Japón Monogatari

Descubran la historia de la guerra entre Clanes legendarios, guerreros unicos en medio de una tierra de criaturas mitologicas


    Andrew William Hall

    Comparte

    Andrew Hall

    Mensajes : 8
    Inscripción : 27/05/2016

    Andrew William Hall

    Mensaje  Andrew Hall el Sáb Mayo 28, 2016 12:41 pm

    Nombre completo: Andrew William Hall
    Edad: 46 años
    Lugar de Nacimiento: Liverpool, Inglaterra. Se trasladó a Londres cuando inició sus estudios.
    Ocupación: Médico cirujano, aunque ejerce más bien como médico general. Tanto en el pasado como ahora Andrew atiende a todo aquel que lo requiera, no importa su procedencia ni su posición económica. Adicionalmente, él ha estudiado el idioma japonés en profundidad ―a partir de sus notas hechas en su primer viaje a Japón y tomando algunas clases en aquel entonces ―, para poder así comunicarse mejor; también estudió francés.

    Carácter: Un hombre que, a pesar de los años, ha mantenido su docilidad y fe en que el mundo puede ser un lugar mejor. Antes un hijo ejemplar ―el mayor de tres hermanos ―, aunque juzgado por su decisión de viajar por el mundo para ampliar su conocimiento. Posee una actitud más bien madura, muy amable con las personas y servicial con los más desvalidos. A simple vista se ve que es un hombre despistado, de caminar despreocupado y sonrisa permanente; sin embargo y al contrario de lo que se pueda creer, Andrew no peca de ingenuo: en el pasado cometió ese error, pero aprendió de ello por lo que ahora siempre mantiene una cuota de desconfianza y observación previa antes de dar a conocer su punto de vista.

    Cuando se relaciona con otros, los trata por igual ―especialmente si son sus pacientes. En él se puede ver la cortesía típica de los ingleses, aunque con un toque personal de afecto cuando conoce mejor a dicha gente. Puede ser un tanto torpe, aunque nunca hará un comentario fuera de lugar puesto que es muy reservado. También respeta mucho las costumbres ajenas e intenta aprender lo más que puede de su entorno y de las nuevas experiencias que se vayan presentando.

    Es un tipo apasionado por lo que ejerce y en cualquier tema que capture su interés. También es llevado a sus ideas cuando se trata de defender lo que él ama ―sea algo o alguien. En este aspecto, no duda en ningún instante y se muestra muy seguro de sí mismo; por el contrario, si no está lo suficientemente confiado, prefiere permanecer en silencio. Es por esto que prefiere investigar previamente una situación y luego dar su veredicto.

    También es muy sabido entre las amistades de Hall que es un hombre muy enamoradizo. Más de alguna vez se vio al joven doctor, en sus años de estudiante, charlar de forma enérgica y coqueta con chicas de su clase ―poniéndose nervioso al minuto después ―o bien suspirar por alguna profesora. Sin embargo, cuando entrega su corazón es distinto: su amor pertenece por completo a dicha persona.

    Descripción física: Lo primero que notan los japoneses, es que Hall es un extranjero muy alto. Mide alrededor del metro noventa y cinco. En adición, es de contextura robusta ―trabajado en los últimos años debido a su entrenamiento físico en Calcuta ―, de extremidades largas y fuertes, además de manos y pies grandes; a pesar de esto y de su bien conocida torpeza, sus dedos largos son ágiles para manipular el bisturí. Esto hace que se vea imponente y que adopte la complexión de un guerrero más que de un doctor.

    Su rostro antes un tanto redondo, ahora se ha alargado con el paso de los años y también por la pérdida de peso, haciendo que sus pómulos se acentúen. Su piel es clara, tendiendo a rojiza. Este color se acentúa cuando se sonroja, hecho que ocurre muy a menudo ―a veces sin razón aparente. Sus ojos son pequeños, de un color celeste cielo y de mirada profunda y serena; las pestañas rubias no son muy abundantes por lo que a veces tiene problemas para mirar a plena luz del día. De cejas alargadas y rectas; cabello rubio lacio que solía llevar corto y con patillas, pero que decidió dejarlo largo una vez que salió de Inglaterra por segunda vez. También usa una barba tupida, aunque la recorta para que no crezca en demasía.

    Tiene una voz suave, aunque sigue siendo masculina. Habla con mucha calma y puede que hasta un poco lento, sea en su idioma natal o cualquier otro. Si bien estudió japonés, su acento sigue siendo terrible ―pero ya no utiliza a un traductor como antes.  

