hablando, moc...

    —¿Sabes a quién estás tocando... basura? —destiló con odio y mirada fría. Hiel en el aire. El anciano soltó lentamente con mirada retadora al joven líder y abrió la puerta. Miró a Ren. Los guardias soltaron al hombre y bajaron el rostro. Ren señaló hacia el patio. Empezó a caminar, y pronto sus pasos fueron veloces. Las voces. El ruido. La agitación. Su respiración se volvió un violento girón que terminó en labios entreabiertos. No fue lo suficiente rápido en procesar la información pues la hoja de una katana fue más rápida en cortar de un sólo tajo el orgullo físico de un samurái.

    Más de la mitad de los residentes del clan se habían congregado ahí, unos por curiosidad y otros por la dicha de ser testigo que habían encontrado a su "culpable", ellos quedarían limpios.

    Oh.

    Pobres infelices.

    Las manos de Kou temblaron cuando llegó, encontrándose con la escena de un samurái enmascarado alzando el cabello cortado contra los gritos y amenazas de Hayato. Giró su mirada lentamente observando como nadie se había atrevido a defender a Hayato, estaba incrédulo y creyó que aquello no estaba pasando. Pero lo siguiente, dejó a todo el clan sin palabras. El brazo del que festajaba victorioso salió volando ante los ojos de todos los espectadores. Y el cuerpo fue abierto desde su vientre hasta su garganta. Si Takka hubiera estado viva al mismo tiempo la cabeza del hombre hubiera rodado. Pero no. Takka había sido cortada por la mitad, ah, pero Takka no sangraba, a diferencia de Oishi que ahora caía muerto. Tres de sus compañeros gimieron de dolor al ver a su hermano caído y corrieron con una suerte similar. Los dos restantes soltaron a Hayato, pero no les fueron perdonada la vida.

    Kobayashi Tomoe, había acabado con seis personas sin sudar en un parpadeó. Seis personas que resultaban ser los samuráis más experimentados, líderes de escuadrón y profesores de kendo del clan. El público que ahora había aumentado atraído por la conmoción quedó paralizado. Sacó de su yukata un pañuelo negro y limpió su katana. La enfundó religiosamente. Recogió el cabello de Hayato y lo besó para guardarlo en su ropa. Miró al menor le dedicó una suave sonrisa. Caminó su regresó hacia la junta.

    —Hiiro —habló con voz fuerte, clara, sin titubeos—. Dale a los perros esas basuras... haz lo mismo para aquellos que tengan una queja... Hiromi, ayuda a Hiiro. Kou, cuida al Wakka del clan —no dio una sola explicación. Se detuvo frente a la madre y al hermano de Hayato. Hizo una suave reverencia de familiaridad.

    —Lamento el inconveniente... por favor utilicen mi sala de estar para reunirse con Hayato-dono.

    La gente hizo espacio para que su líder pasara y bajaron el rostro, por miedo, por respeto, por sorpresa, por shoc. Él volvió a su junta. Algo había cambiado en un profundo lugar de su espíritu.

    Llegó hasta la sala de juntas y tomó asiento como quien coge lo que es suyo. Uno a uno los Generales se fueron sentando sin pronunciar palabra.

    —Haremos la ceremonia como se ha dicho... el 3 de marzo, y para finales de mes, cuando recibamos a las sakuras... se hará la ceremonia de Washudo. Tomaré a Sakurai Hayato como mi Wakka —no era consulta, ni pregunta, ni cuestionamiento. Era una certeza. Se acomodó, por primera vez desde que había empezado a comandar, de una manera que se sintió bien en ese asiento. Recargó su rostro de su mano que estaba recargada de una recargadera baja de madera—. ¿Qué más hay en la lista de pendientes?

    Invitado
    Invitado

    Re: Quien tiene veneno y hiel || Private.

    Mensaje  Invitado el Jue Mayo 12, 2016 3:28 pm

    Como este personaje ya no tiene propósito, tampoco veo el por qué lo que una vez escribí con él deba seguir aquí.


    Última edición por Sakurai Hayato el Sáb Feb 11, 2017 6:59 pm, editado 1 vez
    avatar
    Kobayashi Tomoe

    Mensajes : 275
    Inscripción : 23/01/2016

    Re: Quien tiene veneno y hiel || Private.

    Mensaje  Kobayashi Tomoe el Vie Mayo 13, 2016 3:52 am

    Escuchó uno a uno los "pendientes" que cada General tenía. Eran siete y tres líderes de clanes familiares los que estaban presentes. La guerra había dejado innumerables perdidas en toda la extensión del territorio Hebi. Las bajas eran considerable, pero las bajas de las Águilas las eran aún más. Se preguntaba cuanto podía presionar. La parte que más le empezaba a gustar de su nuevo nombramiento era sin duda esa, las estrategias militares, sobre todo ahora que veía que había Generales que de verdad estaban interesados en llevar por un buen camino al clan y otros que en definitiva sólo querían beneficio propio.