    Como goza de buena salud, Andrew no ha tenido intervenciones quirúrgicas en su cuerpo, pero sí tiene una pequeña cicatriz en la rodilla derecha producto de una caída que tuvo cuando tenía nueve años; una visita al campo donde quiso cruzar un arroyo saltando fue la razón. También tiene una cicatriz en el costado, pero ésta fue hecha durante un supuesto robo que sufrió hace años atrás en su consulta en Japón.

    Historia: Andrew William Hall es el mayor de tres hermanos, perteneciente a una familia de doctores conocidos en Liverpool y Londres. Si bien su primer interés no fue la medicina, se vio en la necesidad de satisfacer los deseos de su padre, Thomas J. Hall, para mantener la tradición. Se podría decir que su niñez fue sin mayores eventos, aunque sí marcada por la delicada salud de su madre ―factor que también influyó en la hora de tomar la decisión de seguir el camino de sus antepasados y no rebelarse.

    Durante los primeros años en la universidad, sin embargo, su familia le hizo una nueva petición y era casarse con la hija de unos amigos de los Hall, que eran nada más ni nada menos que políticos muy influyentes, llamada Jane Audley. En un comienzo no tuvo otra opción, pero todo cambió cuando decidió viajar, por primera vez, a Japón. La idea surgió cuando escuchó el nombre de la isla en una charla que hacían sobre ésta en el campus; desde ese momento quedó intrigado.

    Por supuesto, esperó a titularse y trabajar un tiempo en el área, pero no a casarse con Jane. La presión aumentó, pero Hall fue lo suficientemente paciente para no sucumbir ante ella. Finalmente y teniendo casi los treinta años, el hombre se embarcó en la aventura de su vida, en la cual se propuso entregar su servicio a quien lo requiriera y de forma desinteresada. Es así como llega a Tokio a trabajar para un doctor local de apellido Fukao; por temas de idioma tuvo que contratar a un ayudante para que le ayudara a comunicarse durante los primeros meses, pero luego fue aprendiendo a hablar ―al menos a darse a entender de manera básica ―con sus pacientes y recorriendo las calles de la capital.

    En uno de esos tantos paseos fue cuando conoció a Yura Ayami, mientras compraba dangos para comer. Fue amor a primera vista; el doctor quedó prendado de ella, pero nunca llegó a confesarle la profundidad de sus sentimientos de la manera que quería. En vez de eso, prefirió mostrarse más reservado y distante, aunque por dentro quisiera abrazarla y besarla para no soltarla nunca más. Su comportamiento se acentuó una vez que supongo que la chica era una guerrera samurái y que se vio envuelta en batallas que él no podría intervenir ni protegerla de nada por su inexperiencia. Eso llegó a frustrarlo. Finalmente tuvo que abandonarlo todo por una petición de su familia; si bien había quedado en malos términos con ellos y hasta lo habían desheredado (cuando partió de las costas inglesas), le anunciaron por carta que su padre había enfermado y que estaba a punto de morir ―además de caer en una terrible situación financiera que estaba por llevarlos a la quiebra. Por esta razón partió sin anunciar que se iba y dejó todo atrás, incluyendo a la japonesa albina que tanto amaba.

    Pasaron un par de años; Andrew volvió a Liverpool donde ayudó a su familia a salir de la crisis. No lo molestaron con el matrimonio, puesto que Jane se había casado con su hermano Peter ―el segundo ―para así mantener las buenas relaciones con los Audley. El padre no tardó en fallecer y dejó su herencia ―lo poco que quedaba ―a Peter y Jane; su madre también se agravó y tuvo que ser internada en un hospital. Andrew pagó por éste hasta que también halló la muerte. Cabe destacar que también comenzó a practicar boxeo es esta época para quitarse el estrés y también saber algo de defensa persona.

    Todo pasó muy pronto y, una vez que se dio cuenta que nada más lo ataba a Inglaterra, nuevamente partió en busca de la aventura.

    Viajó por varios países, comenzando por Francia, hasta que llegó a la India. En este periodo, se dejó el cabello largo y también creció su barba, además de vestir de forma más humilde. Perdió peso, por lo que no era fácil de reconocer. Aun así, alguien pudo darse cuenta quién era; coincidió con Ayami por los azares del destino, reunión que no fue fácil de enfrentar ―por el hecho que la seguía amando mas no sabía cómo explicar lo que había sucedido ―, pero donde finalmente lograron entenderse. También aprendió algunas técnicas gracias a ella, enseñanzas que aplicaría desde ese instante. Sólo esperaba no tener que enfrentarse a fantasmas del pasado ―eso incluía a la propia guerrera. Gracias a este encuentro también supo que había dejado descendencia, cosa que al comienzo no pudo creer, pero que asumió por completo. Aquí tomó la determinación de regresar.

    Andrew debía dejar de escapar.

    Tipo de arma: Si bien no suele usar armas para defenderse, Andrew tiene en su posesión un wakizashi que le fue obsequiado hace muchos años por un misterioso guerrero que había ido a su consulta (en Tokyo), del cual nunca más supo. La tuvo como arma decorativa, puesto que en el pasado no pudo usarla aunque tuvo un maestro. Sin embargo, esto cambió una vez que se vio en la obligación ―y deber ―de aprender. Ahora sabe los movimientos básicos que se requieren para en un posible enfrentamiento.

    Tipo de pelea: Desde su primera experiencia en el país del sol naciente, se dio cuenta que debía entrenarse. No aspiraba a tener las mismas habilidades de un samurái o un ninja, en lo absoluto, pero sí lo suficiente como para poder defenderse en caso de algún pleito o un ataque, como comenzó a verse en Japón. Por esta razón, Andrew tomó clases de boxeo cuando estuvo de vuelta en Londres; si bien no alcanzó a llegar a un nivel profesional, sí pudo lograr su objetivo.

    Además de esto, en su segundo encuentro con Ayami, ella le enseñó algunas técnicas para poder defenderse por su propia cuenta, enseñanzas que han sido muy útiles. Entre ella caben destacar:

    ―Kyūdo, el arte de manejar el arco y la flecha. Lo domina a medias; sigue practicando en ello.
    ―Kenjutsu, aunque sólo lo básico como para usar su wakizashi.
    ―Movimientos básicos de judo; barridos, luxaciones y estrangulamientos.

    Extras:

    ―Es alérgico a los pelos de animales, especialmente los gatos.
    ―Nació un cuatro de noviembre.
    ―En sus años mozos jugaba cricket. Estuvo en el equipo de la universidad.
    ―No sabe silbar.
    ―Todavía conserva sus libretas de anotaciones, las cuales registran diversos temas de interés, como por ejemplo sus vivencias en Japón, apuntes médicos, significado de lagunas palabras en los idiomas que estudió, entre otros. Como nota, Andrew también tiene una libreta especial donde se encuentra todo lo que está relacionado con Yura Ayami. Hay muchas cartas de amor que nunca mandó, pero que no ha eliminado.
    ―Entre sus objetos más preciados, el inglés tiene una kanzashi que Ayami le regaló cuando ella apenas era una jovencita. Siempre lo lleva entre sus ropas, cerca de su pecho.
    ―Una vez que llega a Japón, Andrew se despoja de sus atuendos occidentales ―además de las costumbres que pudiese estorbar ―, puesto que esta vez planea quedarse el resto de su vida en la isla.
    ―Cabe mencionar que Andrew tuvo amistad con un miembro del clan Yakuza, pero quien lo traicionó finalmente. Dicha traición casi le cuesta la vida; el ‘robo’ que sufrió su consulta fue uno de los ataques por parte de esta persona.

    Gustos

    ―Le gusta leer mucho. Entre sus posesiones tiene muchos libros, aunque abundan los de temática médica, pero también tiene novelas, diccionarios y algunos ‘penny dreadful’ que compró en Inglaterra.
    ―Es bastante hacendoso cuando se trata de labores del hogar. Siempre que ha arrendado habitaciones, las deja impecables. Y la verdad es que gusta de los lugares limpios y con buen aroma, así que él se encarga de mantenerlos así.
    ―Ya que debe predicar con el ejemplo, el doctor practica mucho ejercicio para mantenerse saludable, cosa que disfruta.
    ―Tiene un gran apetito, por lo que come en abundancia. Es amante de la comida japonesa.

    Disgustos

    ―Las mascotas, más que nada por su alergia. En su niñez tuvo un perro llamado Hunter, pero sus padres tuvieron que regalar al pobre animal por su condición. Los gatos especialmente; Andrew no se fía de estos bichos.
    ―Toda injusticia que pueda presentarse.
    ―Los sabores amargos.
    ―El alcohol; es muy propenso a embriagarse, no lo tolera.
    avatar
    St.Kishi
    Admin

    Mensajes : 217
    Inscripción : 25/07/2010
    Edad : 26
    Localización : Donde se requiera.

    Re: Andrew William Hall

    Mensaje  St.Kishi el Sáb Mayo 28, 2016 2:34 pm

    Aceptado

      Fecha y hora actual: Jue Jul 27, 2017 1:50 pm