    —Cerraremos puerto —avisó Tomoe en un momento en que los Generales estaban discutiendo por asuntos meramente triviales a los ojos del joven líder. Ante la declaración todos giraron sus rostros al menor.

    —¿Qué dijo Tomoe-sama?

    —Se cerraran los puertos... las bajas que hemos tenido han sido por cuestión de infiltrados... así que cerraremos puertos, investigaremos a los que están ya aquí. Mientras esto continúe no podemos darnos el lujo de vernos diezmados más de la cuenta... enfocaremos nuestra atención a defender el territorio que tenemos y recuperar la daga... el Segundo deberá enviar a sus hombres mas confiables para una expedición hacia el territorio de las mariposas y ver cuál ha sido la situación...

    —Cómo ordene, Tomoe-sama —respondió Sakaya.

    —El resto deberá tener listo a sus hombres.

    Los generales afirmaron.

    —Tomoe-sama... pero si cerramos puerto, ¿Qué vamos a comer? —preguntó preocupado uno de los generales.

    El líder se incorporó.

    —Cada jardín, pequeño huerto y árbol de fruta se convertirá en un sustento de alimento... sobre todo de las casas grandes de las familias del clan... son los que tienen tierras mejor cuidadas. Serán prioridad a proteger... La reserva de oro y sedas la cerraremos y el general Takeda e Itsuka, protegerán la bodega... ahora mismo iré a hacer personalmente junto con el Capitán Hiromi el conteo de los bienes...

    Los aludidos se miraron entre sí y los otros generales se tensaron.

    —Ocupen la sala mientras aclaran cómo serán el despliegue de sus hombres, haganmela saber a la brevedad en mi habitación —ordenó con suavidad Tomoe caminando a la salida, giró parcialmente su cuerpo—. Por cierto... sólo recuerden que atentar contra un wakka es atentar contra el shu del wakka... y el shu de wakka... es el líder del clan y por lo tanto... es traición... —afiló la mirada amenazador.

    Los generales reverenciaron al líder hasta que su cuerpo estuvo totalmente flexionado y la puerta se cerró.

    Hizo el conteo del oro, le llevó alrededor de diez horas, faltaban lingotes de oro y bastantes repliegos de seda, además de algunos kimonos de la familia y armas de preciado valor histórico. Así como pergaminos y algunos artículos que pertenecían a la familia Kobayashi pero se las arreglaría con el responsable al día siguiente, le daría el margen de la noche para que diera la cara. Para cuando llegó a la habitación, pronto amanecería y sonrió con suavidad cuando vio a Hayato sentado de rodillas con el té frente a él. Aún no podía creer que estaba ahí.

    Kou le miró desde una esquina y Tomoe le hizo un movimiento de cabeza para que saliera. El capitán así lo hizo y recogió su katana para salir en silencio.

    Llevado por su deseo, se quitó el haori negro y lo colocó sobre Hayato, besó primero la frente y después los labios.

    —Vamos, Haya-chan... —pidió bajito ayudándolo a incorporarlo para pegarlo a su cuerpo y guiarlo hacia el futón que estaba listo lo ayudó a meterse al mismo, y el propio Tomoe, sólo se sacó la hakama para internarse junto con su futuro wakka. Estando ahí, lo atrajo y besó los labios una vez más. Estaba muy cansado como para querer iniciar un ataque a nivel intimo, sólo quería abrazarlo, sentir su aroma y el calor que tanto había extrañado. Kou se quedó afuera, la cabeza pegada a la puerta. Estaba agotado, por la mañana dormiría. Toda esa semana, había acordado con Hiiro y Hiromi que sería el encargado de cuidar por la noche a los amantes. Sonrió con suavidad la bestia al descubrir que quizás, el destino les comenzaba a brillar a esos dos.

    Invitado
    Invitado

    Re: Quien tiene veneno y hiel || Private.

    Mensaje  Invitado el Vie Mayo 13, 2016 9:12 am

    Como este personaje ya no tiene propósito, tampoco veo el por qué lo que una vez escribí con él deba seguir aquí.


    Última edición por Sakurai Hayato el Sáb Feb 11, 2017 6:59 pm, editado 1 vez
    avatar
    Kobayashi Tomoe

    Mensajes : 275
    Inscripción : 23/01/2016

    Re: Quien tiene veneno y hiel || Private.

    Mensaje  Kobayashi Tomoe el Vie Mayo 13, 2016 9:43 am

    —...—Tomoe seguía con los ojos cerrados a pesar del jugueteó sobre su rostro por parte de aquellos dedos que tanto había añorado en noches amargas de combates aguerridos, de momentos crueles en que la única salida era asesinar para no ser asesinado y vivir para volver a ver los ojos que seguramente ahora mismo lo estudiaban. Gruñó en protesta. A diferencia del su amigo de infancia y capitán de más confianza, Kou, Tomoe tenía el sueño ligero. La mínima brisa del viendo le hacía abrir los ojos o estar a la expectativa esperando lo peor.

    —Si tienes tiempo de jugar con mi rostro... ¿por qué no mejor me besas y me despiertas? —preguntó abriendo un ojo y sonriéndole con cariño—. Buenos días, Hayato-dono —inquirió en son de broma y fetiche, le gustaba pensar que ahora ambos eran guerreros de un calibre similar.

    —Debes enseñarme que tanto te enseño la Perra blanca... —dijo mientras que se movía lentamente para quedar encima de Hayato. Se echó contra él—. He estado muy cansado los último meses... te extrañé como un loco extraña su lucidez —explicó ahora rozando suavemente sus labios contra los ajenos para antes de presionar los mismos contra los iguales. Sorbió el labio inferior y empezó a besarlo, abriéndose paso entre la ropa ajena, apartando la yukata y peleando con el moño ya de por sí flojo del obi. Rió al ver que no cedía y que no iba a ceder. Pegó su frente a la ajena. Cerró los ojos, volvió a acostarse sobre él.

    —Te amo... —inquirió muy bajito—. A finales d emes te volverás mi wakka si así lo deseas, Sakurai Hayato... —comunicó antes de retomar el beso y descubrir de a poco el cuerpo que encontró diferente, sin embargo se detuvo cuando tocó el vendaje mallugado del hombro del menor. Lo observó a los ojos y frunció el ceño.

    —¿Qué ocurrió? —preguntó preocupado acariciando de manera superficial el área.

    Invitado
    Invitado

    Re: Quien tiene veneno y hiel || Private.

    Mensaje  Invitado el Vie Mayo 13, 2016 5:23 pm

    Como este personaje ya no tiene propósito, tampoco veo el por qué lo que una vez escribí con él deba seguir aquí.


    Última edición por Sakurai Hayato el Sáb Feb 11, 2017 6:59 pm, editado 1 vez
    avatar
    Kobayashi Tomoe

    Mensajes : 275
    Inscripción : 23/01/2016

    Re: Quien tiene veneno y hiel || Private.

    Mensaje  Kobayashi Tomoe el Vie Mayo 13, 2016 6:23 pm

    Ante la petición, el recién despertado Tomoe miró a Hayato a los ojos con cierta sorpresa para después soltar una sonrisa limpia y burlona, pero de esa burla amable y confidencial. Besó la frente y luego la nariz. Se recostó una vez más parcialmente sobre Hayato y ahí se acomodó dejándose tocar por el menor. Le gustaba la sensación de estar siendo admirado por los dedos expertos de su águila. Era la única serpiente que podía enrollarse entre las garras del único ser capaz de acabarlo y regordearse al saber que ese halcón jamás lo iba a dañar. ¿cierto?

    Internó su mano dentro de la yukata nuevamente y la dejó suavemente sobre el vendaje.

    —Un Shu además de ser la "pareja y esposo", por decirlo de algún modo, del wakka... también es su maestro... —suspiró, había soñado noches y madrugadas enteras con ese momento que ahora vivía—. Aunque es una pena que no pudieras terminar el entrenamiento con esa mujer... es una genio —argumentó—. Y tú tienes esa extraña mezcla de alumno dedicado-guerrero duro pero amable y disciplinado que éste clan no tiene...

    Se quedó pensando sus palabras.

    —Por cierto... —se incorporó un poco—. ¿No te gustaría dar clases de kendo? —pensó un poco. La idea de que Hayato aún no era totalmente aceptado le había rondado la cabeza durante su labor del día anterior, y ahora que estaba ahí intercambiando caricias. Torció malicioso la sonrisa. Él creía conocer la manera de hacer que el clan comenzará a ver con otros ojos al menor—. Creo que... podrías ser muy útil dando clases...

    *

    Lo que nunca mencionó Tomoe es que a quien le iba a dar clases, era a únicamente un sólo alumno. Tomoe estaba serio pero relajado recargado en el maco de la puerta corrediza del dojo donde un pequeño de once años a lo mucho le pateaba el culo de forma salvaje a dos estudiantes más quienes corrían despavoridos por todo el dojo buscando huir de la mini-bestia que usaba métodos totalmente fuera de lo convencional.

    —¡Sa-to-ri-san! ¡Deje ya a sus compañeros! ¡ya ganó! —también gemía el sensei mientras que buscaba detener al muchacho de feroz atuendo, llevaba la hakama sucia y algo rota, incluso su aspecto general era desaliñado.

    —A la única persona que escucha... es a su madre —comentó Tomoe serio en voz baja—. Y aún no logra que se bañe todos los días...

    En ese momento el niño recogió otra shinai y corrió ahora contra el maestro tirándole una. El que se suponé debía enseñarle y superarlo en técnica, saber manejarlo, huía con pánico cubriéndose la nuca. Satori tiró el shinai hacia el profesor dándole de lleno en la espalda pero el sensei siguió corriendo. El pequeño trúan no se detenía hasta no sacar su frustración y acabar totalmente sin poder moverse.

    —Sería un error voltear el rostro y dejar que siga de éste modo pero, la realidad es que por ser hijo de quién es, algún día por derecho ocupará un lugar alto en el escalafón de nuestro clan, y será un problema mayor si esta conducta prosigue... —explicó porque era una misión tan importante. El niño se percató de la presencia del líder y frunció el ceño moviendo la shinai hacia él. Tomoe empujó a Hayato para dejar el espacio vacío ante la carrera de Satori. El niño, por ende, debido a la carrera infernal para dañar a los mirones terminó por caer fuera del pasillo exterior y rodar en el piso. Frunció el ceño confundido.

    —¡Maldito! ¡Me caí y me dañé! —señaló su labio roto que había mordido y hecho a sangrar después de la estrepitosa caída—. ¡Te sacaré al mierda y te haré sangrar también! —Satori no distinguía entre rangos.

    —Sato-kun, sigues tan impetuoso como siempre —sonrió Tomoe.

    Satori frunció el ceño, y se sonrojó al "-kun". Salió corriendo recogiendo la shinai.

    El líder suspiró, miró a Hayato.

    —¿Adivinas de quien es hijo?

    Invitado
    Invitado

    Re: Quien tiene veneno y hiel || Private.

    Mensaje  Invitado el Vie Mayo 13, 2016 6:57 pm

    Como este personaje ya no tiene propósito, tampoco veo el por qué lo que una vez escribí con él deba seguir aquí.


    Última edición por Sakurai Hayato el Sáb Feb 11, 2017 6:59 pm, editado 1 vez
    avatar
    Kobayashi Tomoe

    Mensajes : 275
    Inscripción : 23/01/2016

    Re: Quien tiene veneno y hiel || Private.

    Mensaje  Kobayashi Tomoe el Vie Mayo 13, 2016 7:13 pm

    Cuando entró al dojo ese día, no sabía lo que le esperaba. Sobre todo porque todo parecía ser "nuevo". Había un hombre, el fisgón burlón del día anterior. Buscó desconfiado con la mirada al otro. Y caminó hasta el contrario. Se sentó como le pedían. Como recién despertaba -nadie conseguía despertarlo más temprano sin recibir una paliza lo dejaban dormir hasta tarde- así que la fiera no estaba totalmente furiosa como otros días. Obedeció y recogió el arma sin contestar nada. Frunció el ceño al ver la shinai.

    Más tardó en gritar que en ser derribado al suelo.

    Confundido se vio con el trasero en el limpio y lustroso piso de madera. Frunció el ceño al ver que le amenazaban con la shinai al cuello. Pero sin avisar siquiera tomó la shinai que lo amenazaba y la jaló haciendo que Hayato se fuera hacia el frente y Satori lo recibiera con un cabezaso, estuvo a punto de empezar una ofensiva pero Hayato era mucho más hábil que antes. Sometió al menor sin problema. Cuando volvió a ser liberado, Satori recogió su shinai y sin avisó corrió a atacar al hombre de cabellos castaños.

    Pero por más que lo intentara, siempre era el mismo resultado. Tardó al rededor de unas cuatro horas en agotar toda la resistencia. El niño tenía mucha más energía que cualquiera. Habían sido ataques constantes que no daban tregua ni lugar al error del maestro, no porque Satori fuera un "genio" y estuviera prestando atención a la técnica de Hayato, claro que no, Hayato debía ser cuidadoso porque como la Perra, Satori no distinguia cuartel y tiraba a hacer daño. Ahora tirado en medio del dojo. Sudoroso y jadeante sin moverse, parecía inofensivo.

    Algunos miembros del clan se habían detenido a ver de reojo la practica, pero al ser detectados por Satori corrían despavoridos. Y antes de que éste pudiera ir tras ellos, Hayato lo derribaba.

    Por otro lado, Kou espiaba desde el exterior el desempeño. Empujó un poco de agua por el piso como una señal para llamar a su estúpido estudiante sin que Satori lo notara. Hayato tenía unos quince o veinte minutos antes de que Sato se incorporara para seguir dándole duro.

    Contenido patrocinado

    Re: Quien tiene veneno y hiel || Private.

    Mensaje  Contenido patrocinado


      Fecha y hora actual: Lun Mayo 29, 2017 6:10 am